Efectos del referéndum británico

Moody´s cree que Santander y Sabadell resistirán bien al ‘brexit’

La agencia cree que el brexit pasará factura a las filiales de Santander y Sabadell en Reino Unido

Sin embargo, ambos grupos resistirán bien el impacto

Moody´s cree que Santander y Sabadell resistirán bien al ‘brexit’

Mientras que cambiamos a negativa la perspectiva de las calificaciones de los depósitos de la filial británica de Santander y de los de TSB el 28 de junio de 2016, junto con la de un buen número de otros bancos británicos, esperamos que el perfil crediticio de sus grupos matrices españoles permanezcan resistentes”, exponía ayer la agencia de calificación crediticia Moody´s en un informe sobre el impacto del brexit.

“En el caso de Banco Santander su diversificación geográfica única le debe permitir compensar cualquier debilidad de ingresos que sufra su filial en Reino Unido, dada la evolución a ratios constantes de estable a positiva de algunas de sus geografías u operaciones clave con la excepción de Brasil”, valora el informe. “Santander será capaz de hacer frente a un deterioro significativo del riesgo de sus activos” británicos, concluye.

Las claves

El peso de las filiales: El informe de Moody´s destaca que Reino Unido es la filial más rentable de Santander y le proporciona el 21% del beneficio. A Sabadell, TSB le da el 34%.

Rating crediticio. Pese al eventual impacto que supondrá para Banco Santander y Sabadell, Moody´s cree que el efecto del brexit en su calificación crediticia será “moderado”.

Para Banco Sabadell, que obtiene la cuarta parte de sus ingresos del recientemente adquirido banco británico TSB, Moody´s espera un deterioro de los activos y un frenazo en la rentabilización de la operación, pero asume que será compensado por la mejora del negocio español.

En un informe emitido en paralelo también ayer en el que analiza la situación general del grupo, y no solo el impacto del brexit, Moody´s destacaba que la diversificación geográfica de Banco Santander le convierte en un banco fuerte y con perspectivas de mejora en su negocio pero también advertía de que la calidad de sus activos y el volumen de sus ingresos son aún débiles frente a los niveles previos a la crisis y que su solvencia es modesta.

Moody´s mantiene una buena calificación para el banco que preside Ana Patricia Botín, a cuyos depósitos concede una calificación de A3, es decir cuatro escalones por encima del aprobado, dentro del denominado grado de inversión.

A partir de ahí, la agencia subraya las fortalezas del banco: una fuerte diversificación geográfica global que le permite mantener un rango crediticio superior al de su país de origen; un buen nivel de liquidez, un modelo de filiales internacionales que limita posibles contagios y un perfil macroeconómico estable.

Sin embargo, aunque estima que el banco tiene buenas expectativas de mejora en cuanto a la calidad de sus activos o el volumen de sus ingresos, considera que ambos parámetros siguen siendo débiles frente a los niveles previos a la crisis.

Entre las flaquezas de la entidad, la vicepresidente senior de Moody´s María Cabanyes apunta también al modesto ratio de capital de la entidad (un 8,5% CE1), si bien admite que este frente se ve compensado por la demostrada capacidad de la entidad de reforzar su solvencia cuando es necesario.

Normas