Automoción

Volkswagen confirma el paro de la producción de Golf y Passat

Volkswagen
Logotipo de Vokswagen

La controversia entre Volkswagen y varios proveedores en la planta germana de Wolfsburgo se ha extendido a otras cinco fábricas. El mayor fabricante de automóviles de Europa va a interrumpir la producción de los modelos Golf y Passat durante seis días, tal y como indicó la compañía en un comunicado.

Emden, la citada planta de Wolsburgo o la de Zwickau son algunos de los centros de producción que verán suspendida su actividad después de que los proveedores no hayan entregado los componentes necesarios, pese a que están obligados, según una resolución de la Audiencia Provincial de Braunscheing.Casi 28.000 trabajadores se ven salpicados por esta disputa.

CarTrim y ES Automobilguss, dedicadas al tapizado de los asientos y a las cajas de cambio, respectivamente, son las dos empresas suministradoras con las que la compañía presidida por Matthias Müller ha intentado retomar sin éxito las negociaciones.

El conflicto está motivado por la reclamación de estos dos proveedores al gigante alemán, filiales del grupo Prevent, que tiene su sede en Bosnia, por la cancelación de un pedido sin ningún tipo de compensación por parte del grupo germano.

Ambas exigen a Volkswagen que aplique un programa de ahorro dentro de la compañía y quieren una compensación de 58 millones de euros a causa de estas cancelaciones.


La semana pasada, Volkswagen llegó a acudir a la justicia para obligar a las dos empresas de componentes a suministrarle los materiales acordados y el juez de la Audiencia de Braunschweig autorizó al consorcio a incautar los componentes necesarios para la producción del Golf.
Ante esta situación, el gobierno alemán ya se ha pronunciado al respecto, instando a Volkswagen a solventar lo más rápido posible este enfrentamiento.

“Se trata de miles de puestos de trabajo que podrían verse afectados por la reducción de las horas y conlleva una gran responsabilidad abordar este problema de forma constructiva”, sentenció el portavoz del Ministerio de Economía, Andreas Audretsch, quien apeló ayer a solventar la situación de manera positiva.

Por su parte, Volkswagen afirmó que continúa con sus esfuerzos por alcanzar un acuerdo con los proveedores. Sin embargo, dado que no se prevén avances, desde la compañía se están realizando ajustes en relación a las medidas de flexibilización del trabajo a corto plazo, como la jornada reducida.

De esta forma, la corporación parará la fabricación del Volkswagen Passat en Emden entre el 18 y el 24 de agosto, con unos 7.500 empleados afectados, mientras que la factoría de Wolfsburgo verá recortada la producción del Golf entre el 22 y el 27 de agosto, lo que tendrá efecto sobre 10.000 personas.

El cese temporal de esta actividad también se repetiría entre el 4 y el 7 de octubre así como entre el 19 y el 22 de diciembre según informó el diario alemán Süddeutsche Zeitung, y que estarían justificadas por la menor demanda de este vehículo. En el mes de junio, las entregas del Golf en Europa llegaron a 46.946 unidades, un 4,7% menos que en el mismo periodo del ejercicio pasado.

Por su parte, la fabricación del Golf y del Passat en Zwickau parará entre el 22 y el 26 de agosto, con 6.000 empleados afectados, a los que se suman 1.500 trabajadores en Kassel, (centro de Alemania). En este centro, que se producen cajas de cambios e instalaciones de gases de escape, cesarán la producción del 25 al 29 de agosto.

El centro de Salzgitter, detendrá la fabricación de componentes de motores entre el 24 y el 30 de este mes, lo que repercutirá sobre 1.400 personas. Finalmente, la planta de Braunschweig dejará de producir piezas entre el 22 y el 29 de agosto, una decisión que afectará a 1.300 empleados.

Los analistas ya han hecho sus cálculos y estiman que esta paralización supondrá 100 millones con cargo a los beneficios brutos de la compañía, y que se suman a la provisión adicional de 2.200 millones para cubrir los gastos derivados del trucaje de las emisiones.

Desde Volkswagen España aseguran que este litigio no se extiende a la producción de Polo, cuya planta se ubica en Navarra. “El modelo que fabricamos, Polo, no está afectado por ese tema del proveedor”, señalaron desde la delegación española de Volkswagen.

Normas