Mercado de trabajo

La antigüedad eleva el salario más que la formación

Los trabajadores del departamento financiero cobran de media 21.000 euros mas al año que los de atención al cliente.

Los doctorados, reciben 18.300 euros más que los que no tienen estudios.

La antigüedad eleva el salario más que la formación

Siete de cada diez trabajadores españoles no se sienten bien remunerado por su trabajo. Así lo refleja el último Análisis de retribuciones en España elaborado por Adecco e Infoempleo, que indica también que el 27% de los trabajadores sí se siente bien pagado y el 0,7% cree, incluso que su retribución es excesiva para las labores que realizan.

Según este análisis, --elaborado con encuestas a 613 empresas y profesionales de recursos humanos y a 2.655 trabajadores-- el departamento de la empresa en el que se trabaje es la cuestión más determinante a la hora de cobrar mayores salarios. Así, los empleados de las áreas finacieras y legales de las compañías son los que reciben mayores sueldos: por encima de los 34.000 euros brutos anuales.

Asimismo del estudio se deduce que la antigüedad en la empresa influye más a la hora de cobrar mayores sueldos que, por ejemplo, la formación del trabajado. De esta forma, un empleado que lleve al menos diez años trabajando en la misma empresa, tiene un salario medio de 32.534 al año,  mientras que aquellos en posesión de un doctorado (máximo nivel formativo) tienen un sueldo medio de 28.847 euros al año.

Dicho esto, este análisis también pone de manifiesto que las diferencias retributivas son sustanciales en función del tipo de trabajador, el área donde trabaje, su edad o formación.

La mayor diferencia salarial, según este estudio se da por áreas de actividad. Así, los empleados de los departamentos financieros de las compañías cobran de media 21.000 euros más al año que los empleados en el área de atención al cliente.

La siguiente mayor brecha salarial se da en función del nivel formativo del trabajador: la diferencia entre un empleado en posesión de un título de doctorado y uno sin estudios es de 18.300 euros anuales.

Mientras que la edad es la tercera característica que marca una mayor diferencia retributiva, ya que los menores de 26 años declararon cobrar una media de 11.817 euros al año, lo que supone casi 14.000 euros anuales menos que los empleados de entre 41 y 45 años, que es la franja de edad que admitió los mayores salarios (25.735 euros al año).

Junto a este tipo de diferencias el estudio remarca otras más conocidas como la que existe entre hombres y mujeres o entre los directivos y los empleados rasos. Según este análisis, la brecha salarial entre hombres y mujeres asciende a unos 6.500 euros anuales, lo que supone que el sueldo de una trabajadora es el 74,1% del salario de un hombre (1,35 veces más). Y un alto mando de una empresa cobra de media 2,59 veces más que un empleado y 1,44 veces más que un mando intermedio.

Asimismo, los trabajadores con contrato temporal cobran de media unos 11.398 euros anuales menos que un asalariado con contrato indefinido.

Antigüedad y crisis

Otras diferencias salariales importantes las marca la antigüedad del trabajador en la empresa y el momento en el que empezó a trabajar en la compañía, si antes o después del inicio de la crisis.

De esta forma, tomando en consideración un mismo puesto de trabajo, un empleado con una antigüedad superior a diez años cobra, de media, 29.426 euros, frente a los 17.248 de otro trabajador que se acabe de incorporar.

Esta diferencia se ha visto acrecentada por el efecto de la crisis. De hecho, el 58% de las compañías encuestadas reconoció que en el último año ha contratado personal con unas condiciones salariales inferiores a las de otras personas que estaban ya en la empresa. Es más, el 51% de estas compañías reconoció haber congelado los salarios en 2015 y el 22,7% los redujo.

Y las perspectivas de los responsables empresariales no son precisamente halagüeñas: seis de cada diez empresas cree que en 2020 no se habrán recuperado los niveles salariales previos a la crisis.

Normas