Fallece el duque de Westminster

Relevo familiar en la tercera fortuna de Reino Unido

Así es el patrimonio de Gerald Cavendish Grosvenor, el fallecido duque de Westminster

Ocupa el puesto 68 de la lista Forbes, con una fortuna valorada en 9.000 millones de euros

Duque de Westminster

El puesto 68 de la lista de los millonarios del mundo de la revista Forbes cambia de nombre. El sexto duque de Westminster y tercera mayor fortuna de Reino Unido, Gerald Cavendish Grosvenor, falleció ayer a los 64 años. Su patrimonio está valorado en 10.000 millones de dólares (unos 9.000 millones de euros). Será su único hijo varón, Hugh Grosvenor, de 25 años, quien herede el título del ducado, la fortuna de la familia y la totalidad de los bienes.

Un patrimonio que se afianzó allá por 1874, cuando la reina Victoria creó el título nobiliario y se lo concedió al entonces marqués de Westminster, Hugh Grosvenor. Fue varios años antes, en 1677, cuando empezó a forjarse el imperio familiar, que comenzó a atesorar tierras, pasando sus respectivos miembros de barón a vizconde, de vizconde a conde, de conde a marqués y, finalmente, del marquesado al ducado. Otros rankings de millonarios del mundo también le sitúan entre los 100 primeros del planeta, como es el caso de Bloomberg, que le coloca en el puesto 79, con una fortuna estimada de 12.300 millones de dólares (algo más de 11.000 millones de euros).

Calle residencial en el lujoso barrio londinense de Belgravia.
Calle residencial en el lujoso barrio londinense de Belgravia.

Ya sea en un puesto u otro, la estirpe Grosvenor es la cuarta familia terrateniente con mayor extensión de tierras en Reino Unido. Posee aproximadamente 530 kilómetros cuadrados, con la ventaja añadida de que gran parte de ellos están en Londres, una de las ciudades más cotizadas del mundo desde el punto de vista inmobiliario, además de en otras 69 ciudades y regiones, tanto de Reino Unido como de todo el mundo, incluida España, donde posee, entre otras propiedades, uno de los mayores latifundios del país. En la comunidad de Castilla-La Mancha, en el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, en Ciudad Real, más de 15.000 hectáreas dan nombre a La Garganta, un coto privado de caza con una antigua iglesia, helipuerto y varias viviendas, y con una extensión que equivale a algo menos de dos ciudades como Barcelona.

En Londres, la familia es propietaria de varias viviendas y palacetes, fruto de varias herencias, en el lujoso barrio de Belgravia, en Eaton Square, muy próximos al Palacio de Buckingham. La familia también tiene varias propiedades en uno de los barrios de moda, Mayfair, también en Londres, que acoge en estos momentos a los más exclusivos hedge funds (fondos de alto riesgo) De hecho, solo en estos dos barrios, los Grosvenor atesoran 191 hectáreas de terreno. A esto se le suma, entre otras posesiones, decenas de plazas de aparcamientos, 99 apartamentos en el centro de la ciudad de Cambridge y varias parcelas rurales en Gales y en Escocia.

Panorámica del valle de Alcudia, en Ciudad Real, donde la familia posee uno de los mayores latifundios de España.
Panorámica del valle de Alcudia, en Ciudad Real, donde la familia posee uno de los mayores latifundios de España.

Fuera de Gran Bretaña cabe mencionar el Westminster Terrace, una torre de 33 plantas en Hong Kong (China), varias oficinas y viviendas en Vancouver (Canadá) y el Grosvenor Place Kamizono-Cho, un bloque residencial en la ciudad de Tokio (Japón). El fondo inversor e inmobiliario Grosvenor también maneja ingentes cantidades de dinero en la compra y ventas de inmuebles. En una de las transacciones más importantes de 2016, el grupo vendió el edificio Almack House, de 9.000 metros cuadrados, en la calle King de Londres, a Amancio Ortega, por 320 millones de euros.

Gerald Grosvenor nació en 1951 y pasó su infancia en una zona rural de Irlanda del Norte, antes de asistir al internado Harrow, en Londres. Después de salir, se unió al Ejército de Tierra Británico, con un periodo de formación en la Royal Military Academy. Finalmente regresó a Gran Bretaña, donde comenzó a familiarizarse con el sector inmobiliario. Cuando su padre, Robert Grosvenor, cayó enfermo en la década de 1970, Gerald se hizo cargo de la finca de la familia, heredando el título de duque de Westminster en 1979. Fue presidente del patronato de la Grosvenor Estate, la cartera de propiedades y negocios que está en manos de su familia desde el siglo XVII, cuando Thomas Grosvenor, el primero de la estirpe recibió 500 acres de tierra en Londres por su matrimonio.

Normas