Construcción

OHL buscará socios en la operación Canalejas para reducir deuda

OHL
Fachada del edificio Canalejas, en Madrid.

OHL sopesa abrir a socios “minoritarios” el Proyecto Canalejas, el complejo residencial, hotelero y comercial de lujo que acomete en el centro de Madrid, en un grupo de edificios históricos próximos a la Puerta del Sol, que supone una inversión de unos 500 millones de euros.

La constructora controlada por el Grupo Villar Mir cuenta ya con “inversores internacionales” interesados en participar en el proyecto, según datos oficiales de la empresa. Esta es una de las recetas de corto plazo que OHL se ha impuesto para recortar deuda y recuperar la rentabilidad, y en última instancia atajar el desplome que viene registrando en Bolsa, donde ya acumula pérdidas de más del 50% en Bolsa en lo que va de año.

Con este fin, OHL también está dispuesto a vender “total o parcialmente” su proyecto turístico de “gran lujo” Mayakoba situado en el caribe de México.

Se trata de un complejo de cinco hoteles de 'alto standing', tres de ellos ya en operación por parte de las firmas Rosewood, Fairmont y Banyan Tree, y otros dos (el Andaz, marca de lujo de Hyatt, y el Fairmont Heritage Place) en desarrollo, además de un campo de golf.

Asimismo, la constructora que preside Juan Villar-Mir de Fuentes pretende “impulsar” la rotación de su cartera de concesiones, compuesta fundamentalmente por autopistas repartidas por España, México, Colombia y Perú, y tampoco descarta vender totalmente su división de construcción industrial.

Con estas desinversiones, OHL pretende cumplir uno de los principales objetivos de corto plazo fijados por el nuevo consejero delegado del grupo, Tomás García Madrid, el de reducir su deuda corporativa, la que soporta directamente la matriz de la compañía.

A cierre de la primera mitad del año, la constructora soportaba un pasivo con recurso de 836 millones, importe que duplica (+120%) al de un año antes y supone una cuarta parte del endeudamiento total (3.510 millones de euros).

Se da la circunstancia de que la inversión del proyecto Canalejas, y la destinada a uno similar que desarrolla en Londres, constituyen uno de los principales factores del incremento de la deuda con recurso de OHL en el último año.

Además de la reducción de la deuda, el resto de prioridades del nuevo equipo gestor de OHL pasa por concluir y liquidar los 19 proyectos de construcción internacional en los que está registrando problemas, mejorar la rentabilidad del negocio constructor y revisar el plan estratégico que lanzó a 2015, con horizonte de ejecución a 2020, para adecuarlo a la actual situación de la compañía.

Todo ello constituye la 'hoja de ruta' que se ha fijado la nueva dirección de OHL después del relevo generacional que la compañía protagonizó el pasado mes de junio, cuando su fundador Juan Miguel Villar Mir cedió la presidencia de la compañía a su hijo.

Con este “reposicionamiento estratégico” y la “buena situación que presentan los parámetros fundamentales” de la constructora, la empresa confía en recuperar la confianza del mercado.

OHL cerró este viernes su peor semana en Bolsa, en la que tras presentar unos resultados impactados por los problemas en obras internacionales y una rebaja de calificación de Moodys, se ha dejado una tercera parte (el 33%) de su valor. En lo que va de año ya acumula una bajada del 56%.

Normas