'Startup'

Probetas, balances y mentores dan corriente a la eficiencia energética

Thers y Fuelium, reciben el apoyo del Centro de Tecnología.

Equipo de Fuelium, apoyado por el fondo Repsol.
Equipo de Fuelium, apoyado por el fondo Repsol.

Ahorrar y universalizar el suministro de energía con el menor impacto medioambiental se ha convertido en un nicho de mercado para los emprendedores de esta rama.

Es el caso de Thers, que a traves de dispositivos termoeléctricos recupera el calor residual que emiten los vehículos para su autoconsumo. O lo que es lo mismo, recicla dicho calor con el objetivo de mejorar la eficiencia y el consumo de carburante. Un sistema con el que se podrá ahorrar hasta un 3% de gasto en combustible y rebajar las emisiones de CO2 otro 3%. Además a la larga “puede ayudar a reducir el petróleo – dependencia de las economías nacionales y mundiales”, explica Eduard Massaguer que junto con su hermano Albert Massaguer, investiga y dirige el proyecto.

Aunque pueda resultar paradójico éste ha sido uno de los cuatro proyectos seleccionados por Fundación Repsol para ser incubadas en la edición 2016 de su fondo de emprendedores. Una iniciativa con la que la compañía lleva más de cinco años impulsando el “desarrollo empresarial y tecnológico de proyectos que por su complejidad tecnológica requieren de una inversión elevada y un tiempo de maduración para su llegada al mercado”, explica Eduardo García Moreno, director del fondo de emprenderdores de la energética.

En sus orígenes Thers surge en el interior las probetas de la Universidad de Girona y “como es habitual, estaba formada solo por investigadores”, relata Albert Massaguer. Error que impide que muchos proyectos tecnologícos vean la luz ya que “no basta sólo con científicos hay que saber hacer negocios”, insiste. Precisamente, la multidisciplinaridad es una de las ideas que se transmiten por los tres mentores y el tutor tecnológico del Centro de Tecnología Repsol, que apoyan a cada equipo seleccionado. En esta línea a lo largo de las sucesivas ediciones se han ido añadiendo tendencias de gestión y dirección de equipos a la formación como es el caso del método lean startup. “Con nuestro apoyo aceleramos el desarrollo y la implementación de las mejores soluciones tecnológicas para que lleguen al mercado lo antes posible”, detalla el director del fondo.

Albert y Eduard Massaguer, fundadores de Thers.
Albert y Eduard Massaguer, fundadores de Thers.

Ayuda que además va acompañada de una contrapartida económica. En palabras de García Moreno, “a fondo perdido” de hasta 288.000 euros en dos años. Cuantía que puede suponer más del 10% de la inversión. El 54% de los proyectos requiere una inversión de entre 1 y 2 millones de euros, según los datos de la energética. Además, “los plazos de escalado son más elevados que en los proyectos medios”, resalta.

  • Baterías de papel

Aparentemente pensar que nuestro smartphone puede cargarse con una batería de papel, puede resultar descabellado. Pues bien, todo es posible. La startup catalana Fuelium, otro de los proyectos que ya se desarrolla en la incubadora del Fondo, es la artífice de pilas “de un solo uso compuestas por papel, carbono y material biodegradable”, acalara Neus Sabaté, investigadora y consejera delegada de la compañía.

La idea, que por el momento solo se puede aplicar a dispositivos de diagnóstico portatil, surge “para resolver el problema asociado al consumo de las pilas de botón. En Europa solamente el 30% de estas baterías son recuperadas para el reciclaje, mientras que el 70% restante son procesadas de manera incorrecta y acaban en vertederos convencionales, convirtiéndose en una importante fuente de contaminación de suelos”.

Sabaté explica que, el haber sido seleccionados como proyecto del fondo de emprendedores Repsol "nos permitirá alcanzar nuestro gran reto para el próximo año, que es pasar de prototipo a producto y demostrar nuestra capacidad de industrialización”.

  • Relación estrecha

Uno de los valores del fondo es la “estrecha relación con los emprendedores”, puntualiza García Moreno. Desde 2011, la iniciativa ha ido evolucionando y así, en su tercera edición se incorporó la categoría de Ideas, acompañada también por una dotación económica de hasta 24.000 euros durante un año. “Se presentan soluciones tecnológicas de gran proyección pero que se encuentran en un estado de desarrollo previo a la validación de la prueba de concepto” y que, tal y como ha ocurrido en el caso de Thers y Fuelium -que participaron en esta categoría en 2014- llegan, en posteriores ediciones a convertirse en proyectos.

Asimismo y como novedad en la edición de este año, se ha incorporado la etapa de preincubación cuya finalidad es “formar a los candidatos y al mismo tiempo asegurar la viabilidad del proyecto antes de que llegue al jurado y se tome la decisión final”.

Por otra parte no solo es el fondo quien contribuye con el crecimiento y desarrollo de proyectos e ideas, sino que “los emprendedores nos aportan un intangible difícil de cuantificar como es su capacidad de impulsar ideas, su ilusión y sus ganas de hacer sus sueños realidad”, concluye.

Cuatro proyectos y cuatro ideas para cambiar el mundo

Emprendedores seleccionados en las categoría de proyectos e ideas de la quinta edición del Fondo de emprendedores del Repsol.
Emprendedores seleccionados en las categoría de proyectos e ideas de la quinta edición del Fondo de emprendedores del Repsol.

En la edición de 2016 , además de Thers y Fuelium, Fundación Repsol ha seleccionado otros dos proyectos y cuatro ideas con los que se prentende contribuir a la mejora de los niveles actuales de eficiencia energética.

En la categoría de proyectos se encuentra Gnanomat, que a través de nanotecnología implementada en las baterias de litio busca ampliar su rendimiento. Y SiTerm, un dispositivo que a través de microsensores mide la variación de flujos de gases.

Dentro de las ideas, se integran Aladyn System, un sistema que permite de forma inalámbrica cargar varios dispositivos a la vez. Muon System, cuyo objetivo es mejorar la eficiencia energética de altos hornos y calderas partiendo de su monitorización contninua. Pure/T, diseñado para optimizar los procesos de refino de petróleo. Y Sweet Generator, un dispositivo con el que se genera electricidad mientras se limpian las aguas residuales y que tiene especial aplicación en la industria azuacarera.

Normas