Repsol presenta un nuevo libro blanco sobre capacidades diferentes

Normalizar la discapacidad en el trabajo y atraer el talento

Edita dos guías, Estaciones de servicio accesibles y Superando barreras

En su elaboración ha contado con el asesoramiento de la Fundación ONCE

Estación de servicio de Repsol en Madrid, completamente accesible.
Estación de servicio de Repsol en Madrid, completamente accesible.

La incorporación de las personas con discapacidad al mundo laboral viene siendo una constante en los últimos años, aunque lejos de estar normalizado, existen todavía muchos prejuicios que suponen un freno a la contratación laboral de este colectivo. No obstante, cada vez son más las empresas que están tratando de cambiar esta situación, como Repsol, considerada hoy un referente en la integración sociolaboral de las personas con discapacidad.

La compañía lleva a cabo desde 2005 un programa de integración de personas con capacidades diferentes que se desarrolla en todas las áreas y cuenta con más de 600 empleados de este colectivo dentro de su plantilla, lo que supone un 2,7% del total. En España, en concreto, duplica el mínimo legal exigido, con un 4% de empleados con discapacidad.

Seguimiento

El seguimiento de las pautas de accesibilidad e igualdad se hace en Repsol a través de dos medios. Por un lado, existe un comité de conciliación y diversidad, que está presidido por cinco de los directores generales de la compañía. Y por otro lado, “lo tenemos incorporado a nuestra estructura”, señala Jaime Martínez. “En la dirección en la que yo trabajo tenemos un departamento de cultura y nuevas formas de trabajo que se dedica a que estos principios en el día a día se cumplan y sean efectivos”.

Con este bagaje, la compañía ha dado un nuevo impulso a la integración de las personas con discapacidad con la edición de un nuevo libro blanco y dos guías de sensibilización. El lanzamiento del libro blanco sobre la discapacidad, titulado Talento diverso. Capacidades diferentes. La expansión de un gran proyecto, ha coincidido con la reedición de las guías Estaciones de servicio accesibles y Superando barreras. Se trata de tres herramientas de información y sensibilización con las que la compañía comparte su experiencia con aquellas empresas que quieran apostar por la accesibilidad y la integración de personas con discapacidad.

El libro blanco da continuidad al primer libro de este tipo editado por la compañía y refleja el aprendizaje y los avances de Repsol desde 2009. “Empezamos en este mundo de las capacidades diferentes con una idea basada en la igualdad y en la justicia y por el camino lo que hemos aprendido es a trabajar mejor el talento”, señala Jaime Martínez, director corporativo de cultura, desarrollo de personas y comunicación interna de Repsol. “De hecho, la primera edición se llamó De las palabras a los hechos, que tiene una connotación de voluntarismo. Y esta segunda se llama Talento diverso, porque queremos hacer énfasis en que lo importante es el talento, atraer y retener el mejor talento”, continúa.

La compañía deja así constancia de lo que ha ido haciendo sobre el terreno, explica el director de Repsol. Para fomentar la presencia de personas con discapacidad en los distintos sectores en los que opera, Repsol apuesta por el impulso a la igualdad de oportunidades. “Hemos incorporado personas de todo tipo y en diversas capas de la organización: operarios, administrativos, técnicos superiores… que optan al puesto en igualdad de condiciones, sin discriminación positiva”, explica Jaime Martínez. “Una vez que se incorporan a la plantilla, se adapta el puesto de trabajo a cada necesidad, siempre de la mano de organizaciones como la ONCE. Es muy importante ir de la mano de gente que sabe manejar estos colectivos”, enfatiza.

La guía de estaciones de servicio ha sido desarrollada en colaboración con Technosite (del grupo Ilunion de la ONCE). “El documento es de uso público y libre para cualquier empresa de estaciones de servicio que lo quiera aplicar”, destaca Martínez. E incluye principios de diseño y recomendaciones en distribución de accesos, aparcamientos, surtidores y servicios complementarios, entre otros. Repsol cuenta en España con más de 500 estaciones de servicio que incorporan criterios de accesibilidad, y cerca de 300 en Portugal.

Finalmente, la guía Superando barreras también ha contado con el asesoramiento de la Fundación ONCE. “Ayuda a la convivencia con personas con capacidades diferentes, de manera que las entiendas y las puedas ayudar sin sobreproteger o sin exagerar el trato, porque de lo que se trata es de conseguir la igualdad”, señala el director de Repsol.

“Empezamos entendiendo que deberíamos tener el mundo de la discapacidad representado en la compañía con la motivación de reflejar la sociedad tal y como es y esto nos ha llevado a una mejora en todos los planes y a entender qué es esto de incorporar diversidad, una garantía de potencia y de tener el talento que necesitas”, concluye Martínez.

Un espacio 100% accesible

Una empleada de Repsol se desplaza con su perro guía por la sede de la compañía en Madrid.
Una empleada de Repsol se desplaza con su perro guía por la sede de la compañía en Madrid.

El Campus Repsol, sede de la compañía en Madrid, es el único gran centro corporativo situado en el casco urbano de Madrid y se diseñó para que casi 4.000 personas que trabajan allí disfruten de un ambiente confortable. Una de las prioridades en su construcción fue conseguir una sede 100% accesible. Y desde el inicio del proyecto se aplicó la metodología más exigente para garantizar su uso a cualquier persona, con independencia de que tuviera alguna discapacidad.

Expertos de la Fundación ONCE trabajaron en estrecha colaboración con el equipo de arquitectos y los responsables de Repsol durante todas las fases del proyecto para supervisar aspectos como la movilidad en los edificios, la habilitación interior o la elección del mobiliario y el equipamiento. Se utilizó como herramienta el diseño para todos, que se basa en la idea de que la accesibilidad universal no resulta más cara si se aplica desde el inicio de los proyectos de construcción. “Según el concepto de diseño universal, si tú diseñas para personas que tienen más requerimientos en ese diseño, que vale lo mismo para un coche que para un sistema de trabajo, estás diseñando para todos. Y de esa manera lo haces radicalmente igualitario”, señala Jaime Martínez.

En su construcción se fue un paso más allá de lo que obliga la legislación española y para evaluar la accesibilidad se eligió la metodología basada en la norma UNE 170001-1. Esta norma establece cuatro requisitos básicos, resumidos como criterios Dalco: deambulación, aprehensión, localización y comunicación.

El campus Repsol cuenta con el certificado LEED Platinum: se trata de la máxima distinción del US Green Building Council, que garantiza los estándares de sostenibilidad en el diseño y construcción del edificio y reconoce su impacto positivo en el desempeño de las tareas de los empleados.