Contante & Sonante

La paz laboral llega a Bankia

Fuentes sindicales aseguran que tras varios meses de roces entre la dirección de la entidad y la plantilla, al final, el pasado 19 de julio ambas partes firmaron un amplio acuerdo laboral

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla.
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla.

Sí, al final todo llega, y la paz laboral en Bankia también. Eso es lo que aseguran fuentes sindicales. Estas fuentes sindicales aseguran que tras varios meses de roces entre la dirección de la entidad y la plantilla, al final, el pasado 19 de julio ambas partes firmaron un amplio acuerdo laboral con el que se logra pasar página a las diferencias existentes durante tanto tiempo.

Los sindicatos recuerdan, además, que tras la reciente firma del convenio colectivo de las antiguas cajas de ahorros se han desatascado varios acuerdos laborales que estaban sobre la mesa de estas entidades financieras. De esta forma, todos se van de vacaciones con los deberes hechos.

El acuerdo suscrito entre la dirección de Bankia y los sindicatos parece destacar entre el resto, según apuntan sus protagonistas. Este pacto “es algo más que un documento alcanzado entre la entidad y los representantes laborales en el que se recoge una serie de mejoras sobre el convenio colectivo. Es la firma de la paz social y laboral con la cúpula de Bankia. Con este escrito cerramos los escollos producidos desde hace tiempo con el banco en materia de horarios, sobretodo”, explican fuentes sindicales.

Y es que la pretensión de Bankia de prolongar la jornada de un número considerable de empleados por las tardes levantó en armas a los sindicatos, que entendían que esos horarios estaban fuera de convenio y no estaban dispuestos a incluirlos ahora.

Bankia, de hecho, quiso trasladar estas jornadas de mañana y tarde al convenio colectivo, pero al final se ha implantado el entendimiento por ambas partes y todo ha quedado en agua pasada. Lo mismo sucederá en unos meses con las resoluciones judiciales del tramo minorista que participó en la salida a Bolsa de la entidad en julio de 2011, según explicó el viernes el consejo delegado de Bankia, José Sevilla.

El directivo señaló que aún quedaban pendientes de resolución cerca de 19.000 demandas en los juzgados, pero se espera “que entre septiembre y octubre estén todas terminadas”.

De esta forma, las cantidades que debería poner el banco por estas causas ya están consignadas, razón que llevó a decir a Sevilla que esta “parte de particulares es una página pasada”. Y es que la normalidad parece que se está consolidando en el día a día de la entidad financiera.

Hay que decir que los sindicatos están tan satisfechos con el acuerdo firmado la semana pasada con Bankia, que incluso destacan que mejora considerablemente algunos aspectos del convenio colectivo. Entre ellos, mencionan el punto relativo a los tipos de interés mínimos para las hipotecas.

Bankia, así, aplicará a sus empleados un tipo de interés mínimo o suelo del 0,1% a partir de octubre, porcentaje que está ligeramente por debajo del existente hasta ahora. Este interés será aplicado tanto a las carteras ya existentes como a las nuevas hipotecas.

Y mientras Bankia consigue recuperar la normalidad, perdida incluso antes de su creación, varios bancos ven como sus resultados sufren otra vuelta de tuerca como consecuencia de la nueva circular contable del Banco de España que entrará en vigor en octubre, y que afecta más a las entidades con más morosidad derivada de su cartera de adjudicados.

El primero en reconocer este ajuste ha sido Sabadell. El banco que preside Josep Oliu ha decidido adelantarse a la entrada en vigor de esta circular y ya ha provisionado unos 200 millones de euros por el cambio contable de las provisiones de sus adjudicados. Bankia, sin embargo, aseguró que la nueva normativa apenas afecta a sus cuentas.

Pero al que le aprieta más las tuercas es a Banco Popular. Fuentes de analistas aseguran que el banco que preside Ángel Ron reconoció en Londres cuando estaba presentando su ampliación de capital de 2.500 millones a los inversores en mayo que debía realizar una provisión extra de unos 400 millones de euros por esta nueva circular. Habrá que esperar al viernes para saber si esta cifra se mantiene.

Y por último hay que hablar de los test de estrés a los que se han sometido los bancos europeos y cuyos resultados conoceremos el viernes a partir de las 22.00 horas. Todo indica que las entidades financieras españolas pasarán a prueba sin problemas.

Las dudas, y muchas, están en la salud de la banca italiana, y es ahí donde tiene el foco puesto el mercado. Los rumores apuntan incluso a que el Gobierno italiano podría inyectar ayudas a los bancos del país entre el martes al jueves, justo antes de que se conozcan los resultados de los test. De esta forma, podrían saltarse en parte las exigencias europeas de rescate, como el de las quitas a sus accionistas y acreedores.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, se mostró convencido el viernes pasado de que la banca española afrontará con “tranquilidad y confianza” estos test.

Normas