Informe de la CNMC

Consulta los bancos dañados por la guerra de los cajeros

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia advierte que los bancos con mayor red de cajeros, como CaixaBank, Santander y BBVA tienen ventaja sobre las entidades de menor tamaño

comisiones bancarias Ampliar foto

El organismo de defensa de la competencia que dirige José María Marín Quemada ha publicado el informe sobre el efecto del cambio en la política de comisiones en los cajeros automáticos que arrancó con CaixaBank, cuando decidió cobrar de forma unilateral dos euros a los clientes ajenos en febrero del año pasado.

BBVA y Santander, con amplias redes de cajeros, siguieron al banco catalán. Pero el Banco de España intervino para evitar una doble comisión. La entidad emisora de la tarjeta solo puede cobrar al cliente lo pagado a la dueña del cajero “sin aplicarle cantidad adicional alguna por cualquier otro concepto”. Además, el banco propietario del cajero debe cobrar la comisión al emisor de la tarjeta y no al cliente.

En todo caso, el informe de la CNMC advierte que “el nuevo sistema podría favorecer, en principio, a las entidades con grandes redes, en tanto que las permite actuar con independencia del resto, al no tener que completar sus redes para prestar un servicio a sus clientes por toda la geografía nacional, a la vez que les da libertad para cobrar por el uso de sus redes a terceros […]”.

Consulta los bancos dañados por la guerra de los cajeros ampliar foto

 Así, el primer efecto es que la tasa por uso de cajeros que antes se situaba en torno a 0,65 euros se haya triplicado en las grandes entidades (Santander, BBVA y CaixaBank) hasta situarse entre los 1,85 y los 2 euros. 

El informe señala que “en el nuevo sistema son las entidades propietarias de los cajeros las que marcan los precios a través de la fijación de la comisión, sin que las emisoras (de las tarjetas) tengan margen para amortiguar dicha comisión”, indica la CNMC, que recuerda que el 74% de las operaciones que se realizan en los cajeros es retirada de efectivo.

CaixaBank es la primera por número de cajeros en España, con 9.599 en total. BBVA es el segundo operador de España por número de cajeros, aunque con casi 4.000 cajeros menos que la entidad que preside Isidro Fainé, pues cuenta con un total de 5.950. Santander es el tercero con un total de 5.229 cajeros. A continuación está Bankia con 5.559, seguida por Sabadell (3.246) y Popular (2.555). 

Las entidades con menor número de cajeros son Bankinter, que cuenta tan solo con 396 cajeros, y casi el 30% se encuentra en Madrid. Deutsche Bank posee 389 cajeros, situándose en Cataluña más del 20%. EVO cuenta con 52 cajeros propios en 28 provincias (de 14 comunidades autónomas), más del 25% en la Comunidad de Madrid. ING Direct tan solo cuenta con 47 cajeros propios en 22 provincias de 14 comunidades. 

Las entidades aliadas en Euro 6000 con un número significativo de cajeros son KutxaBank (1.384), Liberbank (1.357), Ibercaja (1.217), BMN (1207), Abanca (966) y Unicaja (835). 

La CNMC insinúa que uno de los grandes perdedores es ING Direct al advertir que los acuerdos para compartir redes “se usaran como arma contra aquellas que han tenido un mayor protagonismo en la dinamización del mercado”. También avisa de que las entidades con menos red pueden quedarse "descolgadas", al no poder acceder en términos razonables a acuerdos.

El supervisor de la competencia en España reclama más transparencia. “Por un lado, sería aconsejable exigir a las entidades titulares de cajeros que en caso de establecer unilateralmente las comisiones, las comuniquen a las emisoras con antelación a su entrada en vigor, con el fin de que éstas puedan informar a sus clientes, y asimismo, obligarlas a mantener dichas comisiones invariables durante el periodo de preaviso”, señala. 

La CNMC revela que, en relación con las obligaciones de las emisoras de tarjetas, a pesar de que diversas normas obligan a ello, no todas estarían comunicando a sus usuarios con la debida antelación los cambios en las políticas de comisiones.

  • Impacto en los clientes

El impacto del cambio sobre los usuarios finales no está claro, según la CNMC. "El efecto final sobre las comisiones que se aplican a los usuarios depende de la entidad de la que sea cliente, de sus preferencias a la hora retirar efectivo en cajeros, de la política de las entidades emisoras hacia sus clientes, localización geográfica de las redes y clientes", asegura. 

Con todo, concluye que, "si se confirma el repliegue de los usuarios a la red de su propio banco, que es gratuita, la nueva situación no les supondría un incremento de sus costes". Aunque añade que "si esta red es reducida podrían verse obligados, antes o después, a recurrir a las redes de otras entidades, con la posible repercusión de la comisión de la adquirente por parte de la emisora".

Economía aprobó en noviembre el Real Decreto-Ley 11/2015, por el que las entidades propietarias de los cajeros deciden la comisión que cobran por el uso que de los mismos hacen los clientes del resto de entidades. Con esta normativa pretendía que las tarifas por este servicio descendieran, pero a tenor del informe, desde entonces no han subido pero tampoco han bajado.

Competencia apoya las alianzas en cajeros y mantiene que la oferta en la retirada de efectivo en terminales no se ha estabilizado. “Es todavía un proceso en marcha y no puede descartarse el establecimiento de nuevos acuerdos”.

 

 

Normas