El Foco

Otro servicio de empleo

El objetivo fundamental de estas ofici-nas debería ser incrementar la empleabilidad y mejorar la tasa de inserción

Otro servicio de empleo

Hace unos años, conocí de primera mano las oficinas de empleo. Después de 18 años en una consultora grande, decidí lanzar mi propio proyecto empresarial. Así nació PS&i Consulting, como empresa de servicios de consultoría especializada en sector público, el sector con el que llevo trabajando todos estos años. Eso sí, con un enfoque diferente, desde una pyme que pone en valor la experiencia de su equipo, el compromiso y la vocación de lo público.

En esta área nos enfrentamos a grandes retos donde no hay soluciones de libro y pretendemos compartir nuestra visión con los clientes, y sobre todo ayudarles a poner en marcha soluciones aterrizadas y operativas.

Uno de los temas de reflexión es, por supuesto, el empleo, el gran reto de nuestro país. En este ámbito, puedo hablar desde la perspectiva del mistery shopper y desde la de consultor. Tenemos colas, mucha tarea administrativa y orientación básicamente asistencial, cuando la tarea fundamental de la oficina de empleo debería ser la atención y orientación para el empleo. En mi caso, tenía claro el camino a seguir, pero la mayoría de los desempleados, y sobre todo los segmentos a los que dan servicio las oficinas de empleo, necesitan apoyo para mejorar su empleabilidad y encontrar una salida. Recordemos que, además, el modelo con agencias colaboradoras, al contrario del anglosajón, deja al Servicio Público de Empleo (SPE) los casos más complicados, y que el contexto en el lado de la oferta no ha sido alentador en los últimos años.

La pregunta es: ¿qué puede hacer el SPE cuando la oferta es escasa y los perfiles complicados? Por la parte de la demanda, puede aspirar a mejorar la empleabilidad, centrando su actividad en una atención al desempleado más personalizada y orientada al empleo. Y por el de la oferta, a colaborar activamente con las empresas, no solo para mejorar la captación de ofertas de trabajo, sino también para ajustar y personalizar la formación a las necesidades de mercado y a los perfiles competenciales más demandados.

"El modelo con agencias colaboradoras, al contrario del anglosajón, deja al SPE los casos más complicados"

En esta línea, hay que identificar objetivos alcanzables y medibles. De cara al SPE, el fundamental debería ser el incremento de empleabilidad, y con la colaboración de las agencias de colocación, la mejora de la tasa de inserción. Lo importante de cara al ciudadano y las empresas es que el modelo en su conjunto funcione y para ello hay que medir, de cara a gestionar y mejorar.

Nos centramos inicialmente en el objetivo de mejora de la empleabilidad, que se puede perseguir por parte de los SPE independientemente del contexto. En primer lugar, habría que definir lo que entendemos por empleabilidad y cómo la vamos a medir. Así conseguiremos ubicar el punto de partida del desempleado y definir las acciones necesarias (formación, prácticas u otras políticas activas) que contribuyan a mejorar su capacidad para encontrar un trabajo. Tendremos, de este modo, una visión del perfil del desempleado que sirve de base para definir una segmentación adecuada a la realidad y permite plantear itinerarios personalizados, así como una atención mucho más proactiva por parte de la oficina, a la vez que contribuye a la eficiencia y a la mejora de la tasa de atención.

En cuanto a trabajar la parte de la oferta, hay mucho camino por recorrer. El portal de empleo Empléate del SEPE ha contribuido a incorporar las ofertas de distintas páginas del sector privado, además de integrar ofertas que provienen de los SPE de las comunidades autónomas. Esto supone, sin duda, un avance. Pero además, desde las oficinas de empleo hay que trabajar proactivamente con las empresas, tanto las de cercanía como las grandes, con un formato comercial de captación de oferta. Solo así se conseguirá el objetivo de mejora de tasa de inserción. No se puede realizar una intermediación con éxito, casar oferta y demanda, si no se trabaja de forma activa e intensiva uno de estos extremos.

Por otra parte, la relación con las empresas es fundamental para conseguir un proceso de mejora de empleabilidad eficiente, ya que son ellas las que deben aportar la información sobre los perfiles competenciales más demandados, que sirvan de base para planificar una formación ajustada a las necesidades reales del mercado.

Necesitamos un modelo integrado, eficiente y sobre todo orientado al empleo. Un modelo que funcione en su conjunto, gracias al trabajo realizado desde los servicios públicos de empleo (el estatal y los de las comunidades autónomas que gestionan las políticas activas), y en colaboración con las agencias de colocación y las empresas.

"La relación con las empresas es fundamental, deben aportar la información sobre los perfiles más demandados"

Para llegar a este punto, se necesita una buena vuelta de tuerca a todo el modelo operativo y de gestión y al rol de los propios SPE. No todo se soluciona con más empleados públicos o mejor tecnología, se trata de implantar una nueva forma de trabajar, formar a los técnicos de empleo en el nuevo modelo que requiere nuevas capacidades e implantar un modelo operativo orientado a mejorar la tasa de inserción, e incrementar la empleabilidad de los demandantes de empleo, con una formación ajustada a las necesidades de las empresas y del mercado. Cada SPE tiene un punto de partida y un grado de madurez diferente, y como comentaba anteriormente, no hay soluciones de libro. Hay que analizar cada caso para aterrizar el modelo con soluciones ajustadas a la realidad que reutilicen lo que funciona y planteen el recorrido de mejora.

Volviendo a mi caso, no he elegido un camino fácil, montar una empresa en plena crisis, y trabajar con el sector público. Pero, en fin, me siento afortunada. Trabajo en lo que me gusta, lo estoy disfrutando, y si conseguimos mejorar el servicio y que además nos paguen por ello, aquí seguiremos.

Elena Tedin es socia fundadora de PS&i Consulting.

Normas