El Brexit: un aliado inesperado para que bajen las hipotecas

El Brexit: un aliado inesperado para que bajen las hipotecas

El euríbor a 12 meses, el indicador más utilizado como referencia para las hipotecas a tipo variable acaba de cerrar el mes de junio con otro mínimo histórico, un -0,028% de media, tras unos meses en los cuales el índice se había estancado entre el -0,010% y el -0,012%. De hecho, su evolución había sido muy anodina e incluso había subido ligeramente en algunos meses. También en los primeros días de junio parecía estable pero todo cambió el pasado día 24 de junio. El resultado del Brexit ha sorprendido al mercado y con ello, precipitó y aceleró la bajada de esta referencia en todos sus tramos, en el caso a 12 meses se ha acelerado hasta cerrar el 30 de junio al -0,051%.

El efecto es claro y directo para todas las hipotecas que no tengan cláusula suelo, ya que a medida que se revisen los tipos de interés lo harán a la baja. Por ejemplo, para una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años y euríbor+1% que revise en el mes de junio verá caer su cuota en unos 12 euros al mes. Una cantidad que puede parecer poco importante, pero que sigue acumulando una tendencia que comenzó ya hace 7 años.

  • ¿Por qué el Brexit empuja el euríbor a la baja?

Teniendo en cuenta la cotización de los últimos días de junio el euríbor seguirá dando alegrías en las próximas semanas y veremos rebajas similares para las revisiones de 2016. ¿Seguirán así durante mucho más tiempo?

Lo más normal es que sí, dado que el proceso que acaba de empezar se antoja largo y lleno de obstáculos. El efecto comenzó el pasado viernes coincidiendo con que el BCE hizo efectivo su plan de contingencia y, en coordinación con el Banco de Inglaterra, inundó de liquidez el sistema para evitar el colapso de la banca. Es seguro que esto se repetirá muchas más veces hasta que se cierre el proceso y se estabilice tanto los efectos en la economía del Reino Unido como de la Unión Europea.

Otro efecto que parece claro es que se alargará más en el tiempo los tipos bajos, lo cual, aunque se vean pequeñas bajadas y subidas, garantiza hipotecas más económicas especialmente para los ya suscritos.

Las nuevas hipotecas ya serán otra historia. Los bancos van a acelerar un proceso que ya está en marcha, el de proteger su margen al menos en los primeros años de la hipoteca, alargando un tipo de interés fijo a plazos que irán más allá de los dos años. También, si el euríbor acelera el descenso, no es descartable que se rompa la tendencia de bajar diferenciales y estos empiecen a subir.

Este jueves estaremos a la espera de lo que diga Mario Draghi en la reunión del Consejo del BCE del mes de julio, parece claro que no le temblará el pulso si quiere realizar más operaciones de liquidez y con ello empujar las referencias de tipos a la baja. Pero lo más importante está por llegar y lleno de incertidumbres y a más tormenta financiera, veremos más bajadas del euríbor.

Normas
Entra en El País para participar