Automóvil

Volkswagen destina 1.000 millones a la producción de dos modelos en Landaben

La factoría elevará su producción un 17% hasta las 350.000 unidades.

Landaben (Navarra)
El rey Felipe VI y la reina Letizia, durante la visita que han realizado a la planta navarra de Volkswagen con motivo de su cincuenta aniversario.
El rey Felipe VI y la reina Letizia, durante la visita que han realizado a la planta navarra de Volkswagen con motivo de su cincuenta aniversario. EFE

La planta de Volkswagen en Landaben (Navarra) recibió ayer la confirmación del monto definitivo de inversión que recibirá de su matriz alemana. Serán cerca de 1.000 millones de euros hasta 2019 y se destinarán a fabricar, por primera vez en la historia alemana de la factoría, dos modelos diferentes: la sexta generación del Volkswagen Polo y otro nuevo modelo, también de la familia del Polo.

Según el comité de empresa de Landaben, este nuevo vehículo será un todocamino pero la empresa aún no confirma este extremo. Solo detallan que “será de la familia del Polo y compartirá la plataforma de la sexta generación”. Está previsto que la producción de la nueva generación del Polo empiece en 2017, del que ya se empezarán a realizar preseries a finales de año. En 2018, comenzarán a ensamblar el otro automóvil. 

Este monto responde a la inversión ya comunicada por el grupo Volkswagen para sus instalaciones en España. Después de los 3.200 millones anunciados para Seat en Martorell, quedaba pendiente esta cantidad para completar los 4.200 millones prometidos. Sin embargo, el escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes de sus motores diésel ha separado casi un año los dos anuncios. 

Con esta asignación de un nuevo modelo, anunciada el pasado 2 de junio, la instalación espera llegar a una producción de 350.000 vehículos, una cifra record que la factoría no alcanza desde 2011, según explicaron fuentes de la fábrica. El año pasado, la instalación cerró con una producción de 298.000 unidades, un 2,4% menos que en el año anterior. Para este año, tienen prevista una fabricación de unos 290.000 vehículos. La adjudicación supondrá la creación de entre 400 y 500 empleos, un 10% adicional a los 4.500 empleados ya en plantilla.

 El vicepresidente mundial del grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, realizó este anuncio aprovechando la visita de Sus Majestades los Reyes de España a la planta navarra.