Resaca del 'brexit'

La Bolsa de Londres cae el 1,6% anual... y el 13% en euros

La Bolsa de Londres cae el 1,6% anual... y el 13% en euros
AFP

Tres días parecen bastar al mercado británico para resucitar después del referéndum del pasado jueves sobre la continuidad de Gran Bretaña en la UE. La victoria del brexit ha dejado el país dividido y conmocionado pero ya tiene unos claros ganadores, también a nivel financiero. Mientras en la City hacen cábalas sobre cuál será su nuevo encaje en Europa, hay un puñado de compañías que se apuntan claras ganancias desde la mañana del día después al referéndum y contribuyen además a consolidar a la Bolsa de Londres como la mejor de Europa en lo que va de año, al menos la que menos cae.

El Reino Unido ha provocado un terremoto político en el conjunto de Europa, con implicaciones que han hecho mella a nivel global en todos los mercados y auguran un largo período de incertidumbre que deja muy descolocados a inversores y gestores de fondos. Y en este río revuelto para la inversión hay refugios de rentabilidad en la renta variable y, por paradójico que parezca, sobre todo en la Bolsa de Londres. La banca es sin duda el sector peor parado desde que se celebró el referéndum pero en el otro extremo aparecen las compañías de materias primas, que tienen un fuerte peso en el Footsie y han sobrevivido con holgura al terremoto del brexit.

Contra viento y marea, Randgold Resources lidera el Footsie desde el jueves y repunta el 24,5%. Esta compañía minera especializada en oro, y con importantes yacimientos en oro, está sacando máximo provecho de la apreciación de este activo refugio por excelencia. El precio del oro se ha disparado el 4,6% desde el viernes y se coloca sobre los 1.300 dólares por onza. La también minera Fresnillo repunta otro 19% tras el referéndum y le siguen los laboratorios Astrazeneca y el grupo de bebidas alcohólicas Diageo. En definitiva, compañías o bien del sector de materias primas o con una fuerte actividad exportadora, a quienes beneficia de forma directa la caída de la libra.

Standard & Poor's acaba de rebajar el rating de la deuda soberana británica y la entrada en recesión es el principal y mayoritario augurio que se hace para la economía del país con el brexit. Pero su Bolsa permanece ajena a esos malos presagios y el día posterior al referéndum, cuando la tormenta financiera movilizó de forma coordinada a los principales bancos centrales del mundo, la Bolsa de Londres fue la que menos cayó en Europa. Un 3,15% fue el castigo al índice del mercado donde estaba el epicentro de la noticia, frente al 8% de caída del Cac, el 6,82% del Dax o el 12,3% del Ibex, la mayor de su historia y en vísperas de las elecciones generales.

En el balance anual, el Footsie londinense apenas cae el 1,6%, frente a derrumbes del 15,5% del Eurostoxx o del 12% del Dax. En ello tiene mucho que ver la composición del índice, con un fuerte peso de petroleras, mineras y farmacéuticas. El valor que más pondera es la entidad financiera HSBC, con el 5,6%, pero le siguen una tabaquera (British American Tobacco, con el 5,3%) y dos petroleras, Royal Dutch y BP con el 5,1% y 4,7%, respectivamente. A nivel europeo, el sector de materias primeras y el petrolero son los únicos con saldo positivo y ganancias respectivas del 10% y el 2,5%. Por el contrario, los bancos son el sector más castigado, con una caída superior al 30% que penaliza especialmente a índices como el Ibex.

“La mayor parte de nuestras posiciones británicas son negocios internacionales y exportadores que deberían beneficiarse de la conversión de moneda a causa de la debilidad de la libra. Aunque la volatilidad afectará a las empresas británicas en particular, trataremos de reforzar nuestras posiciones en líderes mundiales británicos con mercados internacionales”, señala Stephen Mitchell, responsable de estrategia del área de renta variable global en Jupiter AM.

Aun así, la Bolsa británica no es ahora el mejor lugar para el inversor en euros. La fuerte caída de la libra dará un tijeretazo a lo ganado en su conversión a la divisa europea y si no hay ganancias, ampliará las pérdidas. El Ftse pierde el 1,2% en el año, pero esa pérdida se multiplica al 13% al convertir la cartera a euros.