Referéndum en Reino Unido

Emigrante contra emigrante: las dos caras del 'brexit'

La emigración se ha convertido en el eje del referéndum británico.Y, curiosamente, dos ilustres "emigrantes" lideran ambos bandos

Atlas

Dos ilustres “emigrantes”, Borish Johnson y Sadiq Khan, se han convertido en los rostros del referéndum sobre el brexit. Un choque que refleja la división de un país al que se ha forzado a elegir, según los mensajes de la campaña, entre el miedo a salir de la UE y el odio a los extranjeros.

Boris Johnson y Sadiq Khan tienen, al menos, tres cosas en común. Ambos tienen raíces fueras del Reino Unido, los dos han llegado a ser alcaldes de Londres y los dos gozan de una enorme popularidad. A partir de ahí empiezan las diferencias que han colocada a cada uno al frente de los dos bandos opuestos en el referéndum que se celebra hoy en Reino Unido: remain y leave.

Khan nació en Londres en el seno de una familia musulmana de origen pakistaní. Es Laborista y con ese partido se convirtió en las últimas elecciones electorales en el candidato con más votos personales (1,3 millones) en la historia del país.

Johnson y Kahn se han colocado al frente de los dos bandos opuestos en el referéndum

El actual alcalde se crió en una vivienda social del este de la capital, hijo de un conductor de autobús y de una costurera. Asegura que en casa sólo veía trabajar así que con apenas 14 años ya buscó su primer trabajo. Aspiraba a ser dentista, pero acabó estudiando derecho.

Boris Johnson (1964) nació en EE UU, mantiene doble nacionalidad (británica y estadounidense) y las raíces de su elitista familia llegan hasta Turquía. Estudió en Eton y Oxford, fue corresponsal en Bruselas del periódico conservador The Daily Telegraph y se ha convertido en la cabeza visible del ala euroescéptica del partido conservador .

Johnson y Khan representan las dos caras de una campaña que, más allá del debate sobre la UE, ha enfrentado a los británicos de a pie contra el establishment, a los emigrantes de antaño contra los recién llegados. Curiosamente, el papel de ambos en esa batalla parece cambiado.

Al frente de los sans-culotte se ha colocado Johnson, una persona surgida de la élite conservadora que ha dirigido el país donde la mayor parte de los últimos siglos. El ex alcalde de Londres defiende sin tapujos la salida de la UE y uno delos motivos es su deseo de “cambiar una política migratoria descontrolada que favorece a [los emigrantes de] la UE frente a los ingenieros procedentes de India o los paramédicos de Australia”. Johnson acusa a los partidarios de seguir en la UE (remain) de haber montado un “proyecto miedo” para exagerar las consecuencias del brexit.

“Ustedes no han montado un proyecto miedo, han montado un proyecto odio”, responde Khan. El actual alcalde culpa a los defensores del leave (salir de la UE) de haber teñido la campaña del referéndum de mensaje s xenófobos, en una peligrosa mezcla entre la crisis de los refugiados y la migración económica.

Emigrante contra emigrante: las dos caras del 'brexit'
REUTERS

Khan no ha dudado en hacer campaña incluso junto al primer ministro, David Cameron, para intentar evitar el brexit. Su perfil personal (musulmán sunita moderado) y político (laborista) ha permitido al gobierno presentar la cara más positiva de la Gran Bretaña multicultural, integradora, abierta al mundo y sin miedo al futuro.

  • Ambiciones personales

El referéndum también ha servido para la carrera política de los dos ilustres emigrantes.

Johnson le ha robado el protagonismo al líder de Ukip, Nigel Farage, llamado a ser el abanderado del brexit. Y el ex alcalde no oculta sus intenciones de arrebatar el liderazgo y el gobierno a su compañero de partido David Cameron si se impone el brexit.

Khan ha eclipsado al líder laborista, Jeremy Corbin. Y su proyección durante la campaña a favor de la UE le ha permitido ganar puntos fuera de Londres, donde no era tan conocido. Con el liderazgo de los laboristas siempre en duda, el actual alcalde de la capital se ha convertido en una estrella emergente dentro del partido.