Conflicto accionarial

La pugna por el control de NH se cobra la cabeza de su consejero delegado

Federico González Tejera no seguirá en su cargo al no admitir el consejo de administración su reelección

El consejero delegado de NH, Federico González Tejera, junto al copresidente José Antonio Castro, en la junta.
El consejero delegado de NH, Federico González Tejera, junto al copresidente José Antonio Castro, en la junta.

"El consejo de administración no ha adoptado el acuerdo de reelección de Federico González Tejera como consejero delegado", ha comunicado a la CNMV la cadena hotelera en un hecho relevante remitido esta noche. Una comunicación en la que afirma que el ejecutivo ha presentado como consecuencia su dimisión como consejero del grupo. Y ello, pese a que la junta de accionistas celebrada horas antes había aprobado la reelección de González Tejera como consejero delegado: contó con el 58,11% de los votos a favor, un 17,61% de los votos en contra y un 24,26% de abstención.

El órgano de gobierno de la hotelera ha aprobado además el nombramiento de tres directores generales. Beatriz Puente ejercerá como directora general ejecutiva de administración y finanzas, Ramón Aragonés será el director general ejecutivo de negocio y operaciones y Rufino Pérez, el director general ejecutivo de medios.

“No debería afectar a la ‘joint venture’ en China”

HNA es el primer accionista de la hotelera española pero también su socio en una joint venture en China. Un plan sobre el que Federico González Tejera aseguró que “no esperaría ningún cambio”. “No debería afectar a esa parte del plan”, destacó.
Las dos empresas son accionistas de la sociedad creada para el desembarco del grupo español en el país asiático, que prevé este año contar ya con sus primeros establecimientos y que aspira a tener entre 120 y 150 establecimientos en 2020.
El consejero delegado de NH mantuvo que la compañía está centrada en el desempeño de su plan estratégico. El grupo prevé alcanzar un ebitda de 190 millones de euros este año y cerrar el ejercicio con el 83% de las reformas previstas en su hoja de ruta a cinco años. Además, la hotelera se fijó un objetivo de venta de activos por importe de 140 millones.

Horas antes, los accionistas de NH han decidido expulsar a su mayor accionista, el grupo chino HNA, de su consejo de administración. La junta de la cadena hotelera declaró, con el 59,72% de los votos a favor y el 31,71% en contra, la existencia de conflicto de competencia de HNA y la imposibilidad del ejercicio de su facultad de representación proporcional. Una decisión que ha supuesto además el cese de los cuatro consejeros en representación del grupo chino, entre ellos el copresidente de la empresa, Charles B. Mobus.

El consejo de administración de NH celebrado con posterioridad a la junta ha aprobado la ratificación de José Antonio Castro, representante de Hesperia, como copresidente. Junto a él estará a partir de ahora en la presidencia Alfredo Fernández Agras, representante del fondo Oceanwood, que además ejercerá como presidente del consejo de administración y vicepresidente de la comisión delegada. Castro, por su parte, ejercerá como presidente de la comisión delegada.

Los hasta ayer consejeros Mobus, Ling Zhang, Xianyi Mu y Haibu Bai –que optaron por no acudir a la junta– fueron sustituidos por los cuatro nombres propuestos por Oceanwood: Paul Daniel Johnson, Fernando Lacadena Azpeitia, María Grecna y José María Cantero de Montes-Jovellar, que ejercerán como consejeros externos y cuyos nombramientos contaron con el respaldo de más del 90% de los votos.Los accionistas de la hotelera española optaron por respaldar los argumentos esgrimidos por un grupo de fondos institucionales liderado por Oceanwood que contaba con el apoyo de Hesperia (9,09% del capital) y de las asociaciones de accionistas minoritarios: que los representantes del grupo chino en el consejo incurrían en conflicto de interés tras el anuncio de adquisición de su competidor Carlson Rezidor, operación que fue asesorada por el propio Mobus. Una decisión que va en contra de la opinión que mantuvo el propio consejo y que contaba con el respaldo de un informe externo que no detectó. Un respaldo que también dio en un primer momento el otro copresidente, José Antonio Castro, pero que según aseguró, la situación en las últimas semanas obligaba a someterlo a votación.

  • Tangla Spain solicita representación

Los accionistas de la hotelera llegaron a la junta con las espadas en alto, tras unas semanas en las que uno y otro bando habían tratado de sumar apoyos a su causa. Una reunión que contó con la asistencia o representación del 83,83% del capital y en la que un total de cinco accionistas quisieron tomar la palabra para dejar claro su opinión sobre el potencial conflicto de interés de los representantes de HNA en el consejo, entre ellos, tres representantes de asociaciones en defensa de los intereses de los accionistas minoritarios de la compañía.

El primero en hablar fue un portavoz de HNA, que notificó su solicitud de que Tangla Spain, la sociedad a través de la que el grupo chino controla el 29,5% del capital de la hotelera, tuviera representación en el consejo en cuanto existan vacantes. Para ello, realizó cuatro propuestas entre las que estaba Charles B. Mobus, a la sazón, hasta ayer copresidente. Junto a él, puso sobre la mesa los nombres de François Jean Claude Cohas, Ke Zhang y Xianyi Mu. Unos nombres que por el momento se mantienen en una ‘lista de espera’ tras ser aprobados los cuatro propuestos por Oceanwood.

HNA aseguró al término de la junta de accionistas que está decepcionada “con la decisión adoptada de privarnos de uno de los derechos fundamentales de los accionistas como es la presencia en el consejo de administración”. El grupo chino insistió que a pesar de la decisión adoptada por el resto de inversores de la cadena hotelera “nuestro compromiso se mantiene como accionista activo de NH se mantiene intacto y esperamos que el nuevo consejo actúe en el mejor interés de los accionistas”.

Más cauto se mostró el hasta ayer consejero delegado del grupo, Federico González Tejera, que no quiso entrar a valorar las decisiones adoptadas por la junta sobre la composición del consejo y afirmó que “tengo la obligación de hacer el trabajo que me encargan los accionistas”. González Tejera aseguró que su papel es lograr los objetivos marcados por la empresa y reiteró que la junta de accionistas es “soberana”.

“No me gusta el fútbol”, llegó a decir el ejecutivo a respuesta de los periodistas cuando fue preguntado si tenía más afinidad a uno u otro bando, después de que Mobus asegurara a los accionistas en una carta que el otro copresidente, José Antonio Castro deseaba la salida de González Tejera del puesto de consejero delegado. Poco antes había mostrado su “lealtad” y la del resto de consejeros al órgano de gobierno.