Cambios en el selectivo

OHL y Sacyr ponen fin a su periplo en el Ibex con un batacazo

La decisión del Comité Técnico Asesor de excluir a las constructoras provocó caídas de hasta el 11% en ambas compañías, tendencia magnificada por el temor al 'brexit'

Panel informativo de la Bolsa de Madrid
Panel informativo de la Bolsa de Madrid

El pasado 9 de junio el Comité Técnico Asesor (CAT) decidió excluir a las constructoras Sacyr y OHL del Ibex 35. Ambas compañías, que recibieron la noticia en un momento crítico para las Bolsas de toda Europa por el creciente temor al brexit,vieron como la habitual corrección de las firmas que abandonan el selectivo se magnificaba hasta alcanzar en su caso cotas superiores al 11%.

Por momentos, además, la caída llegó a ser del 21% para Sacyr y del 19% para OHL, antes de que las encuestas volviesen a situar la permanencia como principal favorita del referéndum de Reino Unido, lo que permitió que ambas abandonasen el selectivo por la puerta grande, con una subida del 13,3% y del 9,6%, respectivamente.

Durante el tiempo que han permanecido en el Ibex 35, las compañías que ahora cotizarán en el mercado continuo vieron reducido notablemente su valor. La entrada de OHL, en 2008, coincidió con el estallido de la crisis financiera global. En ese momento cotizaba a un precio de 13,19 euros por título, lo que implica que, a lo largo de esos casi ocho años, la constructora presidida por Villar Mir ha cedido más de un 60%.

OHL, eso sí, también vivió momentos gloriosos en el selectivo español, concretamente en 2014, periodo en el que alcanzó sus máximos históricos en los 18 euros por acción, un 36% por encima del momento de su entrada en el índice de referencia.

“En OHL somos conscientes de que el sector está castigado en Bolsa, pero confiamos en volver al Ibex 35, en línea con el ejemplo de otras compañías que salieron y volvieron al selectivo”, explican desde la compañía, que confía la mejora de su cotización al buen hacer de su plan estratégico que termina en 2020.

En lo que respecta a Sacyr, su tiempo en el selectivo estuvo marcado por la adquisición de la que sería su filial, Vallhermoso, en 2003. Vallhermoso llevaba dos años cotizando en el Ibex y la opa lanzada por Sacyr le granjeo un hueco en el Olimpo bursátil. Entre 2003 y 2013, momento en el que la compañía dirigida por Manuel Manrique vendió Vallehermoso y pasó a cotizar únicamente como Sacyr, la constructora española vio reducido su valor en más de un 50%.

Esta caída, posteriormente, se ampliaría por encima incluso del 70%. Pero Sacyr también vivió sus momentos de mayor esplendor como un miembro más de los 35 del Ibex. En 2006, el precio de los títulos de la constructora alcanzó los 38 euros, un 95% por encima de su actual cotización. Era el periodo previo a la crisis económica y Sacyr volaba en la Bolsa.