Referéndum en Reino Unido

Consulta las empresas del Ibex que más sufrirían la sacudida

La consulta en Reino Unido será decisiva para un tercio de las firmas del Ibex, que se encuentran en vilo por la caída de la libra

Consulta las empresas del Ibex que más sufrirían la sacudida Ampliar foto

El miedo en los mercados financieros parece haber venido para quedarse. Aunque el pasado 20 de febrero nadie hubiera imaginado que la convocatoria del referéndum en Reino Unido para decidir sobre su permanencia en la Unión Europea (UE) fuese a llegar tan lejos, las Bolsas han acabado esta semana sufriendo las presiones del posible abandono de Gran Bretaña. A medida que se acerca la consulta, los miedos se acrecientan al igual que lo hacen los resultados de las encuestas, que deparan por ahora la ruptura de las relaciones del país con Bruselas

Pese a que todavía hay quienes confían en que el Reino Unido continúe dentro de la UE, los grandes gigantes empresariales ven esta posibilidad con cierto recelo debido a la proliferación de los partidarios de la separación del país. Y es que las empresas que tienen prácticamente la mitad del peso del Ibex 35 se la juegan en la consulta británica. Ferrovial, IAG, Iberdrola, Telefónica o Santander son algunas de las compañías que vigilarán el resultado del referéndum. Y no es para menos; unos 36.000 millones de euros –los ingresos generados por las empresas españolas en Reino Unido en 2015– estarán en manos del brexit. La consulta será decisiva para un tercio de las firmas del selectivo, que tienen un peso del 42% en la composición del mismo. El negocio en el país británico aporta una cantidad muy significativa a su cuenta de resultados, en juego el 23 de junio.

Banco Santander: Ingresos en vilo en el sector más sensible

Banco Santander es una de las grandes entidades españolas que posee un volumen de negocio muy significativo en Gran Bretaña. La entidad presidida por Ana Patricia Botín contaba, al cierre del año 2015, con 25.866 empleados en Reino Unido de los 193.863 del total que tiene el grupo. La firma, que ingresó 45.272 millones de euros durante el pasado ejercicio, registró un margen bruto de 5.833,8 millones de euros (4.630 millones de libras) con su negocio en el país británico, lo que supone el 12,8% de su volumen de negocio. Por beneficio, no obstante, las ganancias en Reino Unido suponen un volumen mayor. En concreto, el 23% del beneficio atribuido recurrente del grupo Santander provino en 2015 del país cuyas relaciones con la Unión Europea penden de un hilo.   

Es por ello que la mayoría de los analistas se muestran pesimistas con el devenir de la banca si, finalmente, el brexit se llega a hacer efectivo. “La penalización ante la salida de la UE del Reino Unido se puede reflejar en el índice bancario europeo, que ha caído más de un 16% este año, mientras los bancos británicos se han dejado un 11,7%”, señala Mads Koefoed, jefe de estrategia macro y renta variable de Saxo Bank. No obstante, también son muchos los expertos que coinciden en la recuperación del sector si el país británico decide no romper los lazos con Bruselas. “Si Europa recupera su credibilidad política, la renta variable recibirá un impulso”, apunta Augustin Picquendar, gestor de fondos en DNCA Investments. De hecho, Koefoed prevé que valores como Banco Santander “así como el resto de grandes instituciones financieras españolas” repunten si finalmente no hay brexit.

Desde que el pasado 20 de febrero David Cameron anunciara el referéndum en el país británico, las acciones de Banco Santander se han revalorizado más de un 5%, siendo de las pocas cotizadas en no registrar descensos. Sin embargo, el inicio de este mes ha traído consigo un retroceso del 8% en sus títulos, que han profundizado las caídas a medida que se acerca la consulta. Botín ya se encargó de aclarar que seguirán operando en Reino Unido sea cual sea el resultado del referéndum, aunque si triunfa el brexit el terremoto estaría asegurado para el conjunto del sector bancario del país.

Sacyr: la salida del Ibex, su mayor preocupación

Con el brexit, nuevos nubarrones se ciernen sobre el futuro de Sacyr, cuya cotización ya ha sido recientemente golpeada por su exclusión, junto a OHL, del Ibex 35. La incertidumbre que rodea al referéndum británico está provocando caídas generalizadas en los precios de las acciones de todas las compañías del selectivo español, aunque, de forma lógica, las correcciones más pronunciadas las están sufriendo las empresas con mayor exposición a Reino Unido.

En términos de volumen de negocio, para Sacyr el brexit sería un mal menor, toda vez que, según los datos presentados a cierre de 2015, únicamente un 0,5% de los 2.948,9 millones de euros que conforman el total de ingresos de la compañía tiene su origen en Reino Unido. Así, de materializarse la salida del país de la Unión Europea, efectos colaterales y de contagio aparte, únicamente 13,4 millones de euros se verían comprometidos.

Y es que la otra preocupación que tiene ahora Sacyr es su reciente exclusión del Ibex 35. La salida, que se hará efectiva el próximo lunes, ha provocado una caída de los títulos de la compañía de más del 16% desde que se conociera la decisión del Comité Técnico Asesor (CAT). Este viernes fue su último día cotizando en el índice de referencia de la Bolsa española. Para despedirse, Sacyr repuntó un 13,34%.

IAG: la mayor exposición al mercado británico

La aerolínea representa todos los miedos al brexit del Ibex 35. IAG tiene la mayor exposición al mercado británico de todo el selectivo español, pues nada menos que un 36% del total de sus ingresos los genera allí. Y es que una de las empresas de mayor tamaño que se descuelgan del holding que compone IAG es British Airways.

La aerolínea de Reino Unido vería sus ingresos notablemente reducidos como consecuencia de la fuerte depreciación de la libra que se produciría con la victoria de un resultado a favor del brexit en el referéndum del próximo jueves.

Nada menos que 8.256 millones de euros del total de 22.858 millones que ingresó en 2015 el holding podrían verse envueltos en un riesgo directo. Además, la mera incertidumbre que genera el referéndum británico lleva ya tiempo lastrando a la compañía. Según diversos analistas, las ventas de los inversores por el temor a que se produzca el brexit han sido uno de los principales motivos por los que la aerolínea no ha sido capaz de beneficiarse del extraordinario periodo de bajos precios del petróleo.

“Deberíamos haber asistido a un repunte considerable del precio de la acción, pero, en cambio, IAG ha tendido un comportamiento negativo que podríamos achacar en gran parte a la influencia del brexit”, apunta Ángel Pérez, analista de Renta 4. Desde que comenzara el año, IAG ha corregido más de un 26% y cerró la sesión del viernes muy cerca de mínimos de 2016 con un precio en torno a los seis euros por acción. Y es que, en los últimos meses, la cotización de la aerolínea ha mantenido una notable correlación con la libra, acercándose a la zona de máximos anuales cuando las encuestas situaban la permanencia de Reino Unido como gran favorita entre los votantes. Ahora, en cambio, parece ser que la opinión de los votantes habría dado un vuelco y, con ella, la cotización del holding de aerolíneas.

Sin embargo, este jueves, el consejero delegado internacional de IAG, Willie Walsh aclaró que una posible salida del Reino Unido de la Unión “no afectaría a largo plazo” al negocio del grupo aéreo. “Como empresa responsable, hemos realizado una evaluación de los riesgos y, en ese momento, concluimos que en caso de que Reino Unido decida abandonar la Unión Europea, su salida no tendría un impacto material en el largo plazo en nuestro negocio”, explicó Walsh.

Ferrovial: la caída de la libra comienza a notarse

Si alguna empresa seguirá muy de cerca el resultado de la consulta en Reino Unido, esa será Ferrovial. La firma de infraestructuras española cuenta con la segunda exposición más alta al país británico de todo el selectivo español. En concreto, la compañía presidida por Rafael del Pino recibe un 35,8% de sus ingresos desde Reino Unido. De los 9.700 millones que ingresó en 2015, 3.471 provinieron del país británico, por lo que un posible brexit golpearía duramente a las cuentas de la cotizada. Por el momento, los resultados del primer trimestre del año ya han sufrido las consecuencias de la depreciación de la libra.

Aunque Ferrovial registró un beneficio un 32% superior al del mismo periodo del ejercicio anterior, lo cierto es que la relación del euro frente a la libra ya se notó en su cuenta de resultados. La facturación cayó un 3%, hasta los 2.083 millones (creciendo un 0,4% en términos comparables), y el ebitda descendió un 7,4% (-2,8% en términos comparables) frente al obtenido hace un año, con 194 millones. Además, desde que se anunciara el pasado 20 de febrero la celebración del referéndum en Reino Unido, la empresa de infraestructuras se deja en torno al 4,5%, por debajo del 0,4% que cae el selectivo español, que ha visto cómo se han incrementado sus pérdidas en las últimas semanas con motivo, precisamente, de la consulta.

Y es que Ferrovial es una de las empresas que más volumen de negocio pone en juego con el brexit. En España, la compañía obtiene aproximadamente el 28% de su facturación, frente al casi 36% que proviene del país británico. Asimismo, el grupo tiene en Reino Unido distintos contratos de construcción, una filial de servicios que genera en torno al 64%del negocio total y es primer accionista del aeropuerto londinense de Heathrow. Además, participa en otros tres aeródromos regionales (Aberdeen, Glasgow y Southampton).

Antes de que se publicaran las últimas encuestas, que dan prácticamente la victoria a la separación, el presidente de la compañía, Rafael del Pino, limitó el impacto de la misma únicamente a las variaciones que pudiera sufrir por el tipo de cambio, asegurando que sería “poco probable” que se produzca la salida de la UE de Reino Unido.

Iberdrola: el foco de inversión sigue en Reino Unido

El negocio de Iberdrola en el Reino Unido supone casi un tercio de sus ingresos. A través de su filial, Scottish Power Renewables, la compañía obtuvo en 2015 un total de 9.695,1 millones de euros, lo que supone un 30,3% de los más de 30.000 millones de euros de la cifra de ventas que registró en dicho periodo. Por ello, si finalmente el país decide romper las relaciones con Bruselas, la cuenta de resultados de Iberdrola podría verse lastrada considerablemente, ya que la eléctrica cuenta con varios parques eólicos en Gran Bretaña.

Entre las estimaciones de los analistas, Enrique Díaz-Alvarez, director de riesgos de Ebury, considera que la libra podría llegar a caer un 10% frente al dólar y un 8% frente al euro. Si esto sucediera, supondría una merma muy importante para los ingresos de la eléctrica, que ya en el primer trimestre del año parecen haber sufrido los miedos al brexit. Esto es lo que aseguran los analistas de Sabadell en el último informe sobre la compañía. La firma de análisis apunta que las cifras del primer trimestre de este año publicadas por la empresa presidida por José Ignacio Sánchez Galán se han basado en un “performance muy pobre”. Por ello, prevén que si finalmente el Reino Unido rompe sus relaciones actuales con la Unión Europea supondrá un impacto negativo del 11% en su precio objetivo y aproximadamente un 8% en su beneficio por acción.

Y es que la filial británica de la eléctrica mantiene su negocio en el Reino Unido más vivo que nunca. El pasado mes de mayo anunció una inversión por valor de 2.500 millones de euros para desarrollar la segunda fase del que será el mayor parque eólico marino del mundo en el país. Además, con el objetivo de poner en marcha este emplazamiento, Scottish Power Renewables realizó un pedido a Siemens de 102 aerogeneradores, un encargo considerado por la multinacional alemana como “el mayor pedido recibido hasta la fecha para la turbina eólica de siete megavatios”.

Las últimas inversiones de la compañía eléctrica desafían la amenaza del brexit y la cotización ha sufrido estas semanas por la incertidumbre generada. Desde que comenzara junio, el mes decisivo para el referéndum, la firma se deja un 3,5% y acumula un descenso anual del 11%.

Telefónica: la filial O2 determinará sus cuentas

La exposición de Telefónica en Reino Unido no es, precisamente, residual. El gigante español de las telecomunicaciones ingresó en 2015 más de 7.000 millones procedentes de su negocio en Gran Bretaña, lo que supone un 16% de los 47.219 millones que registró en total el año pasado. Pese a que la compañía trató de desprenderse sin éxito de su filial británica O2 antes de conocer la celebración del brexit con el objetivo de reducir su ratio de apalancamiento, su presencia en el país continúa siendo muy significativa. Y es que la consulta sobre la permanencia ha acabado afectando, indirectamente, a sus operaciones para reducir deuda con las que prentendían afrontar con solvencia otras adquisiciones. De hecho, el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez Pallete ya declaró que el debate en torno al brexit y la posición de los reguladores británicos acabarían afectando a dicha operación.

Según los analistas de Banco Sabadell, “la compañía debería lanzar al mercado en el corto plazo un ‘plan B’ para reducir deuda y evitar que el mercado penalice a la acción”. Mientras tanto, Telefónica continuará muy pendiente de la posible salida del Reino Unido para ver cómo afecta al devenir de su negocio en el país, el cuarto lugar más importante para el negocio de la empresa, tan solo por detrás de España, Brasil y Alemania. Tal y como aclara Enrique Díaz-Alvarez, director de riesgos de Ebury, si todas las firmas españolas en Reino Unido han cubierto su exposición correctamente, estas no deberían sufrir mayor castigo. “Depende de la política de cobertura de riesgos que hayan seguido. Sería una cuestión crítica que cada empresa tendría que clarificar tras el referéndum”, aclara el experto.

FCC: sin miedo a nuevos proyectos

La constructora es la sexta compañía del Ibex en términos de exposición a Reino Unido de su volumen de negocio. De los 6.476 millones de euros de ingresos totales que FCC presentó al regulador español al cierre de 2015, alrededor de 1.030 millones proceden del país, por lo que la firma dirigida por Carlos Jarque podría recibir un serio revés si se materializase el brexit y, sobre todo, si se produjera un hundimiento en el valor de la libra. Pese a los miedos, FCC sigue apostando por el mercado británico y luchando por conseguir nuevos contratos. El pasado miércoles la compañía se adjudicó dos contratos en materia de residuos y limpieza de calles por los que percibirá un montante total de casi 100 millones de euros.

La compañía, que opera en Reino Unido a través de su filial FCC Enviroment UK tiene en la firma británica su actual sustento de estrategia de crecimiento y refuerza con ella la expansión internacional que aborda mientras culmina el saneamiento de sus cuentas. No obstante, otra de las incertidumbres que todavía se posa sobre la constructora es la opa que lanzó Carlos Slim sobre la compañía a 7,6 euros por acción, un proceso que todavía sigue pendiente de aprobación por parte de la CNMV. Desde aquel momento, los títulos de la cotizada han seguido estancados en torno a los 7,5 euros, siendo uno de los pocos valores del Ibex que no ha visto alterada su cotización debido a los miedos sobre el brexit.

Aena: un tercio del tráfico depende del 'brexit'

Las cuentas del gestor aeroportuario continúan cuadrando pese a la amenaza del brexit. En el primer trimestre del año, Aena registró un beneficio un 140% superior respecto al mismo periodo del año anterior. El balance de la compañía sigue creciendo gracias al incremento en el tráfico de pasajeros. Sin embargo, también cuenta con una parte muy importante de negocio que procede de Reino Unido.

En concreto, de los 3.517 millones que ingresó el gestor en 2015, 201,9 millones provinieron de Luton, aeropuerto del que Aena es principal accionista, al poseer el 51% del capital. Además, de entre el tráfico que el grupo registró un 2015 –el segundo mejor año de la historia de Aena– Reino Unido es el país del que proceden mayor número de pasajeros (28,3%), seguido de Alemania (19,4%) e Italia (9,2%).

Desde que se anunció la consulta en el Reino Unido, las acciones de la compañía se han revalorizado más de un 10% pese a su gran dependencia del país. Sin embargo, uno de los mayores dependientes de estas cifras es el turismo español, que de hacerse efectiva la salida de Gran Bretaña, podría verse lastrado.

Sabadell: el 19% de su negocio está en juego

Sabadell es, sin duda, otra de las grandes firmas con mayor exposición en el Reino Unido. El negocio de la entidad en el país supone un 19,1% de sus ingresos. Durante el ejercicio 2015, la firma ingresó 3.202,8 millones de euros de los que 614 millones procedieron de su negocio en Gran Bretaña. Y es que gran parte de sus ganancias provienen de la adquisición de la entidad británica TSB que llevó a cabo el año pasado por 2.350 millones de euros. No obstante, su fuerte apuesta por el Reino Unido también hace que la entidad ahora esté bajo el microscopio.

“Habrá que andarse con mucho cuidado si los británicos deciden decir adiós”, señala Mads Koefoed, jefe de estrategia macro y renta variable de Saxo Bank, quien, no obstante, también asegura que un voto a favor de permanecer en la Unión Europea “inyectaría energía al sector bancario español, ya que ha sido el sector más vulnerable al brexit”.
A pesar de la exposición que tiene el banco en Reino Unido, su presidente, Josep Oliu, manifestó esta semana que, puesto que el banco es un negocio retail, “no está afectado por los cambios en los mercados de capitales” y no habrá “ningún riesgo significativo” para TSB. Además, su presidente aclaró que la entidad cuenta con coberturas apropiadas en caso de que se produzca una depreciación de la libra.

Durante el primer trimestre de este año, su filial británica fue quien impulsó, precisamente, sus cuentas. La entidad obtuvo un beneficio de 252 millones de euros, un 44,3% más respecto al mismo periodo del año anterior. Sin considerar el negocio de la firma en Reino Unido, las ganancias de Sabadell se hubieran visto incrementadas en un 9%.

Inditex: más de 100 tiendas

El gigante textil español es una de las compañías del Ibex 35 de mayor proyección internacional, con tiendas repartidas por hasta 90 países diferentes. Según los datos presentados a la CNMV al cierre del ejercicio de 2015, Inditex tiene un volumen de negocio de 20.900 millones de euros, de los que el 46,4%, es decir, 9.695,1 millones, proceden de las 4.864 tiendas que gestiona en toda Europa. Aunque Inditex, que tiene un peso sobre el Ibex 35 del 13%, no proporciona datos de ventas de Reino Unido es, una de los potenciales valores que sufrirían ante un posible brexit, al encontrarse Gran Bretaña en el top 15 de países en los que la multinacional española tiene presencia. Y es que en Reino Unido se encuentran 106 de sus tiendas, lo que supone más de un 3,5% del conjunto de establecimientos diseminados por toda Europa, excluyendo los españoles.

De esta manera, si en el referéndum del próximo 23 de junio los ciudadanos británicos votan a favor de la escisión y, como indican los expertos, un nuevo acuerdo comercial con la Unión Europea se hace esperar y no es tan permisivo, los ingresos proporcionados por las tiendas de Reino Unido podrían verse muy mermados.