Referéndum en Gran Bretaña

1.000 millones de euros salen del Ftse en una semana

Los fondos de Bolsa británica han sufrido la segunda mayor salida en una década

1.000 millones de euros salen del Ftse en una semana
Getty Images

La amenaza de que Gran Bretaña abandone la Unión Europea preside el ánimo de los inversores y a la vista de que las últimas encuestas apuntan a que la intención de voto está mucho más igualada, señalando un empate que resta posibilidades al brexit, el dinero regresa esta mañana a los parqués. Hace el camino de regreso tras la desbandada de la semana pasada, que se cebó especialmente con la Bolsa y que concentró sus fuerzas en los activos refugio como el oro o el bono alemán, por primera vez en su historia con rendimiento negativo.

Las ventas de la semana pasada marcaron récord en mercados como el británico, donde hoy en cambio el Ftse se anota un alza del 2%. La de la semana pasada fue la segunda mayor salida de dinero de los fondos de bolsa británica en una década, por 1.100 millones de dólares (975 millones de euros) y contribuye a una racha de 19 semanas seguidas de reembolsos en los fondos europeos de Bolsa, según datos recogidos por Bank of America Merrill Lynch. En lo que va de año, las salidas de dinero en los fondos de Bolsa europea ascienden a 43.150 millones de dólares (38.200 millones de euros), de los que 4.700 millones correspondieron a la semana pasada, la peor en volumen de reembolsos en más de dos meses. 

El riesgo de brexit, más apaciguado en el ánimo de los inversores esta mañana, dejó una senda muy clara en los días precedentes. El balance de la semana pasada deja salidas de 3.600 millones de dólares en los fondos de Bolsa y de otros 3.200 millones en los fondos de bonos de high yield, en favor de entradas de dinero por 1.100 millones en fondos de metales preciosos, donde el oro hace valer con rotundidad su condición de activo refugio. Las entradas en fondos vinculados al oro y la plata representaron la semana pasada un volumen equivalente al 0,8% del total de activos gestionados a nivel mundial, según datos de Bank of America Merrill Lynch, lo que da una idea del impacto que el referéndum británico está causando en el mercado.

Junto a los metales preciosos, la deuda soberana de máxima calidad se ha convertido en el otro gran activo en el que aguardar a que pase la tormenta o en el que instalarse si el resultado del referéndum resulta a favor del divorcio de la UE. Después de todo, el Banco Central Europeo va a seguir comprando deuda soberana dentro de su programa con el que estimular la economía y la inflación de la zona euro y lo hará aún con más motivo ante las graves turbulencias que puede provocar el brexit. Pero los gestores parecen haber agotado ya esa veta y, con excepción de la demanda registrada por el bund alemán, los fondos de bonos registraron la semana pasada el mayor de los reembolsos en cinco meses, por 1.200 millones de dólares. Fue la primera salida en 11 semanas.

Los fondos de bonos con calificación crediticia de grado de inversión, donde aún pueden quedar oportunidades de rentabilidad, suman ya en cambio 15 semanas consecutivas de entradas de dinero y en la semana pasada recibieron otro 800 millones de dólares. Fue sin embargo la cuantía más reducida en once semanas.

La gran duda de los inversores está ahora en si afianzar posiciones en los días previos a la celebración del referéndum, apostando a una victoria por la permanencia de Gran Bretaña en la UE, o aguardar al resultado a riesgo de perder la ocasión de comprar a precios baratos que ofrecen las caídas de los últimos días. “Preferimos ser cautos, nos sorprende la subida tan fuerte de hoy. Las encuestas son algo más favorables para la permanencia de Gran Bretaña en la UE pero no se descarta el brexit y el número de indecisos sigue siendo muy alto”, explica Ángel Pérez, de Renta 4.