Alimentación y bebidas

El consumo interno de alimentación no despega

El sector factura 94.900 millones, un 2% más

Las exportaciones crecen un 6%, hasta los 25.422 millones

Una nave de carne en Mercamadrid.
Una nave de carne en Mercamadrid.

La economía española crece y, con ella, también la industria de alimentación y bebidas. El pasado año, el sector ingresó 94.935 millones de euros, lo que supone un incremento del 2% respecto a un año antes, según los datos del informe anual de la patronal FIAB, presentado ayer. Se consolida como la principal industria manufacturera en España.

Pero no todo es tan positivo para esta actividad. Si bien es cierto que encadena un año más de crecimiento, este se ha producido principalmente por las exportaciones. Sin ellas, y teniendo en cuenta los datos de 2014, el sector se habría mantenido plano o, incluso, caído. “La demanda interna sigue siendo muy débil”, señaló Mauricio García de Quevedo, director general de la patronal. “Si no fuera por el turismo habría sido todavía peor”, añadió. “Por suerte, el trinomio gastronomía, alimentación y turismo es cada día más fuerte”.

En cuanto al gasto por persona en alimentación, el estudio concluye que cada usuario destinó, entre diciembre de 2014 y noviembre de 2015, 1.474 euros al consumo alimentario, 8 euros menos que en el mismo periodo del año anterior. El producto al que se destina más dinero por persona son los derivados lácteos (124,8 euros), seguido del pescado y las frutas frescas, productos a los que se destina alrededor de 100 euros por persona.

Las noticias buenas para el sector llegan por el crecimiento en el comercio exterior. El pasado ejercicio las exportaciones crecieron un 6%, manteniendo el auge de los últimos años, hasta los 25.422 millones. “Somos Marca España y cada vez más empresas se están dirigiendo a nuevos mercado”, apuntó el directivo. Con ello, el mercado exterior tiene ya un peso del 26,7% del total. La patronal del sector confía en alcanzar el 30%, dentro de su plan para 2020. Entre 2009 y 2015 las exportaciones han crecido un 58,4%.

La balanza comercial aumentó su superávit en un 2,2%, hasta alcanzar los 5.900 millones de euros en 2015. Es el octavo año consecutivo con este apartado en positivo. La Unión Europea acapara el 68,7% de las exportaciones. Los principales mercados europeos son Francia, Italia, Portugal y Reino Unido. Fuera de los países del entorno se encuentran EE UU, con el 5,1% del total, China y Hong Kong, el 3,6% y Japón, con el 2,4%. Precisamente estos son tres de los destinos estratégicos señalados por la patronal. La carne y sus derivados, las bebidas y el aceite son los productos más exportados.

Además de estos datos, García de Quevedo remarcó que el número de empresas exportadoras creció un 2,1%. De las 28.185 sociedades del sector, 12.697 exportan activamente. “Ocupamos el sexto puesto entre los países exportadores en la Unión Europea, y el décimo a nivel mundial”, señaló el directivo.

El empleo cae un 2,2%

El año 2015 se cerró con un descenso en el número de empresas, según los datos de FIAB. En total, hay 28.000 empresas, 158 menos que un año menos. García de Quevedo remarcó que se mantiene el hecho de que la mayoría de estas sean pymes y destacó que “solo 57empresas tienen más de 500 empleados”.

El empleo también vivió un retroceso tras el crecimiento del 7% de un año antes. En concreto, se perdió el 2,2% de los puestos de trabajo, hasta los 469.000 personas, si bien es cierto que la organización defendió que son cifras semejantes a las de 2009. La industria cárnica y la de panadería acumulan casi la mitad de los puestos de trabajo. El director general de FIAB puntualizó que la tasa de paro “sigue siendo intolerable”.

El directivo de la organización sectorial también remarcó la importancia de la innovación como una herramienta para mantener el crecimiento de la industria de alimentación y bebidas. El estudio realizado por la patronal concluye que creció un 2,5% el número de empresas que hicieron labores de I+D, frente al conjunto de la industria donde cayó un 1,3%. En cuanto al gasto, este se situó en 578 millones, lo que supone un incremento del 3,5%.

La industria pide no gravar más al consumo

Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB, valoró ayer la situación en España y su posible impacto en la evolución del sector. El directivo remarcó que la incertidumbre política “no ayuda a ningún empresario ni al consumo”. Y añadió que las empresas “necesitan un entorno de estabilidad para poder llevar a cabo sus inversiones y sus planes de desarrollo”. Además, señaló que España todavía tiene un déficit alto, lo que puede llevar a hacer importantes reformas.

Respecto esto, pidió de forma tajante al Gobierno que pueda salir de las próximas elecciones que no lleve a cabo medidas fiscales que “menoscaben la iniciativa del empresario y el consumo interno”. Por ello, demandó que las medidas que se lleven a cabo para reducir los desequilibrios en las cuentas públicas se tenga cuidado con las iniciativas fiscales. También pidió apoyo por parte del próximo Ejecutivo hacia el sector. “Damos estabilidad al país y vertebramos al territorio. Queremos ser la locomotora de la economía, del empleo y de la imagen de España”, recalcó.

En referencia al mercado exterior, del que dependen las exportaciones y el turismo que impulsan a la industria, García de Quevedo se mostró tranquilo al considerar que no prevé que eso cambie los planes para la industria de crecimiento en el extranjero.

El directivo también se refirió a la polémica por las ventas a pérdidas en los supermercados que están denunciando los agricultores, tanto en el aceite como en la leche. Aunque se remitió a las organizaciones empresariales concretas de esas industrias, García de Quevedo apuntó que “no somos favorables de está práctica” y se congratuló de que las autoridades “hayan abierto investigaciones para reconducirlo”.