Empleo público

Ya hay 22.200 profesores y sanitarios más que en 2008

Las comunidades tienen 14.737 profesores no universitarios más que en 2008 y 7.477 profesionales sanitarios más

Aún así, las plantilllas autonómicas no han superado el nivel de empleo precrisis

Ya hay 22.200 profesores y sanitarios más que en 2008 Ampliar foto

Las comunidades autónomas ya casi han recuperado los 60.166 empleos que destruyeron desde el inicio de la crisis en 2008 hasta enero de 2016. Según los últimos datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, solo quedarían por recuperar 5.333 empleos para volver a alcanzar el nivel de ocupados que trabajaba antes de la crisis para las administraciones autonómicas (1,30 millones), que son la principal administración empleadora del sector público.

No obstante, la contratación en las comunidades autónomas no ha funcionado al mismo ritmo que en el sector privado. De ahí, que el máximo nivel de empleo autonómico no se dio ni en 2008, ni en 2010, cuando se iniciaron los recortes presupuestarios, sino que se produjo en 2012, el sector público empleado por las comunidades daba trabajo a 1,35 millones de personas. Por tanto, aún quedarían algo más de 57.000 empleos por recuperarse para llegar al pico máximo de contratación autonómica.

Dicho esto, si se observa qué ha ocurrido en detalle, en función de los distintos servicios públicos, entre 2008 y 2016, desde el inicio de la crisis y tras los dos últimos año de recuperación económica y de empleo, la conclusión general es que este año hay ya 14.735 profesores no universitarios más que hace ocho años y 7.477 profesionales de la sanidad más (médicos, enfermeras, auxiliares etc.).

Asimismo, tras todos estos años hay 5.368 profesionales más en los departamentos de justicia que dependen de las comunidades autónomas.

Otro nicho de empleo público han sido los cuerpos policiales, en aquellas comunidades, que tienen transferidas dichas competencias. Si bien, en este punto Cataluña se llevó la palma con la contratación de 2.730 efectivos, el 96% de todo el empleo creado en estos departamentos.

¿Donde se concentraron por tanto los recortes de empleo en las administraciones regionales? Fundamentalmente en los puestos y departamento de gestión de las consejerías y otros organismos autonómicos.

En concreto, entre 2008 y 2016 se destruyeron 36.263 empleos de este tipo y solo se han creado 5.368. De esta forma, el saldo neto es la destrucción de 35.737 puestos de trabajo administrativos y de gestión, que son casi la mitad de todos los recortados en la crisis por parte de los gobiernos autonómicos.

Hay varias comunidades que concentraron especialmente sus recortes de empleo en aquellos relacionados con la gestión. Es el caso de Castilla-La Mancha, que disminuyó estos puestos en un 39% entre 2008 y 2016; seguido de Murcia, con un recorte de este tipo de empleo, del 31%; la Comunidad Valenciana, con un 30% menos de estos efectivos y Andalucía, que hizo un ajuste del 21%. Solo Cataluña incrementó de forma destacable sus puestos de gestión en estos años, con un incremento de personal del 13,3%.

  • Grandes diferencias

La contratación de docentes no universitarios es la que mejor parada ha salido en la recuperación. De hecho, solo en los últimos dos años se han generado casi 12.500 empleos entre este tipo de profesorado.

Aunque en este área de los servicios públicos las comunidades se han comportado de forma desigual. Hubo regiones como La Rioja, Aragón y País Vasco que aumentaron su número de profesores n o universitarios por encima del 10%; y Navarra y Valencia rozaron este porcentaje. Mientras que otras comunidades destruyeron empleo en este área de la educación. Extremadura, con un recorte de profesores del 7,2% y Cataluña, con 6,5% menos, encabezan esta lista en la que también están Madrid (-4,8%) Canarias (-2,9%);Asturias (-2,3%); y Castilla y León (-1,1%).

En cuanto al comportamiento del empleo público autonómico en los servicios sanitarios, también fue muy heterogéneo, según los territorios. Es especialmente llamativo el caso de las Islas Baleares, que incrementaron un 45% su personal sanitario. Seguidamente, Murcia y Canarias aumentaron este tipo de profesionales un 18% y 16%, respectivamente. También Castilla-La Mancha, Navarra y Cataluña anotaron incrementos de su plantillas sanitarias por encima del 10%.

Sin embargo en el polo opuesto se situaron las comunidades que no solo no han recuperado el empleo sanitario destruido en la crisis sino que los recortes les han dejado muy por debajo de los niveles de empleo que tenían en sus hospitales y servicios públicos de salud antes de 2008. Entre estas regiones peor paradas están Andalucía, con un 8,4% menos de este tipo de profesionales en nómina de la administración; La Rioja, con un recorte del 5,8%; Madrid y Comunidad Valenciana, que rozan una caída del 5% o el País Vasco (-1,9%).

Si bien esta radiografía es solo cuantitativa, ya que las cifras de Hacienda no reflejan la calidad del empleo creado ni del destruido en las administraciones autonómicas en este periodo.