Política monetaria en EE UU

Janet Yellen no sube tipos por el 'brexit'

La presidenta de la Fed, Janet Yellen.
La presidenta de la Fed, Janet Yellen. EFE

Sin cambios, al menos este mes. Tras dos días de reuniones, los miembros del Comité Abierto de Reserva Federal (FOMC) decidieron aplazar la subida de tipos a próximas cita. La noticia no pilla por sorpresa al mercado. Desde el pasado 3 de junio, día en que se publicó el dato de paro de mayo, el pero desde septiembre de 2010, se venía especulando con una nueva prórroga en la subida del precio del dinero. De esta forma, los tipos de interés permanecen en la horquilla del 0,25%-0,5%, nivel en el que sitúan desde que en diciembre Janet Yellen iniciara la normalización de la política monetaria.

En el comunicado remitido por la Fed, los miembros del banco central estadounidense señalaron que los últimos datos analizados evidencian una desaceleración en el ritmo de mejora del mercado laboral mientras la economía continúa emitiendo señales de fortalecimiento. Y es que según los datos publicados en mayo, el empleo sigue creciendo pero a una menor velocidad. Es decir, la información recabada desde la cita de abril ha mostrado un signo mixto, insuficientes para decantar la balanza hacia un nuevo repunte de los tipos. A esto hay que sumar la incertidumbre que reina en los mercados con Reino Unido y su referéndum como principales elementos desestabilizadores. De hecho, durante la rueda de prensa Yellen reconoció que uno de los factores determinantes a la hora de no tocar los tipos ha sido el brexit por la repercusión que este fenómeno tiene en la economía mundial.

Respecto a la inflación, la Fed afirmó que esta permanece por debajo del objetivo del 2% debido a la caída de los precios de la energía. "Para determinar el momento y el tamaño de los futuros ajustes en política monetaria, el comité seguirá muy de cerca el IPC y los objetivo de máximo empleo". Más de la mitad de los miembros del FOMC (seis) prevén una única subida de los tipos este año, según informa Bloomberg.

En la rueda de prensa que siguió a la decisión, Yellen resaltó su sorpresa por la desaceleración de los sectores de la economía no vinculados al petróleo. Como viene siendo habitual en sus intervenciones, la presidenta de la Fed reiteró que la "normalización de la política monetaria no sigue un curso preestablecido". Es decir, que se ajustará a la evolución de la economía. "La política monetaria ayuda a conseguir objetivos, no los establece", afirma.

La responsable del banco central de EE UU confía en que la caída del gasto en los hogares registrada en el primer trimestre sea temporal. Asimismo, destacó que la inflación subyacente se aproxima al 1,5%.

Los inversores, que estaban a la espera de conocer nuevos datos sobre el futuro de la política monetaria en EE UU, apenas varían su comportamiento. Wall Street, que ha abierto al alza, mantiene los ascensos del 0,3% mientras el dólar se deprecia un 0,5% hasta los 0,88 euros.