Elecciones 26J

Sevilla pide que se deje gobernar a quien reúna más apoyos parlamentarios

La tesis de Sevilla hubiera permitido al PSOE gobernar tras cerrar un acuerdo con Ciudadanos

Aunque sus palabras también abren la puerta a que los socialistas se abstengan a favor del PP.

El exministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.
El exministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla. EFE

El exministro de Administraciones Públicas y coordinador económico del PSOE, Jordi Sevilla, ha reclamado que, para evitar unas terceras elecciones generales, se deje gobernar a aquel candidato que concite más apoyos en el Congreso. “Para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”, ha escrito Sevilla en su cuenta personal de Twitter.

Esta afirmación ha generado una gran repercusión en las redes sociales, lo que llevó al exministro socialista ha insistir en su idea. “Me preocupan aquellos que critican dejar gobernar al candidato más votado por el Parlamento. ¿Qué quieren? ¿Que gobierne el que menos apoyos reúna?”, ha plantado.

Esta es la tesis que el PSOE ha venido defendiendo. De hecho, en la fallida investidura de Pedro Sánchez los socialistas insistían en que, gracias al acuerdo suscrito con Ciudadanos, su líder contaba con más apoyos parlamentarios que el del PP, Mariano Rajoy (130 escaños de PSOE y C’s frente a los 119 del PP).

Sin embargo, en caso de que el PSOE no llegara a ningún acuerdo con Unidos Podemos tras el 26 de junio, ni reeditara su pacto con Ciudadanos, esta afirmación de Sevilla abre la puerta a una posible abstención del PSOE ante un Gobierno del PP para evitar una hipotética tercera llamada a las urnas.

Aun así, el secretario general de los socialistas siempre ha dejado claro que su partido nunca permitiría la investidura de un candidato del PP, ni directa (voto a favor) ni indirectamente (mediante la abstención). A pesar de que las encuestas dan al PSOE como tercer fuerza política, todo apunta que la aritmética parlamentaria dejará a los socialistas la responsabilidad de evitar unas terceras elecciones.