Plan de refinanciación

‘Hedge funds’ no acreedores rivalizan con los bonistas para controlar Abengoa

Están dispuestos a entrar en el plan de refinanciación con 500 millones

‘Hedge funds’ no acreedores rivalizan con los bonistas para controlar Abengoa

Una parte de las gestoras de fondos de inversión que anunciaron el pasado mes de marzo su compromiso con el plan de refinanciación de Abengoa han dado un paso atrás . Pero en el baile entran nuevos invitados: hedge funds sin bonos del grupo.

Estos nuevos actores han mostrado su disposición de inyectar unos 500 millones de euros de dinero nuevo en el grupo de ingeniería, que ha reducido sus necesidades de liquidez a entre 600 y 800 millones de euros, según apuntan fuentes conocedoras del proceso. Los bancos, eso sí, deberían poner avales por alrededor de 250 millones de euros para que el plan fuera viable.

El grupo de inversores ancla liderados por Houlihan Lokey todavía está decidiendo su papel de rescatador de Abengoa. Yeso que se comprometieran a poner dinero en el plan de salvamento con el que el juez aceptó ampliar hasta octubre el plazo para que la compañía logre recabar el apoyo de al menos el 75% del pasivo financiero para su homologación judicial.

Attestor, BlackRock, Centerbridge, Delta A. M., D. E. Shaw, Elliott Management, Eton Park, Invesco, KKR, Oak Hill y Värde eran las gestoras que, bajo el liderazgo de Houlihan Lokey, participaron en la puesta de largo del plan industrial de Abengoa hace ya tres meses. Un comité que según declararon entonces contaba con cerca de un 40% de la deuda cotizada del grupo, con un nominal total de 3.300 millones de euros.

Ahora, algunas de estas entidades han roto su compromiso y se han desalineado. Esto ha abierto el paso a otros fondos, que según explican fuentes conocedoras del proceso, en su mayor parte no tienen deuda cotizada de la compañía, pero estarían dispuestos a entrar en el proceso de reestructuración. Eso sí, como condición habrían exigido unos intereses y prendas mayores que los solicitados por Houlihan Lokey, que acordó que el dinero nuevo tuviera un tipo de liquidez anual del 5%, que llegaba a elevarse hasta en el 18% efectivo con las comisiones de apertura y vencimiento.

Otra petición clave sería que los bancos que prestaron los 231 millones de euros a Abengoa en dos créditos los pasados meses de septiembre y diciembre liberaran la garantía de algo más del 11% que conservan en Atlantica Yield. Los fondos capitaneados por Lokey se quedaron con un 14,3% de Atlantica como prenda por los 137 millones que inyectaron en marzo. Los bancos del entonces G7 mantuvieron algo más de un 11%. Los nuevos prestamistas requieren ese porcentaje como garantía para ellos.

Los bancos del G6 –Santander, CaixaBank, Popular, Bankia, HSBC y Crédit Agricole– han mostrado su disposición a colaborar en la aportación de liquidez que necesita Abengoa, aunque se mantienen a la espera de conocer cuál es la cifra final que aportan estos nuevos hedge funds y si alguna de las gestoras de Houlihan Lokey se suma finalmente. Además, estas entidades financieras han mostrado su predisposición a implicar a otros bancos que engrosan la lista de acreedores financieros de la compañía de ingeniería. Las necesidades de liquidez de Abengoa han ido mutando conforme avanzaban los meses. Así, los entre 1.500 y 1.800 millones que la empresa anunció que precisaba a finales de marzo se han reducido a entre 600 y 800 conforme ha ido menguando la cartera de proyectos del grupo, dado que o ha vendido proyectos o los ha perdido.