Sector financiero

Las agencias de calificación ven positiva la ampliación de Popular

Mediobanca se ha sumado al consorcio para asegurar la nueva inyección de capital

Fitch mantiene el rating de la entidad financiera en BB- con perspectiva favorable

Vista de una sucursal del Banco Popular. EFEArchivo
Vista de una sucursal del Banco Popular. EFE/Archivo EFE

Las agencias de calificación crediticia Fitch, Moody´s y DBRS consideran positiva para la solvencia de Banco Popular la ampliación de capital anunciada el jueves por 2.505 millones de euros, y que arrancó ayer. Destacan también la venta de activos tóxicos que tiene previsto realizar el banco. Mediobanca, mientras, se ha sumado al consorcio de entidades aseguradoras de la ampliación.

La agencia de calificación crediticia Fitch ha decidido mantener el rating de Popular en BB- (grado de especulación) con perspectiva positiva tras el anuncio el jueves pasado de la ampliación de capital por 2.505 millones de euros. La perspectiva positiva refleja un potencial de subidas para las calificaciones del banco dentro de los próximos uno o dos años, o incluso antes, en el caso de reducir sus activos.

Fitch ve potencial en el banco a la hora de acelerar las cesiones de los activos problemáticos una vez haya ampliado capital, pero advierte de que las calificaciones se mantendrán “bajo presión” si se produce cualquier contratiempo en el recorte de improductivos o si se deteriora la financiación o la liquidez.

La agencia de calificación insiste en que la reducción de activos problemáticos permitirá al banco tener un mayor margen de maniobra a la hora de absorber “choques inesperados” y apunta que la entidad podrá seguir beneficiándose de su “capacidad elástica” para generar ingresos gracias a su “buena” franquicia de pymes y a sus costes de eficiencia.

Otra agencia de calificación, en este caso Moody’s, considera que la ampliación es “positiva para la solvencia” de la entidad que preside Ángel Ron porque fortalecerá la capacidad de absorción de pérdidas del banco español. La firma de calificación crediticia señala que la ampliación de capital busca compensar el impacto negativo en la solvencia de la entidad de los 4.700 millones de euros en provisiones que el banco espera anotarse este año y que supondrán pérdidas considerables.

Moody’s destaca que una mayor capacidad de absorción de riesgo situaría a Popular “sobre una base más sólida”, permitiéndole sacar sus exposiciones problemáticas y alcanzar su objetivo de reducir dicha exposición en 15.000 millones en los tres próximos años.

“Debido a la magnitud de las provisiones esperadas, Banco Popular reportará una pérdida considerable en 2016, pero unos niveles de cobertura más fuertes en el futuro deberían contribuir a la modesta rentabilidad recurrente del banco, que se ha visto reducida por los elevados costes del crédito en los últimos años”, apunta la agencia.

De esta forma, Moody’s anticipa una mejora de la rentabilidad. Este es, de hecho, el principal motivo por el que el banco explica que ha realizado la ampliación. Su presidente, Ángel Ron, declaró a este periódico el jueves pasado que “solo el mercado nos ha presionado para llevar a cabo la ampliación”. El director general financiero, Francisco Sancha, también explica a los analistas e inversores que nadie “ha obligado” al banco a realizar esta ampliación.

La agencia DBRS publicó el viernes una nota en la que explica la decisión de la ampliación de Popular como un paso necesario para acelerar el saneamiento del legado de activos improductivos.

Afirma que Popular se encuentra presionado para mejorar su rentabilidad (su ROE al cierre del año era del 0,84%) en un entorno de tipos de interés extremadamente bajos y de continuos requerimientos regulatorios, aunque la agencia manifiesta que tras el refuerzo en mejorar sus coberturas el banco debería encontrarse en una mejor posición para restablecer su rentabilidad recurrente, que ha estado penalizada por sus activos improductivos (que suman 27.000 millones de euros) legados de la crisis.

La agencia de calificación del riesgo espera que Banco Popular continúe manteniendo el foco en la venta de inmuebles y de carteras y que se beneficie de la continuada mejora de la economía española.

DBRS pone en valor la fortaleza la franquicia dedicada a pymes del banco que preside Ángel Ron.

  • Nuevo asegurador

Mediobanca, por otra parte, se ha sumado al consorcio de entidades que ha asegurado el éxito de la ampliación de capital de Popular y actuará como asesor de la operación. Popular cuenta con más de una docena de bancos, entre ellos los dos principales bancos españoles, Santander y BBVA, en el sindicato que asegurará la emisión de más de 1.950 millones de nuevas acciones. Eso se traduce en el 97,34% de la operación, pues el resto queda cubierto por su socio Allianz.

UBS y Goldman Sachs, coordinadores de la colocación, cubren un 21,95 y un 15,97% de la macroampliación, 440 y 320 millones, respectivamente.

Por otra parte, el baloncestista Pau Gasol se ha convertido ahora en la imagen de la ampliación de capital que está realizando el banco y de su nueva banca móvil. El deportista también es la imagen de Tenemos un Plan, por el que Popular ha vinculado a unos 140.000 clientes desde su lanzamiento a finales de septiembre.

Pau Gasol mantiene un acuerdo con Popular desde 2007 y se extiende hasta el año 2019.

Los derechos de suscripción caen el 1,83% el primer día

Los derechos de la ampliación de capital anunciada por Banco Popular comenzaron a cotizar ayer en la Bolsa española, y lo han hecho a la baja, ya que al cierre de la sesión han registrado unas pérdidas del 1,83%. Un porcentaje mucho menor que el que han llegado a sumar durante la sesión, en la que han llegado a perder más del 6%. El banco también ha comenzado a vender títulos a los minoritarios a través de su red de sucursales.

Las acciones de la entidad financiera, al contrario de lo ocurrido con los derechos de suscripción y de las sesiones previas, en las que se habían dejado más del 30%, se han tomado un respiro y han subido el 0,63%, hasta 1,43 euros por título. El pasado jueves, la firma que preside Ángel Ron anunció una ampliación de capital por valor de 2.500 millones de euros, con la que pondrá en circulación algo más de 2.000 millones de acciones nuevas a un precio de 1,25 euros (0,50 euros de nominal y 0,75 euros de prima de emisión).

Con dicha operación, la entidad espera fortalecer su balance, rentabilidad, solvencia y la calidad de sus activos, ya que el banco se ha marcado como objetivo una desinversión en activos improductivos de 15.000 millones de euros entre 2016 y 2018.

Según el calendario fijado, la ampliación de capital se realizará mediante una colocación en la que los accionistas tendrán desde el 28 de mayo y hasta el 11 de junio, la posibilidad de ejercer su derecho de suscripción preferente. Los derechos de la ampliación de capital han comenzado a cotizar ayer en una operación que se prolongará hasta el 10 de junio. Ya el 17 de junio, y mediante hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Popular publicará las acciones nuevas suscritas por los accionistas, y ya el 21 de junio, el resultado del aumento del capital. Un día más tarde, el 22 de junio, está prevista la admisión a cotización de las nuevas acciones que se espera comiencen a cotizar en la Bolsa el día 23.

Ante la ampliación de capital con derecho de suscripción preferente de Popular, los accionistas tienen tres opciones: acudir a la operación, no hacerlo, o no hacer nada. En el último caso (en el que los accionistas no hacen nada), se extinguirán automáticamente los derechos de suscripción de preferente, mientras que si los accionistas deciden no acudir a la ampliación, sus derechos se venderán en Bolsa. Si los accionistas deciden acudir a la ampliación, pueden participar con todos los derechos de los que son titulares, comprar más o vender parte de ellos. La entidad ha habilitado una página web especial para facilitar ejercer este derecho.

Fuentes del mercado aseguran que los inversores institucionales de Popular ya han dado órdenes entre el jueves y el viernes para sindicar unos 4.500 millones de euros, es decir, 2.000 millones por encima de lo que está fijado en la ampliación. El director general financiero, Francisco Sancha, y su equipo, además de los equipos de UBS y Goldman Sachs han iniciado el road show y se han reunido con más de 220 inversores, y tienen cerradas las reuniones de las dos próximas semanas con más inversores.