El Foco

Liderazgo verde: una inversión rentable

Liderazgo verde: una inversión rentable

¿Qué podría darnos acceso a unas ciudades saludables, un paisaje verde, océanos limpios y un futuro para nuestros hijos? En una palabra: inversión. Desde hoy y hasta el 3 de junio, la Comisión Europea organiza la Semana Verde (Green Week), siete días durante los cuales se resaltará en toda Europa la idea de que oponer la economía al medio ambiente está pasada de moda. En su lugar, nuestro futuro se basará en las inversiones que integren la oportunidad económica con la práctica ambiental sostenible. Insistiré en el vínculo entre la inversión y nuestro futuro ambiental con un enfoque diferente cada día.

Suele decirse que “la necesidad aguza el ingenio” y se puede añadir que la inversión es “el pariente rico”. Durante esta semana se pondrá de manifiesto que para progresar es necesario fomentar la innovación y asumir riesgos. Y no se trata únicamente de promocionar a los inventores, porque son los inversores quienes innovan y asumen riesgos de mayor envergadura. Para las empresas del sector ambiental, el acceso a la financiación puede ser difícil debido a la falta de comprensión de los nuevos modelos de negocio en los que se fundamentan. Para el inversor tradicional, los proyectos pueden ser a un plazo demasiado largo o excesivamente arriesgados.

Pero no tener en cuenta la presión medioambiental supone un riesgo en sí mismo para los inversores. Las presiones sobre los recursos pueden conducir a crisis de abastecimiento y a una oscilación de precios con grandes repercusiones en los resultados de la inversión, y los inversores y los gestores de fondos deben tener estos factores cada vez más presentes. Son muchas las empresas que están adoptando una visión a largo plazo, puesto que comprenden que una inversión basada en un rendimiento cuatrimestral es de corto alcance y no da lugar a beneficios sostenibles. También los Gobiernos están analizando las normativas sobre obligaciones fiduciarias, gobernanza e informes para corregir estos fallos del mercado en nuestros sistemas financieros.

"Las empresas que mejor capearon la crisis son las que han apostado por inquietudes ambientales”

El Plan de Inversiones para Europa aborda exactamente este aspecto. El Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), el núcleo de dicho plan, tiene como objetivo general movilizar la inversión de 315.000 millones de euros en Europa como mínimo en los próximos tres años, con un cálculo de 50.000 millones de euros de inversión asignados para finales de 2015. Las inversiones del FEIE ayudarán a estimular la financiación privada, en especial en áreas en las que la banca comercial duda en participar. De los 54 proyectos que el Banco Europeo de Inversiones ha preseleccionado para la financiación a través del FEIE, 18 son medioambientales. Esto supone una auténtica innovación. Otras herramientas, como el Mecanismo de Financiación de Capital Natural, buscan superar la infravaloración del capital natural y explotar el potencial de los servicios ecosistémicos. Algunos Estados miembros encabezan esta tendencia con la emisión de bonos verdes.

También se suele decir que el “liderazgo es una inversión rentable”. Este es sin duda el caso cuando nos fijamos en el liderazgo medioambiental producido durante estos últimos años. Las empresas que mejor han capeado el temporal de la recesión son las que han demostrado liderazgo, han apostado por inquietudes ambientales y han invertido en proyectos con vistas al futuro. En la UE, las industrias ecológicas crecieron más de un 50% entre 2000 y 2011, y el empleo en servicios y bienes medioambientales pasó de 2,9 a 4,3 millones entre 2000 y 2012 .

La economía circular es un buen ejemplo. Los modelos de economía circular, adecuadamente diseñados, pueden llevar a una triple victoria: económica, social y ambiental.

Para que estos cambios se hagan realidad, tenemos que establecer el marco adecuado para generar la confianza de los inversores, así como emplear el sistema financiero en proyectos sostenibles, no solo de bienes y servicios ecológicos, sino también para financiar soluciones sostenibles en la agricultura, la industria, la energía, el agua, la construcción, el transporte, el saneamiento y otros muchos sectores.

Cada uno de los días de la Semana Verde nos formularemos una de estas preguntas:

  • ¿Qué podemos hacer para que las ciudades sean mejores lugares para vivir?
  • ¿Cómo garantizamos que nuestro campo se mantenga en buen estado y fértil a largo plazo?
  • ¿Cómo financiamos los cambios necesarios para un futuro más verde?
  • ¿Cómo garantizamos que los océanos se mantengan en buen estado y productivos a largo plazo?
  • ¿Cómo podemos asegurar la prosperidad y el bienestar a largo plazo de las generaciones futuras?

La Unión Europea se ha puesto a la cabeza en las iniciativas para crear un sistema financiero que apoye el desarrollo sostenible, pero todavía queda mucho por hacer. Si combinamos todos nuestros esfuerzos y creatividad, seguro que daremos con las respuestas a estas preguntas y juntos nos comprometeremos a adoptar una serie de pasos para invertir en un futuro más ecológico.

 Karmenu Vella es comisario europeo de Medioambiente, Asuntos Marítimos y Pesca.