'Geoblocking' en la red

Mickey Mouse no podrá discriminar entre franceses y españoles

Bruselas prohíbe el “derecho de admisión” en internet

Disneyland París.
Disneyland París.

La Comisión Europea tiene previsto aprobar este miércoles un proyecto de Reglamento para prohibir en internet el llamado geoblocking o medidas que impiden a los consumidores de un país entrar en las páginas web de otro. Algunas empresas utilizan esa discriminación para parcelar el mercado e impedir que los internautas se beneficien de las mejores ofertas disponibles. La CE, por ejemplo, acusó recientemente al parque Eurodisney de ofrecer precios distintos a los internautas en función de su país de origen y de impedir que los visitantes de fuera de Francia se beneficiasen de las ofertas disponibles para los clientes locales. Es decir, cuando los turistas españoles que querían comprar una entrada para ver a Mickey y Minnie en la web francesa, porque ofrecía tarifas en ocasiones más atractivas, se veían derivados al portal en España.

Bruselas asegura que recibe cada año cientos de quejas por ese motivo. Y la actual Comisión, presidida por Jean-Claude Juncker, se propuso terminar con el geoblocking como uno de los principales objetivos de su estrategia para crear un mercado digital único.

El Reglamento prohibirá el geoblocking siempre que sea “por razones injustificadas”, como es el caso de la venta transfronteriza de bienes o servicios. En esos casos, la discriminación geográfica solo se permitirá en casos muy excepcionales relacionados, por ejemplo, con cuestiones de salud pública o seguridad.

“Damos la bienvenida a la prohibición del geoblocking injustificado”, ha señalado la eurodiputada del grupo Liberal, Dita Charanzova. “Respaldamos por completo la lucha contra la discriminación entre los ciudadanos de la UE”.

La prohibición, sin embargo, no será completa ni inmediata, según fuentes europeas. El Reglamento no afectará al sector audiovisual, que ha llevado a cabo una feroz campaña en contra de la prohibición del geoblocking. Los productores aseguran que la parcelación del mercado en función de los derechos de copyright en cada país constituye una parte esencial de su estrategia comercial para rentabilizar la inversión.

  • Contenido europeo obligatorio

La Comisión también tiene previsto revisar al Directiva europea sobre servicios audiovisuales, para conceder mayor margen de maniobra a las cadenas de televisión en la distribución horaria de la publicidad, aunque manteniendo el límite actual del 20% de la programación

La nueva norma también impondrá una cuota de producción europea a las plataformas de vídeos bajo demanda, como Netflix o Amazon. El 20% de su oferta deberá ser de origen europeo y además los Estados podrán exigirles una contribución financiera para su producción nacional.

  • Aviso a las plataformas

La CE también lanzará su primera andanada contra las llamadas plataformas de internet, un término que puede incluir desde Google a Amazon o Airbnb. Las compañías de telecomunicaciones llevan años quejándose de que muchas de las compañías de internet ofrecen servicios asimilables a la telefonía y la transmisión de datos pero sin las mismas obligaciones que las operadoras tradicionales ni el mismo control regulador. Bruselas de momento no regulará esos servicios pero anuncia su intención de ampliar la vigilancia. El grupo liberal del Parlamento Europeo se muestra reacio a esta iniciativa porque, en su opinión, “la definición de plataforma es demasiado amplia y podría cubrir a todo internet, lo cual es una receta para acabar en un exceso de regulación.