Reunión del Eurogrupo

La troika se resquebraja por las discrepancias del FMI sobre Grecia

El FMI quiere forzar una rebaja de la deuda griega de 84.000 millones

La solución, que debe contar con el apoyo de Alemania, pasaría por que el Fondo ostente un papel secundario

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (i), el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem (c) y el ministro de Finanzas luxemburgués Pierre Gramegna (d) durante la reunión del Eurogrupo celebrada en Bruselas, Bélgica hoy para la primera revisión del tercer rescate a Grecia y avanzar hacia el alivio de la deuda helena.
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble (i), el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem (c) y el ministro de Finanzas luxemburgués Pierre Gramegna (d) durante la reunión del Eurogrupo celebrada en Bruselas, Bélgica hoy para la primera revisión del tercer rescate a Grecia y avanzar hacia el alivio de la deuda helena. EFE

La troika (CE, BCE y FMI), nacida en 2010 para el primer rescate de Grecia, parece condenada a perder a uno de sus miembros, al menos, temporalmente. El FMI dejó hoy claro a los ministros de Economía de la zona euro sus serias discrepancias con el programa de un tercer rescate que el organismo internacional considera tan abocado al fracaso como los dos anteriores, si no se procede a una reestructuración de la deuda griega.

A pesar de las críticas del FMI, el Eurogrupo se mostró ayer dispuesto a dar el visto bueno a las últimos ajustes aprobados por el Gobierno de Alexis Tsipras, lo que podría permitir la liberación en los próximos días de otro tramo del tercer rescate, bloqueado desde el pasado verano.

El FMI supedita su participación en el rescate a una rebaja de la carga financiera de Atenas de hasta 84.000 millones de euros. El ministro alemán, Wolfgang Schäuble, descartó que las medidas de alivio puedan adoptarse antes de las elecciones generales en Alemania de 2017, lo que obligará a la zona euro a prescindir de la contribución del FMI en un recate que absorberá otros 86.000 millones de euros hasta 2018.

“Tomaremos las decisiones cuando haga falta”, señaló Schäuble a su llegada a Bruselas. Y recalcó que el no puede comprometerse en nombre del futuro Gobierno alemán. “Yo tengo ahora legitimidad y en 2018 tendrán que decidir quienes hayan sido elegidos por el pueblo alemán en 2017”, añadió Schäuble.

El choque de Berlín con el organismo presidido por Christine Lagarde oliga a los ministros a buscar un acuerdo que permita liberar nuevos préstamos para mantener a flote a Atenas sin que el FMI dé la espantada definitiva.

El borrador del acuerdo busca el equilibrio entre la promesa de una reestructuración, reclamada por el Fondo, y las garantías de que su ejecución definitiva tendrá lugar tras los comicios en Alemania.

Compromiso

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se mostró confiado en la continuidad del FMI “porque para algunos países es muy imporante”.

El Gobierno alemán, entre otros, necesita el visto bueno de su Parlamento para la entrega de nuevos préstamos a Grecia. Y el Bundestag impone como condición la presencia en Grecia del FMI. Fuentes del Eurogrupo apuntaron como solución que el FMI asuma un papel secundario en la troika, como asesor externo, pero sin participar financieramente en el rescate. El FMI ya jugó ese papel en el rescate de la banca. Y las fuentes consultdas consideran que el parlamento alemán podría conformarse con esa presencia, más o menos simbólica, del FMI en el caso de Grecia.

La prioridad, señalaron varias delegaciones, es evitar “otra crisis de liquidez como la del año pasado”, cuando Grecia estuvo al borde de la suspensión de pagos e, incluso, dejó cuentas sin saldar con el FMI. Bruselas no quiere un nuevo drama en plena crisis de los refugiados (con Grecia como pieza fundamental del acuerdo con Turquía para frenar la llegada de aspirantes al asilo) ni en la recta final hacia el referéndum del Reino Unido sobre su continuidad en la Unión Europea (el 23 de junio).