Arte

La pintura como un grito de dolor y de denuncia

El MAC de A Coruña dedica, por primera vez en España, una exposición a Hakon Bleken, figura del arte contemporáneo noruego

El artista noruego Hakon Bleken, ayer, en la exposición que el MACde A Coruña le dedica hasta el 24 de julio.
El artista noruego Hakon Bleken, ayer, en la exposición que el MACde A Coruña le dedica hasta el 24 de julio.

A sus 87 años de edad, es capaz de completar uno de sus cuadros en un tiempo de entre una o dos horas. Reconoce, eso sí, que los más complejos han llegado a ocuparle durante años, pero la vejez no ha actuado todavía como un freno para su actividad pictórica, que, además, no destaca por su sencillez. Hakon Bleken (Trondheim, Noruega, 1929), es una celebridad de la cultura noruega que, en cambio, no ha llegado al gran público del arte contemporáneo en España. Algo que, al menos desde ahora, tiene solución.

El Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa de A Coruña (MAC), con el apoyo de la compañía Knutsen OAS, inauguró ayer la exposición El camino entre la abstracción y la figuración, la primera que se dedica en España a la figura de Bleken. Nombrado Caballero de la Orden Real de Noruega en 1990, un mural suyo preside la estación central de Oslo, pero hasta ahora no había encontrado un hueco en las pinacotecas españolas. Esta muestra recoge un total de 58 obras elaboradas en los últimos diez años de creación del artista, incluidas algunas inéditas, creadas específicamente para ella. “Recibir esta propuesta ha sido un gran honor”, reconocía ayer Bleken.

Myself, de Hakon Bleken
Myself, de Hakon Bleken

Su estilo está marcado por la oscuridad, la muerte, el sufrimiento, la preocupación por el paso del tiempo, la sensibilidad, la de alguien que ha vivido en sus carnes conflictos como la Segunda Guerra Mundial o la transformación de la sociedad europea. Su primer gran reconocimiento se produjo en 1971, gracias a una serie titulada Fragmentos de una dictadura, realizada en carboncillo, en la que plasmaba un mensaje de denuncia. De hecho, se le señala como un activista desde la pintura, aunque el autor lo analiza como una etiqueta no buscada. “La preocupación por las cuestiones sociales, y su reflejo en las obras, empezaron hace 40 años, como consecuencia de la muerte de mis padres. Esa desazón interna, más que cualquier otro factor externo, condujo a eso”.

Una de las comisarias de la exposición, María Toral, describió ayer a Bleken como “un filósofo del arte”, alguien que vuelca en la pintura sus preocupaciones más íntimas, ya sea en óleos de gran formato o en collages de recortes de periódicos. En las 58 obras expuestas queda reflejada esa preocupación íntima, que no solo no esconde sino que deja patente con la inclusión de su autorretrato en muchas de ellas, como en la serie dedicada al horror del Estado Islámico y la crisis de los refugiados. En ella, el rostro de Bleken aparece rodeado de yihadistas encapuchados: “Es una forma de representarme dentro del mundo actual en el que vivimos”, explicó. “¿Por qué me preocupo tanto por la muerte? Porque ya soy viejo”, continuó, bromeando, el artista, que, más serio, explicaba así esa inquietud: “A partir de los 40 años, ya te das cuenta de que avanzas hacia la muerte, de que es algo que no tiene freno. La muerte es la fundadora de todo en la vida: del amor, del sexo… Todo tiene a la muerte de trasfondo”.

La exposición se mantendrá abierta al publico en el MAC, de forma gratuita para los visitantes, hasta el próximo 24 de julio.

“Picasso nos ha influenciado a todos los artistas”

La pintura como un grito de dolor y de denuncia

Hakon Bleken, pese a lo que pueda decir su edad, sigue considerándose un artista en activo. En un recorrido con un reducido grupo de periodistas por la exposición, que le dedica el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa de A Coruña, reconoce, eso sí, un cierto cansancio físico y, ante todo, pide disculpas por un inglés un tanto atropellado. Pero la edad, en el caso de Bleken, juega a su favor, y le ha permitido absorber y aplicar lo mejor de los grandes artistas contemporáneos de todo el mundo.
Su gran referente, explica Bleken, es el suizo Arnold Böcklin, artista del siglo XIX que se convirtió en una importante influencia para el surrealismo de la primera mitad de siglo XX. En especial, su serie "La isla de los muertos", que Bleken ha interpretado en La isla de la muerte, que está expuesta en el Museo de Arte Contemporáneo. Precisamente, el hecho de trabajar en series le permite “expresarse de una manera más amplia”. Pero Böcklin no ha sido su única inspiración.

Hakon Bleken explica que siempre ha tenido un gran interés en la cultura y el arte español, cuyos referentes también le han servido de inspiración. “Para mí es muy importante exponer en España, estoy muy influenciado por la cultura del país y por sus pintores, que han tenido un gran peso en mi trayectoria”, comenta el artista.

Menciona nombres ilustres como Joan Miró, Salvador Dalí, Antoni Tàpies o el de Antonio Saura, y, por supuesto, el de Pablo Picasso.
“Es el más representativo, el gran artista moderno. Todo el mundo está influenciado por él”.

Según Bleken, “lo más importante de Picasso, para mi y para todos los artistas, es que limpió el lenguaje artístico de sentimentalismo”, mientras que, de Dalí, ensalza “un lenguaje totalmente diferente al del resto”. Tener diferentes estilos como referencia, explica, “es muy bueno”, aunque, al mismo tiempo, “si los limitas, puedes concentrarlos mejor para después poder expresarte”.