Los jóvenes no quieren ser autónomos

Apenas suponen el 1,9% de los profesionales por cuenta propia persona física. Únicamente hay 38.000 en España con menos de 25 años

Los jóvenes no quieren ser autónomos

Los jóvenes prefieren la estabilidad al riesgo a la hora trabajar. Así lo avalan los datos de los informes que maneja la Federación de Asociaciones de Autónomos ATA, en donde en el primer trimestre de año los autónomos persona física con menos de 25 años representaban apenas el 1,9% del total con 38.019 profesionales. Precisamente en esta franja de edad se concentra la mayor reducción en este comienzo de 2016, con un 1,1%.

Al igual que disminuye el número de trabajadores por cuenta propia menores de 25 años, también hay que destacar el crecimiento de los nuevos autónomos con más de 40 años, frente a la pérdida de los menores de edad. Abarca a 7 de cada 10 autónomos persona física, con 1.384.999 de los 1.961.282 que tiene España.

Casi la mitad de los profesionales que desempeñan sus labores como profesionales por cuenta propia se encuentran en la franja comprendida entre los 40 y 54 años (45,5%). El 27,4% está entre los 25 y 39 años, mientras que el 25,2% tiene 55 o más años. Se aprecia un problema en cuanto a relevo generacional.

A medida que se cumplen años también se incrementan el número de trabajadores por cuenta propia, pero por detrás no se aprecia la llegada de nuevos profesionales.

  • Las mujeres van recortando terreno

En este estudio aparece un perfil más concreto del nuevo autónomo persona física, en donde las mujeres van en aumento, con un 0,3% más en este primer trimestre de 2016, con 2.097 nuevas afiliadas al RETA. Por su parte, la presencia de los hombres se reduce en un 0,03%, en donde la caída se cifra en 428 personas.

Sin embargo, a la población femenina aún le queda mucho para alcanzar a los hombres en cuanto a cantidad. Representan apenas uno de cada tres puestos de autónomos persona física, con 680.667 profesionales. El porcentaje se va recortando, pero a una velocidad muy lenta.

Puede que la situación económica que ha arrastrado el país, en donde encontrar un empleo como asalariado resulta muy complicado, haya afectado en mayor medida a las mujeres que a los hombres.

Normas