Fondos cotizados
Desmontando mitos sobre los ETF

Desmontando mitos sobre los ETF

Ayudan a dar liquidez a los subyacentes y su peso es pequeño para colapsar un mercado.

Si hay algo que preocupa al inversor es poder coger el dinero y correr cuando lo necesite. Por eso la liquidez es uno de los temas que más preocupan. “Los ETF pueden ayudar a mejorar la liquidez”, comenta César Muro, director de gestión pasiva de Deutsche Asset Management. “Dan brillo siempre y cuando haya oro para lucir”, añade.

Los fondos de inversión cotizados, es decir, los que replican un índice bursátil con bajas comisiones, ya no son una opción marginal sino que forman parte de gran parte de las carteras, y año a año han ido creciendo hasta alcanzar un total de los dos billones de euros. De ellos, en el mercado europeo, los ETFse situaron a finales de abril en 444.900 millones de euros, recuerdan en Deutsche. Entre enero y abril los flujos netos ascendieron a 9.599 millones de euros, según Amundi.

Para ilustrar cómo dan liquidez, Muro toma la crisis de high yield, ocurrida en diciembre de 2015, periodo en que hubo fuertes caídas en estos títulos de renta fija. “Quienes quisieron salir de los fondos cotizados lo pudieron hacer.

De los 38,3 billones de euros en acciones cotizadas a nivel mundial solo hay 2 billones en ETF

En esos momentos, los ETF de bonos de alto rendimiento que negociaban diariamente en EE UU entre 500 y 1.000 millones de dólares (entre 400 y 800 millones de euros), aumentaron hasta 5.000 millones de dólares (unos 4.400 millones de euros)”.

Se negociaron 20.000 millones de dólares, con salidas de hasta 600 millones en los momentos de más pánico. Los ETF fueron una puerta de emergencia para muchos inversores que quisieran entrar o marcharse del mercado. “De todo el volumen de bonos high yield, unos 45.000 millones de dólares, 20.000 millones de bonos de alto rendimiento se negociaron a través de ETF”, comenta Muro. No hubo problemas para que los suscriptores deshicieran posiciones.

  • Marcan siempre precio

Otro ejemplo que muestra la liquidez de estos vehículos es que son capaces de marcar precio aunque el parqué no cotice. Así, si la Bolsa china de Shanghái está cerrada, el ETF continúa dando precio en Europa y en EEUU. En verano pasado en china cayeron muchas de las acciones del principal mercado asiático. Tras los desplomes, un porcentaje de los títulos dejaron de cotizar, pero los ETF siguieron marcando precio en horario americano y en británico. Esto también ocurre cuando determinados parqués cierran por las fiestas locales.

Como botón de muestra: de 120 inversores institucionales europeos, 83 los tenían suscritos a finales de 2014, de acuerdo con un sondeo realizado por la firma Greenwich Associates. Además, para el 50% de los fondos de pensiones y el 62% de los gestores estos instrumentos se están convirtiendo en herramientas estratégicas.

Un 80% de ellos lo utiliza como alternativa para rentabilizar el efectivo de la cartera mientras encuentra el activo apropiado en el que colocar el dinero. Y, un 65% de ellos lo mantienen más de dos años en el portfolio, como parte principal de sus apuestas. Por ejemplo, mediante un ETF de SP 500, Footsie 100, Euro Stoxx 50 o Nikkei 225.

  • Grandes cifras

Los datos estadísticos también avalan que no es tan fiera la bicha como se la pinta, es decir, que los ETF no son capaces de colapsar ningún mercado bursátil. Según la información recopilada por Morningstar de los 44 billones de dólares (38, 3 billones de euros) en acciones cotizadas a nivel mundial –incluidas las de países emergentes–, en ETF solo hay 2 billones de euros, mientras en pensiones hay 13 billones de euros.

La base de inversores es muy variopinta. Hay bancos centrales, planes de pensiones, hedge fund, fondos de inversión y presupuestos de las universidades anglosajonas (endowment). No son solo vehículos para profesionales cualificados o planes de pensiones, sino también para pequeños inversores, aunque en España aún tienen que popularizarse en el mercado minorista.

Los ETF no son ajenos a los movimientos del mercado. Hasta abril los flujos netos en fondos cotizados europeos se elevaron a 9.599 millones de euros. Por activos, los ETF de Bolsa perdieron 3.012 millones de euros mientras que recibieron entradas los de renta fija por importe de 11.966 millones de euros y los de materias primas recibieron 789 millones, de acuerdo con la información editada por Amundi. En nuestro país, los más importantes suscriptores de ETF son BBVA, La Caixa y Santander.

Cinco ventajas de estos fondos

Deutsche Asset Management desvela los cinco principales alicientes que tiene contratar un ETF: diversificación, liquidez, transparencia, flexibilidad y eficiencia de costes. Los fondos cotizados dan acceso a un índice (Ibex 35, S&P 500, Nasdaq, Footsie 100, Nikkei 225, DJ Euro Stoxx 50) con solo una orden de suscripción. Cubren multitud de activos: acciones, bonos, materias primas o sectores (salud, energía, agua, oro...).

Ofrecen gran liquidez porque están listados en las principales Bolsas (Nueva York, Londres, Madrid, Milán y Fráncfort) y pueden ser negociados en cualquier momento durante la sesión bursátil. Además, mediante el proceso de creación y amortización de participaciones se da liquidez a los activos subyacentes.

Normalmente se centran en los segmentos más líquidos de una clase particular de activo. Los ETF son transparentes porque publican diariamente los valores subyacentes y se conocen las comisiones totales de este vehículo.

Es flexible porque permite a los inversores expresar su asignación de activos estratégica y táctica. Facilitan un rápido rebalanceo de la cartera. Y tienen unos costes eficientes para la asignación en una cartera diversificada. Lo que ha atraído a fondos y planes de pensiones, aseguradoras y a particulares.