Materias primas

Cede el último gran bajista: Goldman ve el petróleo al alza

Escalada del precio del petróleo desde mínimos del año
Escalada del precio del petróleo desde mínimos del año

Goldman Sachs era el último gran obstáculo entre el petróleo y el cielo... al menos desde la perspectiva de las previsiones. La gran banca de inversión estadounidense mantenía su perspectiva bajista para el precio del petróleo y aún auguraba fuertes caídas, pese a la clara recuperación del oro negro que, desde que tocara mínimos el pasado 20 de enero por debajo de los 28 dólares por barril, ha avanzado más de un 75%.

Ahora el crudo celebra el cambio de opinión de Goldman conquistando nuevas metas y, con una cotización que en el caso del Brent alcanza los 48,84 dólares por barril, se encuentra en zona de máximos no ya de este ejercicio, sino de hace más de siete meses. Y es que, según el equipo de análisis de la entidad americana, la saturación que golpeaba al mercado desde mediados de 2014 ha llegado a su fin a principios de este mes. 

Petroleo Brent 78,840 -0,240%

"El mercado de petróleo ha pasado de prácticamente saturar los inventarios de crudo al déficit mucho más rápido de lo que habíamos previsto", dice Goldman en su comunicado, en el que también apunta a que la clave de este cambio en los fundamentales la ha determinado tanto una demanda más fuerte como una importante caída de la oferta del mercado global.

El pasado 17 de abril, una gran mayoría de las potencias petrolíferas se reunió en Doha para acordar, sin éxito, una congelación de la producción. Pese al fracaso, los numerosos imprevistos terminaron por lograr lo que la política no pudo. Entre el terrible incendio de Canadá, la escalada de violencia en Nigeria (cuya producción ha caído a niveles de hace 20 años) y Libia, la oferta de petróleo se ha visto dañada de forma severa.

Pero es que a estos sucesos que en mayor o menor medida son temporales, se le ha sumado, explica Goldman, una reducción de la capacidad productiva de tres de las mayores potencias de oro negro: Estados Unidos, cuya producción cae un 8,4% respecto a los máximos alcanzados en 2015 debido a la oleada de bancarrotas en el sector como motivo de los altos costes del fracking; Venezuela, que se haya sumida en una profunda crisis económica por la que genera 188.000 barriles diarios menos; y China, que a consecuencia de su desaceleración económica no está consumiendo a los niveles esperados y se encuentra con los inventarios repletos. 

A ello se le sumó la sorpresa de India en el lado de la demanda. El país llamado a ser el relevo en términos de crecimiento de China, llamó la atención a propios y a extraños al aumentar su apetito por el oro negro por encima de los cuatro millones de barriles diarios, según los últimos datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Y es que, atendiendo a las perspectivas de distintos grupos de análisis, India se ha convertido en la gran promesa del mercado de petróleo, toda vez que se ha situado como cuarto mayor importador de petróleo, con vistas a superar a Japón (el tercero tras EE UU y China) en tan solo un año.

Pese a que todas estas cifras acompañan al petróleo al alza, cambiando unos fundamentales hasta ahora bajistas por otros que prometen una escalada, Goldman, al igual que hiciera hace apenas unos días la AIE, se muestra cauto ante futuras fuertes subidas. "El rápido alza del precio del crudo podría reactivar la producción de muchas plataformas ahora paralizadas, lo que generaría de nuevo una saturación en el mercado de cara a comienzos de 2017. En cualquier caso, conforme avance ese ejercicio, la situación volverá a estabilizarse y los precios deberían situarse en el entorno de los 60 dólares por barril".