Breakingviews

Brasil muestra el nuevo tono de América Latina

El sustituto de Rousseff, al igual que su vecino reformista Macri, de Argentina, podría ofrecer un mejor modelo. Sin embargo, ambos necesitan crecimiento e inteligencia política.

Manifestación a favor de la destituida Dilma Rousseff en la capital de Brasil.
Manifestación a favor de la destituida Dilma Rousseff en la capital de Brasil.

El Senado de Brasil finalmente ha derrocado a la presidenta Dilma Rousseff, lo cual se convierte en el reflejo del desdén de muchos latinoamericanos por la corrupción y el alocado ritmo de la política económica de izquierdas. El nuevo gobierno pro empresarial liderado por el vicepresidente Michel Temer podría unirse a la reforma de Mauricio Macri en Argentina para ofrecer un mejor modelo para la región. Necesitarán crecimiento, sentido político y ningún nuevo escándalo.

Es probable que Temer nombre al respetado expresidente del Banco Central, Henrique Meirelles, para dirigir a su equipo económico e intentará reducir un enorme déficit fiscal, atraer la inversión extranjera y empezar a abordar cuestiones a largo plazo, como la reforma del sistema de pensiones. Como señal de aprobación del mercado, el coste del seguro contra impago de la deuda de Brasil cayó a su nivel más bajo en casi dos semanas cuando el Senado comenzó las deliberaciones, según los datos de Markit CDS.

Aunque puede que los habitantes de la región estén preparados para algunos cambios, Temer –como Macri en Argentina, que ha prometido desmantelar las políticas estatistas de su predecesora de izquierdas Cristina Fernández– se enfrentará a protestas ante cualquier esfuerzo para reducir las prestaciones sociales. Ambos necesitarán una recuperación del crecimiento para enmascarar el dolor de una disciplina económica relativa.

El éxito de Temer y Macri podría impulsar las fuerzas favorables al mercado en otros lugares. Pero ambos también necesitan evitar escándalos propios. En Argentina, las investigaciones sobre corrupción bajo el mandato de Fernández también podrían afectar a algunos socios de Macri. Y el partido de Temer se ha visto afectado por el escándalo de Petrobras. Tendrán que apoyar la independencia de los poderes judiciales para ayudar a que las reformas de libre mercado prosperen. Un riesgo es que podría resultar contraproducente para ellos.