El escándalo BPA

Vall Banc evita una fuga de clientes el día de su apertura

28.000 clientes de BPA han visto liberadas hoy sus cuentas, tras 14 meses de bloqueo

Solo 300 han acudido a las oficinas de Vall Banc y en total han retirado un millón de euros

Imagen de una de las oficinas de Vall Banc.
Imagen de una de las oficinas de Vall Banc.

El temor a que la apertura de puertas de Vall Banc, la escisión del negocio legítimo de la intervenida Banca Privada de Andorra (BPA), supusiera una fuga masiva de los clientes que llevan 14 meses atrapados, se ha demostrado infundado.

En la jornada inaugural de la actividad de Vall Banc, de los 28.000 que han visto liberadas sus cuentas hoy -tal y como adelantó este diario-, apenas 300 personas han acudido hoy a una de la cuatro oficinas de la nueva entidad andorrana.

En total, los clientes han retirado un total de un millón de euros, según fuentes conocedoras de la operativa de la entidad, lo que supone una cuantía mínima frente a un volumen de negocio de miles de millones.

No se ha registrado ningún incidente, según ha anunciado la propia entidad, que asevera que “los clientes han acudido para realizar operaciones bancarias estándar como ingresos, reintegros o transferencias”.

Los clientes traspasados a Vall Banc, que han podido retirar 2.500 euros semanales durante los 14 meses de bloqueo, seguirán sin tener acceso al 100% de sus recursos ya que para evitar una fuga masiva de clientes Andorra decidió limitar las retiradas durante los seis primeros meses.

“Se trata de un día muy positivo para los clientes, que finalmente empiezan a recuperar la normalidad de forma progresiva después de 14 meses muy difíciles”, ha declarado César Goyache, presidente de Vall Banc. “Y también es una excelente noticia para Andorra, ya que la apertura de Vall Banc reafirma la solidez de su plaza financiera“, ha agregado.

Nueva etapa

BPA fue intervenida por el gobierno andorrano en marzo de 2015 después de que el Tesoro de EE UU denunciara que la entidad ofrecía servicios de blanqueo de dinero para redes internacionales del crimen.

En las últimas semanas, las autoridades andorranas han gestionado el traspaso de los activos de BPA fuera de sospecha a una entidad de nueva creación, Vall Banc, que ha sido vendida al fondo estadounidense J.C. Flowers.

Cerca de un millar de clientes de BPA, matriz de Banco Madrid, siguen siendo investigados por su presunta relación con diversas tramas de blanqueo de capitales por lo que sus activos han quedado bloqueados a la espera del pronunciamiento judicial.