Mercado laboral

Los mejores salarios seguirán siendo para los ingenieros

Los perfiles tecnológicos, apoyados en la explosión del ‘big data’ y de los ‘smartphones’, son los que mejor se pagan y más oportunidades ofrecen

Los mejores salarios seguirán siendo para los ingenieros

El mercado laboral español atraviesa un fuerte proceso de polarización. Por un lado, los trabajos que requieren poca formación tienen mucha competencia y se pagan mal. En el caso de los puestos relacionados con la venta al detalle, por cada plaza ofertada hay 275 candidatos que pugnan por un puesto con un salario que no alcanza los 20.000 euros anuales. Por otra parte, hay una serie de empleos de alta cualificación, como los odontólogos, a los que se postulan menos aspirantes (13 candidatos por oferta) y con sueldos superiores a los 50.000 euros.

Las ofertas de programadores y analistas de datos son las que más han crecido en el último año

Esa es una de las conclusiones que se desprenden del informe Estado del mercado laboral en España, realizado por Infojobs en colaboración con Esade. El documento se ha elaborado en base a los datos que maneja la citada agencia española de colocación, que en 2015 gestionó un total de 1,6 millones de vacantes, un 27% más que el año anterior. Las ofertas de programadores y analistas de datos son las que más crecen, con más de 92.000 puestos registrados (un 41% más que el año pasado). Si bien la actividad de esta compañía no es representativa del mercado laboral español, permite analizar tendencias.

Los datos de Infojobs hacen del director de proyectos de ingeniería el puesto mejor pagado, con un salario medio de 70.956 euros al año. Le siguen los odontólogos (54.748 euros) y los directores de informática (53.396 euros). Estas posiciones superan la remuneración de directores de empresa (49.445 euros) y directores financieros (45.665 euros), de acuerdo con las ofertas gestionadas por la citada compañía, si bien es verdad que no está especializada en puestos de dirección.

Otra de las tendencias detectadas por el documento presentado ayer es que los programadores y los analistas de datos acaparan la lista de los puestos emergentes (los que no existían en 2008). Los desarrolladores de aplicaciones móviles, cuya demanda se ha multiplicado por 17 en tan solo cinco años, dominan desde 2010 esta categoría. Entre 2014 y 2015 se ha contratado a un 39% más de estos profesionales, que apenas tienen competencia (se han contabilizado siete candidatos por cada oferta de trabajo), cuyo salario medio supera los 30.000 euros.

  • Programación y ‘big data’

Diseñadores de software, desarrolladores de soluciones de big data, programadores especializados en HTML5 y expertos en tecnología en la nube copan los puestos de mayor crecimiento en los últimos años. “De entre estas nuevas posiciones, las que ofrecen salarios más atractivos son las relacionadas con el big data, que se retribuyen con casi 40.000 euros anuales de media”, asegura Neus Margalló, analista y coordinadora del informe. “En ese perfil encajan matemáticos y estadísticos, aunque cada vez se buscan más doctores e investigadores procedentes de la universidad. Y se está empezando a exigir compromiso con la organización”.

Los efectos de la automatización en la destrucción de empleo ya se dejan notar en el mercado laboral español. El informe The Future of Jobs, presentado en enero en el Foro Económico Mundial, cifra en 7,1 millones los empleos que se destruirán en todo el mundo para 2020 por esta causa y en 2,1 millones los que se crearán. “No es acertado hacer predicciones a futuro basándonos en experiencias del pasado”, opina Jaume Gurt, director general de Infojobs, respecto a esas cifras. “La mecanización, a través de la inclusión de las nuevas tecnologías en todos los procesos, está siendo un elemento disruptor de consecuencias imprevisibles”.

Desde la inminente entrada en funcionamiento de los coches autónomos, y sus posibles efectos sobre camioneros, repartidores y taxistas, hasta el cierre de sucursales bancarias en favor de la banca electrónica, pasando por la inclusión de robots en tareas de atención al público, asegura Gurt, la entrada de la modernidad implicará destrucción de empleo.

Más mujeres que hombres mileuristas

El informe presentado ayer por Infojobs, basado en los datos de los puestos de trabajo en los que ha mediado, incluye una segunda parte. Se trata de una encuesta realizada a 2.999 personas. Algunos de los datos que se desprenden de ese trabajo son muy negativos.

Destacan entre ellos los que confirman la persistente desigualdad salarial en función del género. Así, el 53% de los hombres a los que se les preguntó por su sueldo dicen ganar más de 1.500 euros. En el caso de ellas, la proporción de personas que reciben estos emolumentos se reduce al 36,5%. La diferencia es todavía más abultada entre quienes menos ganan. Si el 9% de ellos dijo cobrar menos de 1.000 euros mensuales, el grupo de mujeres que se incluye en esta categoría es del 18,5%, más del doble.
Jaume Gurt, director general de Infojobs, apuntó a dos motivos más para estar preocupados. Primero: los salarios de menos de 1.000 euros no son patrimonio de los jóvenes. Entre el 8% y el 12% de los trabajadores de entre 35 y 65 años tienen ese sueldo.

Segundo: el decreciente nivel de remuneración. “Uno de cada cuatro trabajadores afirma que su sueldo ha bajado en los dos últimos años. Y una proporción similar, el 27%, dice que cobra menos porque ha buscado otro empleo y no ha podido recuperar el niveles salarial que tenía antes. Algo está fallando en la sociedad cuando los sueldos a los que aspira la gente son cada vez más bajos”, subrayó.

Para la analista Neus Margalló, la falta de coherencia entre los mensajes que llegan desde las instituciones internacionales no han ayudado. “El FMI ha defendido la moderación salarial y al cabo de un tiempo ha dicho que una excesiva moderación podía ser contraproducente para las economías”.