Breakingviews

Nokia podría pasar un año en espera

Las ventas del grupo de telecomunicaciones finlandés cayeron un 9% interanual en el primer trimestre del año. Son los primeros resultados tras su fusión con Alcatel-Lucent.

Oficinas de Nokia en Finlandia.
Oficinas de Nokia en Finlandia.

El nuevo tamaño de Nokia todavía no ha dado a sus competidores el susto que temían. Los primeros resultados del grupo finlandés de equipos de telecomunicaciones tras la alianza con la francesa Alcatel-Lucent registró una caída de ventas en el primer trimestre de un 9% en comparación con el mismo periodo de hace un año. Pero los rivales como Ericsson no deberían celebrarlo demasiado.

El principal quebradero de cabeza de Nokia llegó con su unidad de redes de negocios. La división, que representó más de la mitad de los ingresos totales del grupo de 5.600 millones de euros en el trimestre, se está ralentizando dado que los clientes invierten menos en sus redes.

La buena noticia para los inversores es que el acuerdo con Alcatel-Lucent aún parece justificado

Podría ser algo pasajero. Parte del problema para Nokia es que las ventas en Norteamérica, su mayor mercado, cayeron un 17% porque clientes como AT&T y Verizon se abstuvieron de comprar en el nuevo grupo –presumiblemente a la espera de que su estrategia de producto se aclare–.

Pero hay un problema a largo plazo. Con gran parte de las redes 4G ya construidas en mercados clave como China y Estados Unidos, la inversión se reducirá en un 7% este año, según datos de Deutsche Bank. Es posible que la crisis se extienda durante más tiempo, ya que no se espera que el 5G se extienda hasta 2020.

La buena noticia para los inversores es que el acuerdo de Alcatel-Lucent todavía parece estar justificado. El grupo combinado ahora planea hacer “por encima” de los 900 millones de euros de ahorro de costes operativos en 2018. Los recortes se ya están viendo en el margen de beneficio bruto de la compañía, un 2,5% interanual. Es muy probable que este mejore a medida que la empresa vuelva a negociar contratos de compra, recorte su huella inmobiliaria y despida a miles de sus trabajadores.

Con el tiempo, la presencia de Alcatel-Lucent en áreas como las redes de protocolo de internet (IP) podría compensar las caídas de ingresos en otras divisiones. Si puede seguir creciendo, el periodo de espera del grupo puede limitarse a un año.