Breakingviews

Los mercados miran de reojo a Trump

Aunque se está dando por descontada la victoria de Hillary Clinton, quienes han dudado de Trump han aprendido que las probabilidades pueden cambiar rápido.

El candidato del partido republicano estadounidense, Donald Trump.
El candidato del partido republicano estadounidense, Donald Trump.

El belicoso magnate inmobiliario Donald Trump cerró la nominación presidencial republicana estadounidense con una victoria en Indiana el martes por la noche. Las celebridades de Wall Street que asisten a la reunión anual organizada por Michael Milken expresaron cierta inquietud, aunque David Rubenstein, de Carlyle Group, también apuntó que los mercados están dando por descontada la victoria de Hillary Clinton. Las probabilidades pueden cambiar rápidamente, como ya han aprendido los escépticos con Trump.

El éxito de Trump en el Estado de Indiana obligó a su principal competencia en el partido, el senador de Texas Ted Cruz a abandonar. Eso debería enfrentar al multimillonario contra Clinton, que tiene un camino seguro a la nominación demócrata a pesar de haber perdido en Indiana contra el senador de Vermont Bernie Sanders.

El multimillonario no ha hecho más que sorprender desde que entró en la carrera por la candidatura presidencial

La desaceleración económica y las oscilaciones en los mercados globales ya han puesto nerviosos a los inversores. Los tipos de interés negativos, junto con la ralentización del gigante asiático y la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea se encuentran entre las muchas preocupaciones.

El ascenso del impredecible Trump se suma a la mezcla. Incluso los mejores pronosticadores del mercado están desconcertados. Muchos animaron al senador Lindsey Graham, uno de los aspirantes republicanos arrollado por Trump, cuando pronunció la frase: “Mi partido ha perdido su camino en lo que se refiere a Donald.”

Clinton es una candidata con experiencia y el tipo de historial que tranquiliza a los inversores. Trump, por el contrario, ha presentado propuestas vagas y defiende ideas de todo el espectro político. Cuando Rubenstein preguntó a la multitud de Milken si Clinton sería mejor para la economía, la mayoría levantaron la mano.

Los corredores de apuestas dan a la ex secretaria de Estado como favorita con un 1: 3. Eso hace que Trump parezca un riesgo limitado para los mercados. Sin embargo, desde que entró en la carrera en junio del año pasado, no ha hecho nada más que sorprender. Sería peligroso asumir que es una mala opción que generará pérdidas.