Mercado inmobiliario

Carmena aprueba el proyecto de Wanda para el Edificio España

Wang Jianlin, fundador del grupo chino Dalian Wanda.
Wang Jianlin, fundador del grupo chino Dalian Wanda.

Llega el deshielo. Tras la parálisis del proyecto por los desencuentros entre el Ayuntamiento de Madrid y el grupo Dalian Wanda, la reforma del Edificio España comienza su fase normal de desarrollo. La junta de Gobierno liderada por Manuela Carmena (Ahora Madrid), aprobó este jueves el primer estudio necesario para comenzar las obras.

El equipo de Carmena refrendó el conocido como estudio de detalle, que básicamente explica la volumetría del edificio y en el que no se explica cómo se afrontará la rehabilitación. Esta fase se encontraba bloqueada desde el verano, ya que Wanda presentó una consulta especial para desmontar el rascacielos, construido en los años cincuenta, para posteriormente reconstruirlo. La comisión de patrimonio, en la que cuenta con mayoría la el gobierno regional de Cristina Cifuentes (PP), recalcó entonces que la fachada principal y las laterales no se podían derribar porque están protegidas.

Ante el desencuentro, el grupo fundado por el magnate Wang Jianlin, decidió no seguir con el proyecto, y desde entonces redujo al mínimo su equipo en Madrid y puso a la venta la torre, a través de JLL. De hecho, según fuentes del sector, esta consultora sigue buscando inversores para realizar la transacción.

Algunas fuentes señalan que Wanda sigue jugando a dos bandas, ya que si aparece un comprador, el valor del inmueble será mayor en el caso de que cuente con licencias de obra. Por otra parte, presiona al Ayuntamiento, que no desea perder al inversor asiático por la mala imagen que podría suponer para la ciudad.

En el edificio, comprado a Santander por 265 millones en 2014, Wanda tiene previsto realizar un hotel, viviendas de lujo y una galería comercial.

El proyecto se reactivó a mediados de abril, cuando Carmena envió a una carta a Michael Qiao, responsable de Wanda en España, donde se le recordaba que excepcionalmente podrían sustituir partes deterioradas de los elementos protegidos, además de conminarle a que se pronunciara sobre su intención de seguir con la rehabilitación. Dos semanas después, Qiao contestó de forma afirmativa. Ahora, queda que el inversor presente un nueva remodelación y la negocie con los técnicos municipales. Si finalmente llegan a un acuerdo, las licencias de obras podrían llegar antes de fin de año.