Perfil Antón Pradera

Un ejecutivo pragmático

Ingeniero de caminos de formación, Antón Pradera es el primer ejecutivo de CIE Automotive y preside uno de los destacados estrenos en el parqué de esta temporada: Dominion

Perfil de Antón Pradera, presidente ejecutivo de CIE Automotive y presidente de Dominion.
Perfil de Antón Pradera, presidente ejecutivo de CIE Automotive y presidente de Dominion.

Crecer. Ese es el objetivo que se ha marcado la compañía española de ingeniería y servicios tecnológicos Dominion, que ha abierto esta semana la temporada de salidas a Bolsa. La filial del fabricante de componentes de automóviles CIE Automotive, fundada en 1999, debuta en el parqué despertando el interés de los inversores, pero sobre todo con la intención de emplear el dinero recaudado en una importante expansión. Al frente de esta compañía con ansia de seguir traspasando fronteras e incrementar su negocio se encuentra un ejecutivo que apuesta firmemente por la innovación y la internacionalización en los proyectos que dirige.

Antonio María Pradera Jáuregui (Guernica, Vizcaya, 1955), es el presidente de Dominion y ostenta también la presidencia ejecutiva de la matriz. Más conocido como Antón, son muchos los que consideran que este vasco de 60 años ha contribuido a revolucionar el sector de componentes de automoción español apoyándose en un modelo único de multitecnología.

CIE Automotive es el principal ejemplo de esa apuesta, que en la actualidad está ofreciendo una nueva forma de enfocar el mundo tecnológico a través de Dominion. Según aseguran quienes han tenido la oportunidad de trabajar con él, Pradera está también plenamente comprometido con la dirección estratégica y el diseño financiero y se siente especialmente orgulloso de ser considerado un presidente pragmático.

Ingeniero de Caminos de formación, en 1979 comenzó a trabajar como director en el Banco Bilbao, cargo que desempeñó hasta 1985. Más tarde ejerció como ingeniero por su cuenta durante algún tiempo antes de introducirse en el mundo de la industria de la automoción al que ha dedicado la mayor parte de su carrera. Nombrado director ejecutivo del grupo Nerisa a finales de los ochenta, permaneció en la compañía hasta su traslado al fabricante automovilístico Seat en 1993, donde ostentó el puesto de director de estrategia, uno de los puntos fuertes de su gestión en los que sigue haciendo gran énfasis como primer ejecutivo.

Le caracteriza su facilidad para ilusionar a los demás a la hora de poner en marcha un nuevo proyecto o un objetivo

Dos años más tarde, desempeñó un importante papel en la creación del Instituto Sectorial de Promoción y Gestión de Empresas (INSSEC), en el que fue consejero delegado, puesto en el que permaneció hasta 2010. Hoy en día, además de sus funciones en la compañía que preside, Antón Pradera ejerce como consejero de Tubacex desde mayo de 2015 y desde de Corporación Financiera Alba desde el mes de junio.

Sin embargo, CIE Automotive es la empresa a la que ha prestado sus servicios durante más tiempo. Bajo la batuta de este ejecutivo, al que en su entorno describen como un hombre reflexivo, esta compañía ha llevado a cabo una importante evolución, teniendo presencia en la actualidad en alrededor de treinta países.

Tal y como señalaba Pradera en su carta en unos de los últimos informes anuales de la compañía, los resultados conseguidos en los últimos años ponen de manifiesto la eficacia del modelo de negocio de la compañía, “basado en la multilocalización, la diversificación comercial, la transversalidad, la disciplina en la inversión y la gestión descentralizada”.

Por su parte, su filial Dominion ha llegado a más de 25 estados de los cinco continentes. La firma ofrece una amplia variedad de servicios de tecnologías de la información en el ámbito de la salud, con soluciones tanto hospitalarias como farmacéuticas. Dominion, facturó el año pasado 525 millones de euros, 174 de ellos en el mercado nacional y el resto en el exterior, y tiene la intención de financiar su crecimiento a través de su salida a Bolsa. Según señalaba la firma al regulador bursátil, lo recaudado se empleará en “inversiones y gastos relativos a la identificación de nuevas oportunidades de negocio”.

Dicen que si algo caracteriza al presidente de esta compañía con sede en el País Vasco pero con clara vocación global es su facilidad para ilusionar a los demás a hora de poner en marcha un nuevo proyecto o un objetivo, así como su tenacidad para hacer que esas ilusiones pasen a convertirse en realidad. A Antón Pradera lo describen en su entorno como un hombre reflexivo, que pone un especial énfasis en los profesionales con los que trabaja: le gusta formar equipos humanos y dotarlos de suficiente autonomía para que den lo mejor de sí.

El plano personal también tiene para él una especial relevancia cuando sale de su despacho, ya que en sus ratos libres lo que más le gusta es rodearse de los suyos. Sus conocidos dicen de él que es un hombre muy familiar, solidario y con gran sentido de la amistad. Cuando el trabajo se lo permite, entre sus aficiones preferidas está el deporte, tanto verlo como a practicarlo: y es que le gusta escaparse para montar en bici y es hincha del Athletic de Bilbao.

Trabajador incansable, Antón Pradera se ha ganado con su personalidad y estilo de gestión el reconocimiento de la industria y de sus trabajadores. Dispuesto siempre a aprender y evolucionar, su pasión por mejorar le lleva a confiar en la innovación como vía de crecimiento. Pradera no se conforma fácilmente a buscar nuevos retos como los que quiere seguir afrontando Dominion gracias a su debut en el parqué.