Ajuste laboral

EspañaDuero cerrará 42 oficinas

La filial de Unicaja va a reducir sus servicios centrales

Fachada de una oficina de Unicaja en Madrid
Fachada de una oficina de Unicaja en Madrid

El Banco CEISS ha anunciado hoy el cierre de 42 oficinas y el redimensionamiento de los servicios centrales dentro del plan de reestructuración que negocia con los sindicatos y que, según la entidad, “no tendrán incidencia en la atención y servicio a los clientes”.

CEISS y sindicatos han mantenido hoy en Madrid la primera reunión del periodo formal de consultas con los representantes legales de los trabajadores con el fin de llegar a un acuerdo para la finalización del proceso de reestructuración de la entidad.

Una reestructuración en la que se negociará el despido de hasta 1.120 trabajadores de la antigua España-Duero, lo que representa un tercio de su actual plantilla.

Durante la reunión celebrada hoy se ha constituido oficialmente la mesa de negociación y se ha hecho entrega a los representantes de los trabajadores de toda la documentación exigida por la normativa y que da soporte a la propuesta.

Así, la entidad ha anunciado la intención de proceder al cierre de 42 oficinas, cifra adicional a las 10 ya previstas de la denominada zona no esencial y anunciadas a los sindicatos en la carta de intenciones de la entidad.

CEISS no ha facilitado detalles sobre cuáles serán dichas oficinas ni las provincias afectadas.

Según ha informado la entidad del Grupo Unicaja a través de un comunicado, este proceso de cierre se enmarca dentro de la estrategia común a la mayor parte de las entidades financieras de “racionalizar sus estructuras y dimensionar la capacidad instalada en función con la actual coyuntura de negocio”.

Una medida que CEISS también justifica en la tendencia dentro del sector hacia un mayor uso de nuevos canales tecnológicos como la banca por internet, por teléfono y cajeros automáticos.

Igualmente, la entidad ha anunciado que racionalizará su red, unificando oficinas próximas, evitando duplicidades en ciertas localidades y buscando la eficiencia y la rentabilidad comercial.

La empresa ha insistido en que dicho proceso de redimensionamiento de la red no tendrá repercusión alguna en los clientes, garantizándose el servicio dentro de los máximos estándares de calidad.

Un proceso de reestructuración que, como también ha advertido, incidirá en los servicios centrales, “dentro de la tendencia de redimensionamiento que las principales entidades financieras están llevando a cabo”.

Por último, los responsables de Banco CEISS han vuelto a reiterar la necesidad del actual proceso como punto final al plan de reestructuración de la entidad, de forma que se asegure el futuro, la solvencia y la rentabilidad del banco.