Ajuste en el sector bancario

CEISS ofrece prejubilaciones y recolocaciones

Varios efectivos de la policía ante una manifestación por León para rechazar los despidos que planea el Banco Ceiss.
Varios efectivos de la policía ante una manifestación por León para rechazar los despidos que planea el Banco Ceiss. EFE

El Banco de Caja España de Inversiones Salamanca y Soria (CEISS) ha presentado a los sindicatos un paquete de medidas de flexibilidad interna para reducir el impacto de los despidos que los representantes de los trabajadores solo aceptarán si son de carácter voluntario.

Banco CEISS y sindicatos han mantenido esta tarde la segunda reunión previa al proceso formal de negociación, tras anunciar el pasado martes una reestructuración laboral que podría afectar a un máximo de 1.120 trabajadores, un tercio de la actual plantilla.

Al acabar la reunión celebrada en su sude de Madrid, la entidad ha informado, en un comunicado, que estas medidas contemplan, desde recolocaciones en empresas del Grupo o en terceras empresas, movilidad geográfica y modificación de las condiciones de trabajo para el ahorro de costes.

Unas medidas que también prevén la extinción del contrato de personas que, por su edad, tienen más fácil acceso a una jubilación próxima a través de un plan prejubilaciones cuyas condiciones no se han adelantado.

A su vez, la mesa de negociación sindical, integrada por UGT, CSICA, CC OO y UEA, ha presentado de modo conjunto un documento en el que se incluyen una batería de propuestas de carácter voluntario para reducir los despidos y que no se produzca ninguno de modo forzoso.

En el texto los sindicatos rechazan frontalmente el “planteamiento de un ERE de esta dimensión”, y que tenga un carácter económico.

En este sentido, han recordado que los gastos de personal se han reducido desde los 284 millones en 2012 a 169 en 2015, “más de un 40%”, descenso claramente superior al exigido por Bruselas y que garantizaría la viabilidad de la entidad.

En la misma línea, han insistido en que sucesivos informes garantizaron primero la viabilidad de la fusión Caja España-Caja Duero y después la viabilidad de Banco CEISS, tras su integración en el grupo Unicaja.

Para la parte laboral, la justificación de un nuevo ERE en la necesidad de cumplir las imposiciones de Bruselas, no conlleva la reducción de 1.120 puestos de trabajo, a su entender el apartado de personal “sólo requiere una reducción de 300 empleos”.

Los dos documentos serán estudiados por ambas partes para iniciar el proceso de negociación y dar una respuesta en la reunión que mantendrán la semana que viene.

Desde CEISS han destacado que cuando termine este proceso finalizaría la reestructuración que permitirá alcanzar a la entidad “la senda de la rentabilidad sostenible, necesaria para garantizar el futuro de su presencia en Castilla y León, así como ofrecer un servicio de cercanía a sus clientes”.