Tras acusarla de abuso de posición dominante

Rusia exige a Google abrir Android a aplicaciones de competidores

Vista del logotipo de Google, en la sede de su empresa en Nueva York (Estados Unidos).
Vista del logotipo de Google, en la sede de su empresa en Nueva York (Estados Unidos).

Rusia asesta un duro revés a Google. La Agencia Federal Antimonopolio de este país (FAS, en sus siglas en ruso) ha dado a la multinacional estadounidense hasta el próximo 18 de noviembre para que elimine de sus contratos con fabricantes de teléfonos móviles las cláusulas que dan prioridad a sus aplicaciones en el sistema operativo Android, según informó ayer Efe. El gigante de internet deberá permitir a los fabricantes instalar software de otras empresas en sus teléfonos dotados de la plataforma móvil de Google, Android, que cuenta con un 80%de cuota de mercado en Rusia.

Según un comunicado emitido por FAS, “los usuarios serán informados sobre la desactivación de las aplicaciones preinstaladas de Google, los cambios en el motor de búsqueda de Google Chrome y la posibilidad de instalar en sus dispositivos otros buscadores y aplicaciones”, añadió la citada agencia. Esta indicó que las autoridades rusas también anunciaron que en un futuro próximo abrirán un procedimiento administrativo contra Google, que se enfrenta al pago de una multa cuyo monto oscilará entre el 1% y el 15% de los ingresos que tuvo la compañía por la preinstalación de sus paquetes de software en Rusia en 2014.

Google ha asegurado que “está estudiando la prescripción [de las autoridades rusas] para tomar una decisión”, y ver que pasos adopta.

La medida de las autoridades rusas llega después de que estas acusaran a la compañía a mediados de septiembre de abuso de posición dominante en el país por sus prácticas con Android. FAS entendía que la compañía está actuando contra la competencia al obligar a los fabricantes de smartphones con Android a instalar el buscador de Google por defecto y varias aplicaciones y servicios de la compañía (Google Maps, Gmail y la tienda de aplicaciones Google Play, entre ellas) en sus terminales.

La decisión adoptada por Rusia sienta un precedente para la UE, que en abril dijo que iba a estudiar las prácticas de Google con Android. Tanto el fallo que pueda adoptar Bruselas como el de Rusia pueden ser determinantes para Google y sus planes en el estratégico mercado móvil.

Normas