Vuelos supersónicos

4.400 euros por volar de Londres a NY en tres horas

Modelo del avión Boom, diseñado por Boom Technology.
Modelo del avión Boom, diseñado por Boom Technology.

Hace 13 años, los vuelos que cruzaban el Atlántico en algo más de tres horas quedaron suspendidos tras la retirada del Concorde, por las consecuencias de la crisis económica y el accidente de uno de estos vehículos en septiembre de 2000. Sin embargo, el magnate británico fundador de Virgin Group, Richard Branson ha anunciado que estos viajes podrían regresar y a un precio más económico: solo 4.400 euros el trayecto, frente a los 18.000 euros que podían alcanzar los billetes del Concorde, según publica The Guardian.

Branson ha anunciado que Virgin Group -conglomerado empresarial que agrupa compañías de sectores tan diversos como la música o los servicios financieros- apoyara económicamente a Boom Technology. Esta startup norteamericana fundada en 2014 quiere diseñar un avión que vuele a 2,2 veces la velocidad del sonido, a más de 2.400 kilómetros por hora (2,6 veces más rápido que una aerolínea actual estándar), lo que supone que los viajes a través del Atlántico podrían realizarse en menos de cuatro horas. 

“Desde hace tiempo, Richard ha expresado su interés por desarrollar vuelos de alta velocidad y su construcción a través de Virgin Galactic y su firma de producción, The Spaceship Company,” ha afirmado una portavoz de Virgin Group. "Podemos confirmar que The Spaceship Company proporcionará los servicios de ingeniería, diseño y producción, las operaciones y pruebas de vuelo y que nosotros nos quedaremos con los 10 primeros aviones", ha explicado.

Blake Scholl, cofundador y consejero delegado de Boom Technology, afirma que se trataría del primer "avión a reacción supersónico que la gente podría pagar". "No es ciencia ficción, lo estamos haciendo. Se podrá volar de Nueva York a Londres en tres horas y media por 5.000 dólares (4.400 euros), que es más o menos lo mismo que cuesta la clase business", ha subrayado. De hecho, los prototipos de estos aviones estarán listos para finales del próximo año y los vuelos comerciales podrían comenzar en unos cuantos años. 

Virgin Group no sería la única compañía interesada en estos aviones. Scholl ha explicado que ha firmado una carta de intención con una aerolínea londinense que querría comprar 2.000 millones de dólares de sus vehículos.