Fraude fiscal

Rato acusa a Hacienda de “caza de brujas” contra él

El expresidente del Gobierno aparece en los papeles de Panamá con dos sociedades

En las dos firmas opacas liquidadas guardaba 3,67 millones de euros, según 'El Confidencial'

Rodrigo Rato, en una imagen de archivo.
Rodrigo Rato, en una imagen de archivo.

El exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato,  denunciado que Hacienda inició una “caza de brujas” contra él al abrir una “causa general” en la que le acusaba de alzamiento de bienes, argumento para su detención y el registro de su domicilio, que poco después se demostró que no había cometido.

Sin embargo, a pesar de ello, se invadió su intimidad y se vulneraron sus derechos en el momento en el que unos agentes de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF) entraron en su domicilio y en su despacho el pasado 16 de abril, y se incautaron de toda la documentación que encontraron.

Es más, en un escrito remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 31, Rato recuerda que los agentes se llevaron muchísima documentación que no estaba relacionada con el caso. 

En paralelo hoy se ha desvelado que Rato recurrió en 2013 al bufete panameño Mossack Fonseca, de donde proceden los documentos denominados como los papeles de Panamá, para liquidar las dos sociedades opacas donde guardaba 3.672.410 euros, según ha informado  El Confidencial.

Este diario ha publicado los documentos que demostrarían que el bufete gibraltareño Finsbury Trust & Corporate Services Limited, que gestionaba las sociedades de Rato en el extranjero, contrató a Mossack Fonseca para liquidar Westcastle Corporation y Red Rose Financial Enterprises, después de que fueran vaciadas de dinero.

Según la información de El Confidencial, un informe de Hacienda incorporado al sumario del caso Rato precisa que sacó el dinero entre el 10 de junio de 2012 y el 11 de febrero de 2014 mediante transferencias a sus propias cuentas y a Vivaway Limited, otra empresa instrumental con sede en Reino Unido que estaba bajo el control de su despacho gibraltareño.

El intento de Rato, que pretendía evitar con esta maniobra que sus empresas offshore fueran localizadas, no impidió que el Juzgado número 31 de Plaza Castilla, que instruye el procedimiento contra Rato por blanqueo de capitales, corrupción entre particulares, delito contra la Hacienda Pública y administración desleal, haya investigado a Westcastle Corporation y Red Rose Financial Enterprises.