_
_
_
_
El euribor de marzo cerró a un -0,012%

Hipotecas a tipo fijo, ¿son mejores que las variables?

Hipoteca fija o variable

Los bancos sufren su particular distopía crediticia: el euribor a un año en negativo. Para los hipotecados a tipo variable que no cargan aún con las cadenas de las cláusulas suelo, disfrutar de un interés menor al diferencial pactado es una nueva y agradable sensación.

Cuando el euribor de marzo cerró a un -0,012% y los senderos de abril siguen en territorio negativo, la rentabilidad que las hipotecas dan a los bancos prestamistas se reduce mucho. Para asegurarse una rentabilidad mínima, utilizan algunas de estas herramientas:

¿Cómo saber si una hipoteca a tipo fijo es mejor que otra a interés variable?

La pregunta no tiene, desgraciadamente, respuesta definitiva. No obstante, sí hay varios factores a tener en cuenta que nos ayudarán a comparar estos dos tipos de hipotecas:

1. El tipo de interés. En estos momentos, a 15 años el tipo de interés nominal fijo más bajo del que tenemos conocimiento los expertos de iAhorro.com es el 1,65%. A 30 años encontramos tipos del 2,70% ofrecidos por Banco Sabadell, pero con bastante vinculación. En hipotecas a tipo variable podemos contratar un euribor + 0,75% de Banco Mediolanum si somos clientes muy solventes, o un diferencial del 0,99% con ING y una vinculación razonable.

2. Las comisiones, que encarecen el coste financiero. En hipotecas a tipo fijo prestar especial atención a la compensación por riesgo de tipo de interés, que puede suponer hasta un 5% si en un futuro cancelamos deuda.

3. La evolución de la inflación y del euribor (o tipo de referencia pactado) son dos variables cuyo valor futuro es incierto e imposibilitan comparar exactamente lo que se paga con un tipo fijo y un variable. Utilizar escenarios diversos de tipos de interés es la única forma de hacer comparativas.

Finalmente, para decidirse por un tipo fijo, mixto o variable hay que conocernos a nosotros mismos; es decir, valorar la constancia y consistencia de nuestros ingresos presentes y futuros, las cargas familiares, nuestra aversión al riesgo y demás factores. Una familia de funcionarios, con poca disciplina para ahorrar y que no quiera sorpresas en los pagos mensuales sería, a priori, una buena candidata para pedir una hipoteca a tipo fijo.

En lo que si podemos ser categóricos es en afirmar que vivimos la mejor época histórica para endeudarnos a décadas a tipos fijos, si sabemos encontrar y negociar un buen préstamo hipotecario.

Tomemos la decisión financiera más importante de nuestra vida con formación, información y, preferiblemente, tras un asesoramiento experto independiente.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_