Informe sobre estabilidad financiera

El FMI urge a completar el saneamiento de los bancos

Logo del Fondo Monetario Internacional. EFEArchivo
Logo del Fondo Monetario Internacional. EFE/Archivo EFE

El director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, José Viñals, ha presentado hoy el último informe de este organismo sobre la estabilidad global financiera y aunque ha reconocido que la fuerte volatilidad que sufrieron los mercados a comienzos de años se ha mitigado, ha advertido de que es mucho lo que se juega la economía mundial en estos momentos.

En este sentido, se ha mostrado convencido de que las pasadas turbulencias constituyen una señal de advertencia sobre lo mucho que queda aún por hacer "para asegurar la estabilidad global". De hecho, Viñals ha explicado que son necesarias medidas adicionales a las ya puestas en marcha para evitar caer en un bucle de menor confianza que se traduciría sin duda en un crecimiento más débil , unas condiciones de créditos más restrictivas y un peligroso aumento de la deuda.

De confirmarse estos malos augurios, la economía mundial podría caer en una fase de estancamiento. De hecho, el FMI ha estimado que si esto ocurriera, la producción mundial podría caer casi un 4% sobre las proyecciones de referencia elaboradas por el Fondo en los próximos cinco años. Dicho de otra manera, la no adopción de medidas podría suponer el equivalente a tener que renunciar a un año entero de crecimiento global.

Y en opinión del FMI, ¿Qué hay que hacer para evitar caer en ese estancamiento? Viñals ha apostado por hacer frente a los legados que ha dejado la crisis en las economías avanzadas y ha puesto el foco "en especial en los bancos". Es más, en la zona euro ha asegurado que es necesario abordar el problema de los numerosos préstamos en riesgo de impago y el problema del exceso de capacidad bancaria que aún persiste en algunos países. Por ello, no ha ocultado el hecho de que algunas entidades tendrán que acabar desapareciendo. "Europa debe también completar la unión bancaria y establecer un sistema de garantía de depósitos común", ha recordado.

De esta manera, si se adoptaran medidas de estímulo y se completaran las reformas estructurales pendientes, la producción mundial podría aumentar hasta un 1,7% en los próximos cinco años, o lo que es lo mismo, obtener medio año adicional de crecimiento global.

Otro de los desafíos pendientes que ha destacado Viñals es la transformación que se está produciendo en las economías emergentes. El FMI elogió la capacidad que han demostrado muchas de estas economías por adaptarse a situaciones difíciles, como las provocadas por el desplome de los precios de las materias primas. No obstante, el estudio del Fondo presta especial atención a la situación por la que atraviesa China, inmersa en lo que esta institución define como "una compleja transición hacia un crecimiento más equilibrado y una economía de mercado".

El FMI ha alertado sobre el aumento de las tensiones que se han producido en numerosas empresas chinas, lo que puede tener un nexo clave con el sistema bancario de este país. El capítulo dedicado a la economía china pone de manifiesto cómo la desaceleración del crecimiento y la reducción de la rentabilidad está pasando factura a las empresas chinas, lo que a la vez incide negativamente sobre su endeudamiento. La entrada de muchas corporaciones en crisis hace que éstas puedan entrar en una situación en la que se encuentren con serias dificultades para hacer frente a sus pagos por esa deuda y ello impacta de lleno sobre los bancos chinos. En este sentido, el FMI calcula que la deuda en riesgo de las empresas chinas habría aumentado un 14% y, de ese modo, los créditos en riesgo ascenderían a 1,3 billones de dólares; lo que podrían traducirse en potenciales pérdidas para los bancos de aproximadamente el 7% del PIB.

El Fondo ha aclarado que aunque la cifra puede parecer alarmante, no lo es si se compara con el ritmo de crecimiento chino, superior al 6,5% anual. Aún así, la organización que preside Christine Lagarde insiste en que para encarar las vulnerabilidades es necesario actuar contra el aumento del endeudamiento empresarial, impulsar medidas que fortalezcan el sistema bancario y mejorar las estructuras de supervisión para apoyar a un sistema financiero cada vez más complejo.