Nuevas previsiones del organismo internacional

FMI: España seguirá incumpliendo el déficit

Calcula un desequilibrio negativo de las cuentas del 3,38% este año y 2,48% en 2017, frente a los objetivos del 2,8% y 1,7% pactados con Bruselas.

Se espera que España renegocie estos pactos.

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. EFE

Los datos del Fiscal Monitor, donde el Fondo Monetario Internacional (FMI) analiza anualmente la marcha de la economía mundial y las finanzas públicas han “empeorado significativamente” respecto al informe de abril de 2015, alertó ayer este organismo. “La debilidad de la recuperación económica y las dudas sobre la capacidad de los Gobiernos para adoptar medidas de respuesta han enturbiado nuestras previsiones”, indicaron los autores de este informe.

El caso español es un ejemplo. Tras rebajar una décima la previsión de crecimiento para este año, el FMI dio ayer nuevos argumentos al Gobierno español para que renegocie, como es su intención, el calendario para bajar el déficit público del 3%, objetivo que debería cumplirse inicialmente este año, desde el 5% registrado en 2015. Y es que este organismo ha calculado que el desequilibrio de las cuentas públicas españolas seguirá por encima de lo pactado con Bruselas en los próximos años.

En sus previsiones de hace un año el FMI pronosticaba que el déficit español estaría en el 4,3% en 2015 y cumpliría con el objetivo de bajar del 3% en 2016, al anotar un desequilibrio del 2,9% en el presente ejercicio. Si bien, las estimaciones conocidas ayer elevan la previsión del FMI para 2015 al 4,5% –que ya ha quedado superada por los datos oficiales conocidos del 5%–; y los de 2016 al 3,4%. Para 2017 estima un déficit del 2,5% frente al 1,7% previsto por Bruselas.

Sus cálculos para años posteriores no son más halagüeños, ya que prevén un déficit del 2% para 2018, en comparación con el -0,3% previsto; mientras que en 2019 el desequilibrio sería del 1,5% y del 1,4% en 2020 y 2021, respectivamente. En ese último año, el FMI prevé que la tasa de paro de España siga aún por encima del 15%.

Las estimaciones para la deuda pública no son mucho mejores. Según el FMI, seguirá por encima del 95% del PIB en los próximos años. En concreto, en el 99% en el presente ejercicio, al igual que el obtenido en 2015; y bajaría muy ligeramente al 98,5% en 2017;al 97,6% en 2018 y al 96,2% en 2019.

En este escenario, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos –que viajó ayer a Washington para asistir a las asambleas de primavera del FMI y el Banco Mundial– aseguró que “tendrá en cuenta” las opiniones del FMI, de Bruselas y de los partidos políticos a la hora de cerrar el diseño del nuevo plan de estabilidad que remitirá este mes a la Comisión Europea.

Si bien, dicho esto, Guindos añadió que, en todo caso, a fecha de hoy, cuando aún no se ha producido la renegociación del calendario para cumplir con el déficit, el nuevo plan deberá ceñirse a los compromisos con Bruselas. Estos obligarían al Gobierno español a hacer recortes por más de 20.000 millones de euros para reducir los números rojos al 2,8% del PIB este mismo año.

En cualquier caso, el FMI advirtió sobre varios riesgos a los que se enfrentan las economías avanzadas, entre las que se encuentra España. En primer lugar, instó a frenar “la espiral de estancamiento económico prolongado, baja inflación y crecientes ratios de deuda”. Para ello consideró que los Gobiernos “deberán adoptar medidas para estimular el crecimiento a medio y largo plazo y acelerar las reformas estructurales”. Si bien consideró que estas medidas podrían dificultarse por “los calendarios electorales” de algunos países, como es el caso de España. Además, el FMI precisó que cualquier relajamiento de la consolidación fiscal debería acompañarse de un plan en el que se fijen los objetivos de cumplimiento a medio y largo plazo.