Spain Investors Day

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos escenifican sus diferencias económicas ante los inversores

Los representantes de PP, PSE, Podemos y Ciudadanos plantean sus propuestas económicas
Los representantes de PP, PSE, Podemos y Ciudadanos plantean sus propuestas económicas

Era difícil que los portavoces económicos de los cuatro grandes partidos vendieran una España sin problemas a los inversores internacionales y no lo han hecho. Los representantes del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos han escenificado hoy sus diferencias en materia económica ante numerosos inversores nacionales e internacionales que asisten hoy al foro del Spain Investors Day que se celebra en Madrid.

Teodoro García Egea, del PP; Manuel de la Rocha, secretario de economía del PSOE, Iván Ayala, miembro del equipo económico de Podemos, y Antonio Roldán, de Ciudadanos han dibujado un escenario político dificilmente reconciliable desde el punto de vista económico. Aunque los cuatro han coincidido básicamente en la necesidad que tiene España de resolver algunos problemas como sus desajustes en la consolidación fiscal; los problemas de su mercado laboral o del ámbito educativo, las recetas para resolverlos son muy opuestas.

El representante de Ciudadanos fue el más conciliador, al mostrarse totalmente convencido --como minutos antes lo había hecho el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo en este mismo foro-- de que el acuerdo final para un gobierno de gran coalición entre PP, PSOE y su formación aún es posible y "se va a producir".

Margallo había asegurado que "esa gran coalición es la única solución" y deberá producirse ahora o tras la celebración de unas próximas elecciones. Aunque, dicho todo esto, ninguno de los representantes políticos, sin embargo, mencionó unos nuevos comicios como el escenario actual más probable.

García Egea (PP) también ofreció a sus colegas del PSOE y C's presentes en el foro formar un gobierno de coalición, lo que en su opinión sería "la mejor solución para dar estabilidad política a los posibles inversores". Además, ofreció a los interesados en invertir en España "mano de obra muy cualificada" y una apuesta decidida por la reindustrialización. Pero, al tiempo, ha pedido reiteradamente a estos posibles inversores, "su confianza y su apoyo".

De la Rocha ha tenido un discurso eminentemente social, ya que empezó diciendo a los inversores que los dos principales objetivos económicos del PSOE son reducir la desigualdad social generada en la crisis y combatir la pobreza, por un lado, y generar empleo de calidad, por otro. Para, seguidamente, asegurar también que los socialistas no creen en la estrategia de devaluación salarial para competir. "Los socialistas estamos obsesionados con competir a través de las mejoras de productividad y no vía salarios bajos", ha dicho el responsable del PSOE.

Dicho esto, ha añadido que, a diferencia de los nuevos partidos --sin citarlos-- el PSOE "no es nuevo" y el propio De la Rocha ha asegurado que "recibe inversores todas las semanas" y lo hace "poniéndoles la alfombra roja".

A estos, les transmite cuatro compromisos de los socialistas: garantizar la estabilidad macroeconómica; "estamos firmemente comprometidos con los mandatos de consolidación fiscal que manda la UE", ha dicho; fomentar una "competitividad sana" con reguladores independientes; continuar con la reforma del sector financiero; y devolver a todos los inversores la seguridad jurídica que demandan para cualquier país.

Para el responsable de Podemos, Iván Ayala, el acuerdo entre su formación y el PSOE, "era mucho más posible antes del pacto entre los socialistas y C's". Tras ese acuerdo, insistió, "ya no vemos ni rastro de la derogación de la reforma laboral que había pedido el PSOE; ni nada referente a la lucha contra la desigualdad; o respecto a los planes para una transición energética, "que no se puede hacer sin el sector público", ha precisado Ayala.

Sin embargo, Roldán (Ciudadanos) defendió dicho pacto de gobierno con el PSOE -con más intensidad que De la Rocha- como punto de partida para hablar también con los populares. Así consideró que hay bases para el acuerdo en las cuestiones más importantes con los dos grandes partidos; mientras que dijo que Ciudadanos coincide con Podemos en las medidas de regeneración democrática pero sus propuestas son diametralmente opuestas a las de la formación de Pablo Iglesias en materia fiscal.