Cursos

La formación más cara está en el aire

Solo los Global MBA están a la altura de los cursos para controlador y piloto de líneas aéreas

La formación más cara está en el aire
Thinkstock

Senasa, la sociedad pública responsable de gran parte de la formación relacionada con el sector aeronáutico en España, publicaba la semana pasada los requisitos y las condiciones económicas para acceder al segundo módulo de la formación de controlador aéreo, centrado en los servicios de aproximación y control de ruta. Su duración es de 34 semanas. Su precio: 47.000 euros. A esa cantidad hay que añadir el importe del primer módulo, imprescindible para cursar el segundo, de 24 semanas y que asciende a 28.000 euros. En total, 75.000 euros por una formación de poco más de un año que no garantiza una plaza y a la que no podrán acceder quienes ya trabajen en una torre de control privada. “Solo una minoría muy minoritaria puede acceder a estos cursos”, señala Susana Romero, portavoz nacional del sindicato de controladores aéreos españoles, USCA, que representa al 90% de estos trabajadores. Romero cree que la apertura de estos cursos es la antesala a una inminente convocatoria de plazas, algo que no sucede desde 2006.

Las escuelas de negocios marcan el techo

Los programas de formación de las escuelas de negocios nunca se han distinguido por ser económicos si se los compara con los posgrados de otros centros. Dentro del amplio catálogo de cursos ofertados por Esade, el más caro de ellos es el Global Executive MBA (GEMBA), en este caso impartido junto con la Universidad de Georgetown. Este programa cuesta 155.718 dólares (unos 136.000 euros al cambio).

El más costoso de los programas de IEBusiness School, el Executive MBA impartido junto a la Universidad de Brown, tiene un precio de 130.000 dólares (unos 114.000 euros). Cursar un GEMBA en esta institución cuesta 75.000 euros, mientras que hacerlo en IESE sale por 99.000 euros.

Su formato choca con el vigente hasta 2010, cuando entró en vigor el Real Decreto con las nuevas condiciones para esta profesión. Hasta entonces, los candidatos debían superar un concurso-oposición, para después pasar a formarse de forma gratuita en Senasa, en Madrid. Ahora, para acceder al primer módulo, hay que superar un proceso de selección, con un coste de 100 euros, y con los siguientes requisitos:pasar los dos test FEAST, prueba diseñada por Eurocontrol, exámenes psicotécnicos y en inglés que suponen un primer filtro; exámenes orales de inglés y español, y pruebas de personalidad. Si se es seleccionado, habrá que abonar 1.200 euros como reserva de plaza. “El anterior sistema garantizaba la igualdad de oportunidades y que llegaban los mejores. El actual, solo los que puedan permitírselo”, lamenta Romero. En las bases del citado organismo no figura ninguna subvención a este tipo de formación, solo la existencia de condiciones especiales “para los créditos que los alumnos requieran para la financiación de los cursos”, a través de tres entidades: La Caixa, Santander y BBVA. El Real Decreto de 2010 contemplaba la liberalización de esta formación, aunque, de momento, solo la imparten Senasa y la empresa FTE en Jerez, que ofrece ambos módulos por 76.500 euros.

Llegar a sentarse a los mandos de un avión comercial no es menos barato, a no ser que se opte por la vía militar. En el Ejército del Aire se puede aprender sin coste alguno a manejar desde helicópteros hasta aeronaves de gran tamaño. Con la salvedad de que el Estado obliga a los militares que hayan recibido esta formación a permanecer en servicio entre ocho y doce años, periodo durante el cuál no podrán dar el salto al mundo civil.

Las escuelas privadas ofrecen distintos tipos de licencia, necesarias en función del tipo de aparato que se quiera pilotar. Por término medio, el curso de piloto de líneas comerciales (ATPL) y el de capacitación para A320, uno de los modelos de avión más comunes entre las aerolíneas europeas, cuesta entre 70.000 y 80.000 euros. El precio incluye horas de vuelo (el mínimo son 150) y la formación teórica inicial, que en función de la compañía se deberá completar con cursos adicionales de vuelo nocturno o pilotaje en tormenta. Los requisitos para acceder a estos cursos, que duran entre uno y tres años, son haber completado el bachillerato, tener buen nivel de inglés y pasar una capacitación médica.