Perspectiva para el sector bancario en Bolsa

Invertir en bancos: ¿un camino arriesgado o de oportunidades?

Invertir en bancos: ¿un camino arriesgado o de oportunidades?

 

El sector bancario está en el disparadero. Las cotizaciones de los principales bancos, que acumulan caídas superiores a las del resto del mercado, estarían reflejando el impacto negativo que sobre los márgenes tiene el actual entorno de tipos de interés nulos. También pesan, según el departamento de análisis de Bankinter, “el aumento de la presión regulatoria y una recuperación lenta de la demanda de crédito”. Pero, precisamente, los obstáculos que la banca se encuentra en el camino han llevado al sector a cotizar a niveles de valoración que algunos expertos consideran atractivos.

La firma Mirabaud Securities España cree que es el momento de apostar por el castigado sector bancario debido a “la fuerte disparidad de ratios del índice sectorial”. Julien-Pierre Nouen, economista de Lazard Frères Gestion, sostiene que se trata de “una oportunidad a medio plazo” gracias a que las últimas decisiones del Banco Central Europeo (BCE), como el programa de financiación para la banca, “pueden propiciar un cambio de percepción muy favorable”.

Sin embargo, otros analistas como Peter Garnry, jefe de estrategia en renta variable de Saxo Bank, proponen mantenerse al margen del sector bancario debido a riesgos como “los costes regulatorios, la presión sobre márgenes y la exposición al sector energético”.

Para Victoria Torre, jefa de desarrollo de contenidos, productos y servicios de Self Bank, “la asignatura pendiente de la banca sigue siendo la rentabilidad, que no logra alcanzar los objetivos previstos”.

SANTANDER. Potencial con altas dosis de volatilidad

En un contexto complicado, que ha llevado a la entidad a anunciar un programa de reducción de costes, los expertos coinciden en la solidez del banco que preside Ana Botín. Norbolsa destaca “su fortaleza de balance, su modelo de negocio estable y de menor riesgo, sus aceptables objetivos para el medio plazo y su atractiva valoración”, entre otras cosas.

Las acciones cotizan en torno a los 3,5 euros, tras marcar recientemente su máximo anual en 4,51 euros, y el consenso de Bloomberg le otorga un potencial de más del 32% hasta los 4,80 euros de precio objetivo. “Santander cotiza con unos múltiplos de valoración atractivos en relación al conjunto del sector y la ratio de capital mejora paulatinamente, aunque esperamos que la volatilidad continúe siendo elevada debido a su exposición a mercados emergentes, especialmente Brasil”, apunta Bankinter.

Desde Citi identifican como principales escollos no solo la debilidad de la recuperación en Latinoamérica, sino también el “estancamiento” del negocio en España. Es por eso que la firma opina que, “en ausencia de consolidación, el programa de reestructuración es una de las pocas vías posibles para mantener y/o aumentar las ganancias”. Calcula que por cada 10% de reducción de costes acometida en España, el grupo aumentaría el beneficio en un 4% en 2016.

BBVA. Apuesta por la tecnología

Pese a que sufre una caída cercana al 20% en Bolsa en lo que va de año, BBVA es uno de los bancos menos castigados del Ibex 35. La entidad financiera presidida por Francisco González consiguió cerrar 2015 con un beneficio neto de 2.642 millones de euros, similar al del ejercicio previo, “gracias a un mejor control de costes y a una menor dotación a provisiones”, explica Nagore Diez, analista de Norbolsa.

La analista señala que, dentro de su estrategia, BBVA continúa sobreponderando la tecnología (‘fintech’), con buenos resultados (30% del nuevo crédito en México y 20% en América del Sur) en diciembre de 2015 a través de aplicaciones. “Pensamos que no será transformacional ni tendrá un peso significativo en el medio plazo, pero será necesario como complemento a la banca tradicional” añade.

Uno de los puntos más atractivos con los que cuenta el valor es el dividendo. Araceli de Frutos, directora de la Eafi a la que da nombre y asesora del fondo Alhaja, cree que, junto con Natixis, es uno de los bancos europeos en los que merece la pena entrar por la retribución al accionista. Su rentabilidad por dividendo es del 6,82%.

Entre los riesgos que pueden afectar al valor, desde Citi señalan la situación macro en España, que “está mejorando pero sigue siendo moderada”. Citan también el deterioro de la economía de EE UU, a la que la entidad está expuesta a través de Compass, y el incremento regulatorio. “La nueva regulación bancaria sobre el capital, las disposiciones y requisitos de liquidez podrían tener un impacto negativo en la rentabilidad y los márgenes de BBVA”. agrega Citi.

El consenso de Bloomberg le da un potencial de revalorización de alrededor del 30% y cuenta con excelentes recomendaciones por parte de los expertos.

BANKIA. Los expertos ajustan las estimaciones

Acaba de repartir su segundo dividendo en efectivo por importe de 0,026 euros brutos por acción tras haber cumplido con los principales objetivos de su plan estratégico para 2012-2015. “El esfuerzo realizado en costes, la venta de activos no estratégicos y el aumento en la actividad comercial han permitido una mejora significativa de los indicadores de riesgo, liquidez y solvencia”, aseguran en Bankinter.

Con todo, Beka Finance señala que para este 2016 “la presión en márgenes motiva un ajuste de estimaciones”. Así, reduce el precio objetivo a 0,95 euros por título debido, entre otras cosas, al menor optimismo respecto a la inversión crediticia, “en línea con las revisiones de menor crecimiento de la economía española”. Sin embargo, la firma espera “una mejor calidad crediticia y un menor saneamiento crediticio”. Por su parte, Bankinter apunta a “unas menores perspectivas de beneficio por acción que están estrechamente relacionadas con la caída en los tipos de interés y la estrategia comercial”.

La acción de Bankia corrige un 25% en lo que va de año, hasta el nivel de los 0,80 euros. Sin embargo, más de la mitad del consenso de Bloomberg (el 56%) aconseja comprar el valor ante un recorrido alcista estimado del 36%. La agencia de calificación S&P acaba de subir el rating de la entidad alegando una menor dependencia de la financiación a corto plazo y a una mejora de su posición de liquidez.

CAIXABANK. Aguanta el tipo cerca de mínimos anuales

Los títulos de la entidad rondan los mínimos anuales en torno a los 2,5 euros cuando aún no se ha dicho la última palabra en la dilatada negociación que mantienen CaixaBank y la multimillonaria angoleña Isabel dos Santos por el control de BPI. Por otro lado, los resultados de 2015 dejaron un sabor agridulce. Mientras los ingresos del banco mostraron signos de desaceleración y la dotación a provisiones más que se duplicó en el cuarto trimestre, “cabe destacar la fortaleza del margen de intereses en el contexto actual, donde han conseguido mantener la rentabilidad del crédito a clientes y cierran el año con unos niveles de capital cómodos”, observa Nuria Álvarez, de Renta 4.

Así, en cuanto a la evolución de las acciones, “vemos bastante probable la ruptura de dichos mínimos proyectando un gran impulso bajista de mayor calado”, comenta Daniel García, analista de XTB, que añade que “la situación en Cataluña tampoco está beneficiando al valor, aunque el efecto independencia está perjudicando menos de lo que en un principio se esperaba”.

Otras firmas se muestran optimistas con el valor. Es el caso de Carax-AlphaValue, que recomienda comprar con un precio objetivo de 3,17 euros por título. También Beka Finance, que fija el precio objetivo en los 3,50 euros.

POPULAR. Liderazgo en el segmento pymes

El valor no levanta cabeza en Bolsa y es el peor del selectivo en el año con una caída acumulada cercana al 30%. Entre los puntos positivos con los que cuenta la entidad presidida por Angel Ron, Nuria Alvarez, analista de Renta 4, destaca la posición de liderazgo en el segmento de pymes, lo que “le proporciona una mayor rentabilidad. El crecimiento continuado en este mercado le permite compensar en cierta medida la eliminación del suelo”.

Precisamente, esta semana ha salido una nueva sentencia a favor de suprimir el suelo de las hipotecas. Sin embargo, los expertos minimizan el impacto de esta decisión judicial. Victoria Torre, de SelfBank, recuerda que Popular “dotó provisiones extraordinarias en el último trimestre por 350 millones de euros para cubrir un posible riesgo legal derivado de esta causa”.

La entidad cuenta con un potencial de revalorización de alrededor del 38%. Además, los analistas técnicos sitúan en los dos euros un importante nivel psicológico. Daniel García, analista de XTB, cree “que es fundamental que el precio rebote entorno a esos niveles, ya que la pérdida de los dos euros podría significar unas caídas mucho más prolongadas”.

SABADELL. Mejora el pago al accionista

Al igual que el resto de valores del sector financiero, Sabadell sufre pérdidas bursátiles en lo que llevamos de año. Sin embargo, los excelentes resultados de 2015 presentados en febrero -la entidad financiera ganó 708 millones de euros frente a los 372 millones del año anterior, lo que supone una subida del 90%, gracias en parte a la compra del británico TSB- sirvieron a la acción para desmarcarse de la evolución del resto del sector cuya trayectoria en lo que va de 2016 es negativa. Sin embargo, no ha sido suficiente para mantener a la acción en los niveles alcanzados entre febrero y marzo. Y todo, a pesar de que en las últimas sesiones, varias casas de análisis han optado por mejorar la recomendación que tenían para la entidad. AlphaValue ha elevado el consejo hasta comprar desde añadir al tiempo que Eva Dimensions la coloca en mantener desde vender. El 44% de los analistas que forman el consenso de Bloomberg aconsejan comprar mientras el 31% tiene a la entidaden mantener y el 24%, en vender. Entre los puntos a destacar, los expertos señalan el incremento del dividendo que este año será del 40%. La retribución al accionista se ha colocado en 7 céntimos por acción, según aprobó el banco en su última junta de accionistas.

BANKINTER. El mejor del sector en Bolsa

“Desde una perspectiva sectorial, sin lugar a dudas el valor que se ha comportado mejor de la banca mediana”, aporta Daniel García, de XTB. De hecho, los títulos limitan la caída a algo más del 5% anual, hasta situarse alrededor de los 6 euros. Es por ello, precisamente, que su potencial alcista es algo menor al del resto de las entidades españolas del Ibex 35, en torno al 7%.

“También podemos afirmar que es el que mejor situación técnica presenta. Mientras no pierda los 5,66 euros, no vemos ninguna situación de debilidad que pueda preocuparnos. La vuelta del valor a los 6,46 euros corroboraría nuestra perspectiva y ratificaría el mejor comportamiento relativo respecto a compañías del mismo sector en el que opera”, asegura Daniel García. Firmas como NMAS 1 Agencia de valores o Mirabaud Securities respaldan el valor.

El dividendo, imán para el inversor

Junto con el eléctrico, el financiero ha sido, tradicionalmente, uno de los sectores más generosos con los accionistas de la Bolsa española. Lejos de romper con esta tradición, los bancos siguen estando entre los valores más rentables por dividendo del mercado, pese a que no atraviesan por uno de los momentos más boyantes en un entorno de bajos tipos de interés, y con la concesión de créditos en dique seco.

A pesar de ello, en los últimos meses, algunos bancos han decidido mejorar la retribución al accionista. Santander ha sido uno de los últimos en hacerlo. La entidad presidida por Ana Botín, que recortó esta retribución el año pasado, ha anunciado recientemente que vuelve a subirla, concretamente un 5%, hasta pagar 0,21 euros brutos al año. En el caso de Bankia, este incremento en el pago de dividendo será del 50%. Y no van a a ser los únicos.

Prem Thapar, director de inversiones de Lombard Odier, considera que será una tendencia generalizada en el sector. “Durante varios ejercicios los bancos han tenido que hacer frente a devoluciones de los rescates bancarios, recapitalizaciones, aumentos de ratios de capital, provisiones por morosidad y sanciones. En la medida en que los importes destinados a estos fines vayan disminuyendo, los bancos sobrecapitalizados y sobreprovisionados empiezan a generar exceso de caja con la que mejoran la retribución a sus accionistas”, explica este gestor.

Precisamente, durante la etapa más dura de la crisis, el afán de los bancos principalmente, pero de otras cotizadas también, de mantener la retribución al accionista, llevo a estas compañías a apuntarse a fórmulas alternativas como el scrip dividend, que permite retribuir al accionista pero limitando la salida del dinero de caja.

Una vez que los momentos críticos se han superado, las entidades financieras están en disposición de dejar el scrip y comenzar poco a poco a pagar todos los dividendos en efectivo. “En la medida en la que los bancos vayan estando sobrecapitalizados y sigan generando caja, irán abandonando la práctica del scrip dividend, que se ha venido utilizando como una medida de reforzar el capital ante los requerimientos del capital del regulador”, explica Prem Thapar, experto de la gestora Lomard Odier.

Banco Santander ha sido uno de los primeros en dar el paso. Hace ya un año dio un giro en su política de retribución al accionista y anunciaba el regreso al efectivo, pero de forma paulatina. De los cuatro dividendos con cargo a las cuentas de 2015, tres se abonarán en efectivo y uno mediante scrip dividend.

CaixaBank también está en pleno proceso de transición al efectivo. De los cuatro pagos anuales, dos serán en efectivo y los otros dos, en la modalidad de scrip. Idéntica estrategia está llevando a cabo BBVA. La entidad financiera mantendrá su compromiso de destinar entre un 35% y un 40% del beneficio recurrente al reparto de dividendos, en retribuciones “íntegramente” en efectivo.

Francisco González, presidente de la entidad vasca, manifestó en la última junta de accionistas que esa estrategia se implantará de forma progresiva y en dos modalidades: el pago en acciones y en metálico. Esa dualidad se activará durante este año a través de cuatro retribuciones, dos por cada modelo de retribución.