Sector bancario europeo

La banca sangra sobre el parqué de toda Europa

 

En 2015, el sector bancario español corregía con fuerza sobre el parqué. Su peso en el Ibex 35 fue determinante para que el selectivo acabase en pérdidas mientras que otros índices también predominantemente bancarios, como el Mib italiano, se anotaban considerables ganancias. En el año en curso el escenario ha cambiado. La corrección bancaria ahora ya no es exclusivamente española, sino europea y, de hecho, las entidades del país se encuentran entre las que menos valor han perdido.

“Estamos ante una tormenta perfecta. Al escenario de tipos bajos que presiona los márgenes de beneficio de los bancos, se le suma el cambio de modelo de negocio a uno en el que no son necesarias tantas oficinas ni tantos empleados”, explica Rodrigo García de la Cruz, director de programa de innovación financiera del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Al margen de la política monetaria y de los problemas de balance de cada entidad, las últimas caídas bursátiles se acentúan en los países que tienen menos avanzado el proceso de digitalización de su negocio.

ITALIA

  • Las entidades más castigadas del año

El gran castigado. Sus bancos encabezan la lista de las entidades con peor comportamiento bursátil en lo que va del año. Banca Monte Paschi Siena, por ejemplo, ha perdido más de un 60% de su valor en apenas tres meses, prácticamente lo mismo que ha cedido al Banca Popolare SC.
“A diferencia de lo que ocurrió en Estados Unidos, en Europa el proceso de reestructuración bancario ha sido muy lento. Resulta increíble pensar que en 2016, nueve años después del estallido de la crisis, todavía se esté discutiendo la creación de un banco malo en Italia”, comenta Félix González, director general de la EAFI Capitalia Familiar.

La banca italiana, eso sí, ofrece los mayores potenciales de revalorización del Viejo Continente. Según el consenso de analistas de Bloomberg, invirtiendo en las dos financieras con mayor corrección, se podría ganar más de un 100% en apenas 12 meses. “No creemos el sector bancario italiano sea una buena inversión. Más bien parece un suicidio con el grado de incertidumbre que hay”, sostiene Carlos Fernández, analista de XTB.

GRECIA

  • Larga penitencia de las firmas helenas

Ya no altera a nadie ver que los principales bancos griegos ocupar las posiciones a la cola del Stoxx 600. La incertidumbre política y económica que rodea al país heleno desde mediados del pasado año liquidó la cotización de la mayor parte de sus bancos que, desde entonces, han dado tumbos en la Bolsa convertidos en auténticos chicharros de volatilidad alarmante.

Desde comienzos de año, los tres principales bancos griegos han acumulado descensos de más del 30%. Pese a la dimensión de las cifras, se trata en la práctica de un descenso insignificante si se tiene en cuenta que, en el último año, el valor del Banco Nacional de Grecia ha caído un 98,6%; el Eurobank Ergasias, un 93,1%, y el Pireus Bank, un 99,4%.

ALEMANIA

  • Deutsche Bank siembra el pánico

Las entidades del gigante europeo también se tambalean. Las acciones de Deutsche Bank, emblema del sector financiero alemán, han perdido un 37% de su valor, cayendo hasta los 13,99 euros por título.

“Deutsche Bank es un banco sistémico, por su tamaño y centralidad en el sistema financiero, lo que hace que su actividad no solo tenga repercusión en Alemania sino en todo el sistema europeo”, explica Victoria Torre, responsable de análisis y productos de Self Bank que ve en las dudas sobre Deutsche Bank uno de los grandes problemas a los que se ha enfrentado en Bolsa el conjunto del segmento financiero en Europa. “Además al ser un banco de inversión está muy apalancado (muy endeudado y poco capitalizado) pero al ser un banco tan grande, existe el convencimiento de que no se le dejaría caer”, comenta Torre.

Al cierre de la sesión del viernes, Deutsche Bank presentaba un potencial de retorno superior al 40% aunque, eso sí, más del 20% de los analistas que siguen el valor aconseja deshacer las posiciones.

REINO UNIDO

  • Mejor que el resto, pero también sufre

Con su propio banco central y unos tipos de interés más altos que en la zona euro, las entidades británicas presentan un perfil bursátil, aunque también registran importantes correcciones. “El precio del dinero es igualmente bajo y tienen el añadido de enfrentarse a la incertidumbre del brexit”, sostiene Fernández.

Los bancos de Reino Unido podrían verse muy perjudicados de materializarse la salida del país de la Unión Europea, toda vez que reducir la libre movilidad de capitales golpearía de lleno sus cuentas de resultados. “Conforme se vaya acercando el referéndum de junio la inestabilidad será mayor”, sostiene el experto de XTB. La mejor situación de sus entidades financieras tiene también reflejo en la Bolsa. Así, bancos como Lloyds ceden un 9%, aunque también hay importantes correcciones, como las registradas por Barclays y HSBC, que superan el 30% en tres meses.

FRANCIA

  • Riesgo sistémico y bajo crecimiento

Como en el caso alemán, los expertos ven riesgo para toda Europa debido a la magnitud de sus bancos. “En las caídas en Francia se le suma, además, que sus datos económicos son peores que los del país germano. Se ve de forma muy clara en el bajo crecimiento que registran y en los datos de paro”, sostiene Torre.

En lo que va de año, el mayor banco francés en términos de capitalización, BNP Paribas, pierde cerca de un 20%. La corrección es mayor para Société Générale, que ocupa la segunda plaza en capitalización bursátil pese a ceder un 27% en este comienzo de año. “Francia está lejos del progreso acumulado por los bancos alemanes y, sobre todo, británicos en lo que al cambio a un modelo de negocio digital se refiere”, sostiene García de la Cruz, que augura una dura transición a las entidades del país galo.